Tercera Aparición
Jueves, 19 de enero de 1933:
“Soy la Virgen de los Pobres”.
“Esta fuente está reservada para todas las Naciones,
 para aliviar a los enfermos. Rezaré por ti. Adiós”

A las siete de la tarde, del jueves 19 de enero, cubierta la cabeza con un viejo abrigo para mejor resguardarse del frío, Mariette sale de casa acompañada de su padre. Después de algunos pasos, se arrodilla sobre la tierra nevada y reza. De pronto extiende los brazos y grita: “Oh, he la aqui” Un momento de silencio, luego pregunta: “¿Quién es Ud. mi bella Dama?» La Dama contesta: “Yo soy LA VIRGEN DE LOS POBRES”. Entonces la Virgen conduce la chiquilla al manantial. Mariette anda despacio, se arrodilla en los lugares donde se paró la víspera. Junto al manantial se arrodilla con la mirada fija hacia lo alto del declive en donde se encuentra la Virgen. Mariette vuelve a preguntar: “Bella Dama, ayer Ud. dijo: este manantial me está reservado, es para mi. ¿Por qué para mi?” Señalándose, pone las manos en el pecho. La sonrisa de la Virgen se acentúa y le contesta que el manantial es  “para todas las naciones.., para los enfermos”. Mariette repite las palabras con voz clara y nítida y añade “Gracias, gracias”. La Virgen dice despacito < Pediré por ti, hasta pronto ». La Virgen se aleja como la víspera, enpequeñeciéndose, por encima de los pinos.