Los Padres de la Iglesia y la Inmaculada

Los Padres se referían a la Virgen María como la Segunda Eva (cf. I Cor. 15:22), pues ella desató el nudo causado por la primera Eva.

Justín (Dialog. cum Tryphone, 100),

Ireneo (Contra Haereses, III, xxii, 4),

Tertuliano (De carne Christi, xvii),

Julius Firm cus Maternus (De errore profan. relig xxvi),

Cyrilo of Jerusalem (Catecheses, xii, 29),

Epiphanius (Hæres., lxxviii, 18),

Theodotus of Ancyra (Or. in S. Deip n. 11), and

Sedulius (Carmen paschale, II, 28).

También se refieren a la Virgen Santísima como la absolutamente pura San Agustín y otros.  La iglesia Oriental ha llamado a María Santísima la “toda santa”