de la Buena Muerte. Veneración a la Virgen como eficaz Auxiliadora de los agonizantes; el Papa siempre valoró y apoyó esta devoción, recogiendo el sentir cristiano sobre la necesidad de la mediación mariana en el trance final de la vida. Titular de su “Asociación de Nª. Sª. de la Buena Muerte” que llegó a reunir 500.000 miembros en todo el mundo. Titular de su Cofradía, en la iglesia de San Agustín, en “San Cristóbal de la Laguna” (Santa Cruz de Tenerife) en la isla de Tenerife, establecida por Bula Papal (S. XVIII); su imagen la muestra en el misterio de su Tránsito. Venerada en la iglesia de los Dominicos, en Zaragoza; la efigie apareció (S. XVII) enterrada con otra que llamaron V. de la Buena Suerte. Venerada en el antiguo convento de Sta. Catalina, en Barcelona, llamada también V. del Buen Aroma. Venerada en Madrid, en el antiguo convento del Espíritu Santo (Carrera de San Jerónimo) de la Orden de Clérigos Menores “por la mucha necesidad que tenemos de una buena muerte”. (5 registradas).