del Buen Parto. Abogada de Madrid, llamada también V. del Alumbramiento, de la Leche, o del Parto; empezó a venerarse en los días de la muerte de Felipe II, cuando un protestante hacía mofa de la religión católica, exhibiendo por la calle un pequeño cuadro que representaba a la Virgen amamantando al Niño; un madrileño, con habilidad, le propuso la compra  de la pintura y la llevó a su casa donde la veneraron él y su mujer, que estaba desahuciada, en gravísimo trance de parto; el feliz desenlace fue atribuido a milagro, y el matrimonio agradecido llevó el cuadro al convento de las Franciscanas de Nª. Sª. de los Ángeles, para su mayor veneración, y creció la fama hasta llegar a oídos de Felipe III, quien quiso acompañar el cuadro, en solemnísima procesión, hasta el monasterio de San Martín, donde habría de tener un culto aún más esplendoroso; desde entonces ha sido veneradísima por el pueblo y por los reyes, y especialmente por las mujeres en circunstancias de maternidad; la posterior pintura de la Virgen lactante (S. XVIII) que debió sustituir a la anterior, desapareció en 1935, cuando los revolucionarios incendiaron la parroquia de San Luis (calle de la Montera) donde se veneraba; y al terminar la Cruzada, un nuevo cuadro recuperó el culto a la advocación en la parroquia del Carmen (a la que se anexionó la de San Luis”). Venerada en la capilla del Espíritu Santo, en la catedral de Santiago de Compostela (La Coruña). (8 registradas).

del Buen Parto y de la Leche. Venerada en el santuario de la V. de Gracia, en Castellví de Rosanes (Barcelona).