Exterior de la antigua iglesia de Cuapa.
 En el interior, donde la Virgen comenzó a manifestársele a Bernardo, descansa su cuerpo esperando la resurrección.
La Madre Adela, nuestra fundadora
y otros peregrinos de nuestro grupo oran
ante su tumba.