La Virgen de Banneux,
Ocho apariciones a la niña Mariette Beco
15 de enero – 2 de marzo de 1933, Bélgica.

“Soy la Virgen de los Pobres…
…Crean en Mi, Yo Creeré en Ustedes”

Aprobada por la Santa Sede el 22 de agosto de 1949

Doce días después que Nuestra Señora, habiendo mostrado su corazón de oro, le dijo “Adiós” a los niños de Beauraing, Bélgica, hizo sentir su presencia maternal otra vez en Banneux, Bélgica, unas cincuenta millas al noroeste. Mariette Beco, una niña de 11 años de edad, recibió ocho apariciones de la Virgen. La devoción a la Virgen de los Pobres fue aprobada por la Iglesia y se ha propagado por todo el mundo.  La Devoción a la Virgen de los Pobres en Latinoamérica 

Situación geográfica
Bélgica es un pequeño país en el norte de Europa, entre Francia y Alemania. Banneux Notre-Dame es un pobre caserío agrupado en torno a su iglesia. No aparece en los mapas. Depende del pueblo de Louveigné y está a 25 Km. de Lieja, capital de la provincia. Se encuentra en una pequeña meseta de las Ardenas Belgas, de una altitud de 325 metros. Se halla encuadrado en por los bonitos valles del Ambléve, de la Vesdre y de la Hoëgne. 

En la carretera de Louveigné a Pepinster, a un kilómetro de la iglesia, se encuentra, a la izquierda, la humilde casa de la familia Beco, frente a ella hay un pequeño huerto. El lugar es húmedo y pantanoso, por eso le llaman “La Fagne”, que significa el fango. Al otro lado de la carretera empiezan los grandes bosques del Eifel. 

La Familia Beco

En 1933, la familia Beco se compone del matrimonio y sus siete hijos. Mas tarde tendrán cuatro mas. Mariette Beco era la mayor, nacida el viernes 25 de Marzo de 1921 (fiesta de la Anunciación que ese año coincide con el Viernes Santo). Pero en la casa de los Beco la religión no se practica, están influenciados por las malas corrientes de la época. Era el tiempo de la depresión y su padre, Julián Beco, era un obrero desempleado que hace años no asistía a la Iglesia. No se preocupaba de la educación religiosa de sus hijos.  Tradicionalmente las madres son quienes mas alientan la vida cristiana en el hogar, pero la madre de la familia Beco, Louise, era también indiferente a la religión.

A Mariette se le consideraba una niña normal en todos los sentidos. No era muy devota antes de su experiencia con la Virgen. Influenciada por el ambiente de su casa hasta había abandonado las lecciones para su primera comunión. Sin embargo, tenía en la cabecera de su cama una imagen de la Virgen, guardaba un rosario que había encontrado y de vez en cuando rezaba con el antes de dormir.