del Adviento. Advocación proclamada por Juan Pablo II, alusiva a la “Madre del que había de venir”, venerada precisamente en su espera del “Advenimiento de la Salvación”; la Iglesia se une a Ella, en la espera del Nacimiento del Señor, considerando a la Madre del Salvador, Madre de la Iglesia; así se la venera especialmente el “Domingo de Adviento”, el siguiente al 8 de Diciembre.