del Buen Labrado. Titular de su ermita, en Ablanque (Guadalajara); su imagen apareció en una cueva, llamada “la Cueva de la Virgen”.