de la Asunción. Misterio veneradísimo en España desde los primeros siglos, cuyo Dogma, solicitado por la Cristiandad, y pedido a Pío IX por Isabel II en 1864, fue definido en 1950; esta advocación se identifica con las de Tránsito y Coronación de la Virgen, aunque cada término tiene su propio significado dentro del mismo misterio: Tránsito, es exactamente su “paso” de la vida temporal a la eterna, bien sin morir (pues fue exceptuada por Dios) o a través de la muerte, que según algunos, Ella pidió por deseo de asemejarse más a su Hijo y que obtuvo por divina aquiescencia, y en tal caso seguiría necesariamente su resurrección; (¿pidió la Virgen algo para sí Misma?…); unidos pues, o re-unidos su cuerpo y su alma, fue “asumpta” (literalmente “asumida”) por la gloria eterna, lo que implica su Coronación como la más gloriosa después de Cristo; por eso antiguamente era llamada también V. de la Gloria; la iconografía la representa llevada por los ángeles, en expresión plástica del  misterio; cuenta una tradición que Sto. Tomás Apóstol, no pudo acudir a tiempo a la muerte o Dormición de la Virgen, pues estaba evangelizando en Asia, pero quiso ver su cuerpo, y abierto el sepulcro, lo encontró vacío; el Calendario de la Academia Bibliográfico-Mariana de Lérida, cita esta “Apertura del Sepulcro de María”, el 16 de Agosto). La V. de la Asunción es Patrona de numerosas sociedades, corporaciones, etc. Titular de la Orden del Císter. Titular de catedrales (unas 20 ó 25, en España) y de innumerables parroquias. Titular de su catedral, en Vladimir (Rusia). Titular de su Santuario Nacional, en Helsinki (Finlandia) templo de ladrillos rojos y blancos, “el más majestuoso”. Patrona de Nicaragua. Patrona del Uruguay. Patrona del Paraguay. Titular de su Santuario Nacional, en Durban (Unión Sudafricana). Nombre de mujer. (Ver Dormición). (288 registradas).