Segunda Aparición
Miércoles, 18 de enero de 1933:
“Posa tus manos en el agua. Esta fuente me está reservada a Mí. Buenas noches. Adiós”

Tres días después de la primera aparición hacía un gran frío, era el miércoles 18 de enero. Por la noche, hacia las siete, Mariette, dominando su acostumbrado miedo a la oscuridad, sale de casa. Se arrodilla en el sendero que de la casa va hasta la barrera del huerto. Su padre la mira desde adentro.

Reza bajito, levantando del suelo un poquito la vista mirando hacia el mismo lugar en donde, el domingo anterior, se presentó la dama luminosa. De pronto extiende los brazos. La Virgen aparece por encima del bosque, pequeñita, en lo lejos del cielo. Se acerca creciendo poco a poco, pasando por entre los pinos. Una especie de pequeña nube gris la separa del suelo. Un brillo deslumbrador emanaba de ella. Mariette, a unos 5 pies de la Virgen, podía sentir el ardor desde donde estaba arrodillada.

Mariette reza, bajito, el rosario entre las manos, la mirada hacia lo alto. Contempla la Dama sonriente que suavemente mueve las labios en una actitud de plegaria. Esta plegaria silenciosa se prolonga unos 20 minutos.

El padre salió afuera, y trató de hablarle a la niña, pero ella no parecía oírle. Cuando ella abrió sus brazos, Julian Beco se dio cuenta de que ella estaba teniendo otra aparición. El se montó en su bicicleta, y fue al pueblo a buscar al sacerdote. No pudo encontrarlo, por consiguiente le pidió a un conocido católico practicante que lo acompañara a su casa. Según ellos se acercaban, vieron a Mariette alejándose de la casa, como si estuviera siendo guiada hacia un lugar en particular -¿A dónde vas?”, le grito su padre.
“Ella me está llamando,” contestó la niña, sin detenerse.

De pronto se para, se arrodilla, se queda un momento así, recitando «aves» se levanta y continua su camino. Un poco más lejos vuelve a arrodillarse. Vuelve a levantarse obedeciendo al gesto de llamada de la Virgen que vuelve a deslizarse. Bruscamente tuerce en ángulo recto hacia un manantial que va hacia abajo de un declive de la carretera. Se arrodilla en la cuneta mientras que la Virgen le dice: “Posa tus manos en el agua” Sin vacilar la niña obedece, el rosario se le escurre de las manos que ha separado y concientemente bañado. La Virgen dice aún: “Esta fuente me está reservada” Se despide diciéndole: “Hasta pronto, buenas noches“. Después se eleva por encima de los pinos cercanos del manantial, mirando la niña. A medida que se aleja parece más pequeña.

Cuando el Padre Jamin regresó a la rectoría, se le avisó de la excitada llamada del Señor Beco. El sabía de que se trataba, y después de buscar la ayuda de otro sacerdote y de un amigo, fue a la casa de Beco. Ya para cuando él llegó allí, Mariette ya estaba acostada durmiendo, por lo tanto habló con el papá. Julian le explicó todo lo que había sucedido en el transcurso de casi una hora que la Señora había estado con la niña. Al final de la entrevista, el sacerdote le preguntó al papá de Mariette si él creía la declaración de la niña sobre lo que ella había visto. Su respuesta fue “Sí, yo lo creo, y para mostrarle a usted cuan profundamente yo lo creo, mañana yo voy a ir a la Iglesia para confesarme. Me gustaría recibir la Comunión de nuevo. Esta será la primera vez que recibiré desde mi Primera Comunión cuando niño”.