Ave Maris Stella. Invocación universal, con la que el obispo de Poitiers, Fortunato, ruega a la Virgen por los marinos náufragos, en el cántico-oración que él compuso.