Fiesta central: 19 de noviembre

La devoción a la Señora de la Divina Providencia se originó en Italia en el siglo XIII. Fue una devoción muy popular que llegó hasta España, donde se le levantó un santuario en Tarragona, Cataluña.

Al ser nombrado obispo de Puerto Rico Monseñor Gil Estevez y Tomás, llevó consigo la devoción que conoció en sus años de seminarista. La imagen que el Obispo mandó a tallar fue hecha en Barcelona. Se trata de una hermosa imagen sentada que muestra a la Virgen inclinada sobre el niño dormido en su regazo. Las manos de la Virgen se unen en oración mientras sostiene la mano izquierda del niño.

El Papa Pablo VI la declaró Patrona principal de la Isla de Puerto Rico el 19 de noviembre de 1969