la Bienaventurada. Lo es, por excelencia y por antonomasia, la Madre de Dios, como profetizó de Sí Misma, con toda verdad y santidad, al visitar a su prima Sta. Isabel después de la Anunciación: “me llamarán bienaventurada todas las generaciones”.