La Andariega (de la Soledad). Titular de su ermita, en Casatejada (Cáceres); su imagen “se ausentó” del santuario, para atender a un soldado en peligro que se encomendó a Ella; y el sacristán que había notado su falta, al verla de nuevo en su lugar, le preguntó confianzudo: “¿dónde has estado, Andariega?”, y así quedó con este mote popular.