de la Asunción y del Manzano (o del Manzano). Titular de su histórica parroquia, en Fuenterrabía (Guipúzcoa); dependió del obispado francés de Bayona hasta que Felipe II pidió su independencia para evitar la contaminación de los albigenses, lo que concedió por Bula San Pío V, agregándola a la diócesis de Pamplona).