del Asey. Imagen veneradísima en el altar mayor del monasterio de Benedictinos, en Cuenca; su título alude a “seo” (sey en lengua lemosina: V. de-la-Sey, o a su contracción, de-l-Asey); la imagen perteneció al antiguo obispado visigótico que tenía su sede en Valeria, origen del actual obispado de Cuenca.