Aprobada como de “origen sobrenatural” por el obispo José María Punt de Haarlem-Amsterdam (Holanda) el 31 de mayo del 2002.