ORACIÓN DE SANACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LA SONRISA
Madre Adela Galindo

Fundadora SCTJM
Solo para uso privado –©
 

El 13 de mayo  de 1883, Nuestra Señora de la Sonrisa, sano a Santa Teresita del niño Jesús cuando ella se encontraba enferma. Ese día, Santa Teresita  dirigió su rostro a la estatua de la Virgen que se encontraba al lado de su cama, y oro por su sanación. “De repente, escribe Teresa, “…El rostro de María irradiaba bondad y amor”. Teresa fue sanada. Desde ese momento la imagen es llamada “Nuestra Señora de la Sonrisa”.

Santa Teresita, el corazón que exclamó unos meses antes de su muerte: “En el Corazón de mi Madre, la Iglesia, seré el amor”, no siempre supo que podía amar… no siempre se sintió libre para amar…Pero Nuestra Señora le sonrió y fue sanada profundamente de sus sufrimientos espirituales, psicológicos, emocionales y corporales. Ella fue sanada por una sonrisa… una simple y poderosa “sonrisa” de Nuestra Madre…

La sonrisa de la Madre es un reflejo de su amor inmaculado y materno. Ella sonríe a lo más profundo de nuestros corazones, a las profundidades de nuestras heridas…a las carencias y sufrimientos mas ocultas. Ella nos sonríe y conocemos su amor por nosotros! Ella sonríe y todo se transforma en paz, en calma en el océano de nuestros corazones…Ella sonríe y el amor florece en todo nuestro ser. Ella sonríe y los vacíos de nuestras vidas repentinamente son  llenados… Ella sonríe y las deficiencias en nuestra humanidad son restauradas, son elevadas, son sanadas… Ella sonríe y la senda  de la gracia se abre en nuestros corazones con una nueva libertad.

Ella sonríe y sabemos que somos amados, profundamente amados por el amor de una Madre! Ella sonríe y nuestros miedos se disipan. Ella sonríe y las dudas son iluminadas con su bondad… Ella sonríe y las faltas y excesos en nuestras vidas son elevadas a la medida perfecta del amor… Ella sonríe y nuestros corazones saben que hay mucho mas… mucho más… hay dulzura, hay valentía, hay libertad, hay fecundidad…hay comunión, hay vida, hay amor… y el amor nos hace fuertes, libres, joviales y gozosos. Ella sonríe y somos sanados… sanados en lo más profundo de nuestros corazones!

Que Ella sonría en nuestros corazones…¡Sonríenos Madre y sonríe por nosotros!