“Señor Jesucristo, Hijo del Padre,
manda ahora tu Espíritu sobre la tierra.
Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos,
para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades
y de la guerra. 
Que la Señora de todos los Pueblos, María Santísima,
sea nuestra Abogada. Amen.”

La Stma. Virgen dictó con insistencia a la vidente esta breve y potente oración para que se proclame a María Corredentora cuanto antes y de ese modo el Espíritu Santo descienda con una nueva plenitud, como ha sido prometido.

(La oración) “ha sido dada para pedir que el verdadero Espíritu venga al mundo” (20.09.195l). María insiste: “No eres capaz de comprender la importancia esta oración. Tú no sabes lo que el futuro reserva” (15.04.1951). Ella incluso llega a prometer: ‘Por medio de esta oración la Señora salvará el mundo. Una vez más repito la promesa” (10.05.1953). “No sabes qué gran valor y fuerza esta oración tendrá ante Dios” (31.05.1955). Dirigiéndose al Papa, la Stma. Virgen dijo que había sido “mandada por su Señor y Creador, para que, mediante esta oración y este título, pueda salvar el mundo de una gran catástrofe mundial” (10.05.1953). ¡cuida que se haga conocer esta oración a todo el mundo, a todos las naciones. Todos tienen derecho. Te aseguro que el mundo cambiará” (29.04.1951).

Viendo que se duda en difundir esta oración, la Stma. Virgen anima diciendo: “Que los hombres digan cada día esta sencilla oración. Es tan sencilla y breve, que todos pueden recitarla en este mundo moderno. Ha sido dada para pedir que el verdadero Espíritu venga al mundo” (20.09.195 l).

LA IMAGEN:
-LA INTERPRETACIÓN E ILUSTRACIÓN DEL DOGMA

Durante varias visiones, la Stma. Virgen describe a la vidente la milagrosa imagen que representa el triple dogma y por eso la imagen “…ha de preceder un dogma, un nuevo dogma” (15.04.1951).

La Corredentora está de pie sobre el globo terrestre delante de la Cruz luminosa de la Redención de su Hijo. Alrededor de Ella está reunido el rebaño de Cristo, iluminado por tres rayos, la Gracia, la Redención y la Paz, provenientes de las manos de la Medianera de todas las Gracias.

El 15 de noviembre de 1951 la Madre de Dios pide directamente a la vidente: “Diles a todos que difundan la oración y la imagen en el mundo”. El 29 de abril de ese año la SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS había prometido: “Te aseguro que el mundo cambiará.”

LA ACCION MUNDIAL
-LA IMÁGEN Y LA ORACIÓN HAN DE LLEVARNOS AL DOGMA

Muchos escucharon la oración de Arnsterdam por primera vez durante la Primera Jornada Internacional de Oración, que tuvo lugar el 31 de mayo de 1997. En su corazón comprendieron la ansiedad de María por difundir ahora esta potente oración en muchas lenguas, juntamente con su imagen milagrosa. María expresamente llama a una acción de redención y de paz (a 01.04.1951) a la difusión de su oración, juntamente con su imagen, a la que deberían tomar parte todos los hombres. “Esta acción no tiene que ver sólo con un país, sino con todos los pueblos” (11.10.1953).

La SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS hace una consoladora promesa para esta acción: “¿Tienes miedo? ¡Yo te ayudo! Ya verás cómo la difusión se hará por sí sola” (15.04.1951). “María se asume toda la responsabilidad” (04.04.1954). Hace ya casi cincuenta años que la vidente vio caer la nieve como un símbolo del maravilloso efecto de la acción: “Al igual que los copos de nieve caen sobre la tierra, cubriéndola con una capa espesa, así se extenderá la oración y la imagen por todo el mundo y penetrará en el corazón de todos los pueblos” (01.04.1951). María hace una promesa magnífica: “Comiencen esta obra de redención y de paz con ardor y celo y verán el milagro” (0 1.04.195 l).

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA ESTA ACCIÓN MUNDIAL DE LA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS?

¡El tiempo apremia! Dios desea que todas las naciones conozcan a María como su Madre. Por tanto, todos  debemos colaborar ahora en esta Acción mundial. Es sencillo y al alcance de todos.

El primer paso, el más sencillo, es dar con amor la estampita de la SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS con su oración a todas las personas que conozcamos y también a quienes no conocemos.

Además, quienquiera que esté dispuesto a responsabilizarse y a recibir en custodia un cuadro de la imagen peregrina por un año, podrá solicitar más información a una de las direcciones mencionadas al final o al Santuario de Ámsterdam.

“Así se llevará la SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS al mundo entero, ¡nación en nación, de ciudad en ciudad. El mundo llegará a ser una unidad mediante esa sencilla oración”‘(I 7.02.1952).