del Arzón. Imagen que llevaba en sus batallas Fernando III “el Santo”, en el arzón de su caballo, según costumbre guerrera de la Reconquista).