de Alcarráz. Patrona de los alcarraceños, y Patrona de Morata de Jiloca (Zaragoza) con santuario en el actual despoblado “Alcarraz” (que era un pueblo en lucha con Morata, por la propiedad de terrenos colindantes; cedieron los de Alcarraz, con la condición de que se reconociese el patronazgo de la V. de Alcarraz, sobre las dos comunidades ya fundidas; hubo acuerdo; los alcarraceños se hicieron morateños, abandonaron su solar y pronto se hundió todo el caserío; más tarde, terminada la guerra de los interregnos entre las Casas de Austria y de Borbón (1702) todos quisieron recuperar la imagen de la Virgen, cuya existencia conocían por tradición, y tras las pertinentes excavaciones, la hallaron y le reconstruyeron su santuario, embelleciéndolo a sus expensas el presbítero don Antonio Cabezas.