Quinta Aparición.
Sábado, 11 de febrero de 1933:
“Vengo a aliviar el dolor. Adiós”

Mariette está arrodillada en el huerto. Algunas personas están presentes. Al final del segundo rosario Mariette se levanta de repente, se dirige hacia al borde del huerto y va hacia el manantial, se arrodilla en los mismos lugares como anteriormente. Una vez llegada al manantial se arrodilla, se inclina, pone la mano en el agua, se persigna con el rosario. La Virgen le confía: “Vengo a aliviar el dolor, hasta pronto”. Luego, se aleja como de costumbre.