Ancilla Domini. Autodefinición de la Virgen ante el Anuncio del Angel, mostrándose una vez más como imagen perfecta de su Hijo “el Siervo de Yavé”, la Obediencia y la Humildad hechas carne, en la carne de la Ancilla Domini.