del Buen Aroma. Advocación que se veneró en el convento de Sta. Catalina, en Barcelona, en imagen llamada también V. de la Buena Muerte. Titular de su santuario, en Soria, cuya primitiva construcción, realizó un devoto labrador con ramas y estacas que florecieron, exhalando “buen olor”. (2 registradas).