de la Anunciación. Misterio primordial que supone la predilección del Creador por su pura criatura, María, y en Ella, la plenitud de sus virtudes: el saludo del ángel (“llena de gracia”) define toda su vida, antes y después del Anuncio; las palabras de Ella manifiestan entrega total (“no conozco varón”) humildad y acatamiento (“he aquí la esclava del Señor”) y fe y confianza absolutas en su Creador (“hágase en mi según tu palabra”); en la antigüedad era veneradísimo este Misterio, y se celebraba como “la fiesta de María” (“Sanctae Virginis Festum”); fue España el primer país del mundo que la solemnizó con el nombre de Expectación; cuando Ella pronuncia su “Fiat” concibe del Espíritu Santo y comienza su Maternidad; el Concilio de Toledo (S. VII) incluye el misterio en un canon (primero en la historia de la Iglesia) fijando su fiesta para el 25 de Marzo (9 meses justos antes de Nacimiento del Señor); y el “Fuero Juzgo” (S. XII) penaliza a quien no guarde las fiestas de la Anunciación y de la Asunción; posteriormente, la Iglesia trasladó la festividad de la Expectación (o Esperanza) al 18 de Diciembre, desvinculándola de la Anunciación-Encarnación (que permanece en el 25 de Marzo). Titular de la catedral de Málaga, por voluntad de los Reyes Católicos. Titular de la catedral de Granada (Anunciación-Encarnación). Titular de la “Orden de Nª. Sª. de las Azucenas”, fundada por el rey de Navarra (c. 1.050) (adoptando por emblema la “jarra de azucenas”, símbolo de la Maternidad Virginal de María). Nombre de mujer. (59 registradas).