5 Razones por las que necesitamos a la Santísima Madre

Primera razón:

📑 Contenido de la página 👇
  1. Primera razón:
  2. Segunda razón:
  3. Tercera razón:
  4. Cuarta Razón:
  5. Quinta razón:

Aunque recibimos las gracias necesarias para nuestra salvación, todavía necesitamos gracias especiales para perseverar. Esto se debe a que el proceso de decadencia de un alma generalmente sigue un patrón. Primero, uno comete actos de ingratitud que causan una retractación de la gracia. Esto hace que la persona en estado de gracia se deteriore lentamente y tenga necesidad de gracias excepcionales. Cuando las gracias menguan, se pasa de un abuso a otro, hasta caer finalmente en pecado mortal.


Segunda razón:

La devoción a Nuestra Señora es crucial para obtener las gracias necesarias para salvar el alma de este proceso. Necesitamos un intercesor que suple esta brecha con peticiones de gracias adicionales, para que podamos tener suficientes gracias para nuestra salvación.


Tercera razón:

Nuestra Señora nos obtenga las gracias necesarias para alcanzar la salvación. El mero hecho de ser devotos de ella nos hace agradables a Dios que está así predispuesto a responder a nuestras peticiones. Sin embargo, la naturaleza humana es tan débil que a menudo abusamos de la gracia hasta tal punto que es difícil encontrar quienes practican la fidelidad suficiente para salvarse sin la intervención de Nuestra Señora.

Vitral - Nuestra Señora de Lourdes

Uno podría preguntarse si esto significa que Nuestra Señora no es la Mediadora de todas las gracias, sino solo de las gracias extraordinarias. No, ella también obtiene para nosotros el mínimo de gracias esenciales. Sin embargo, nuestra malicia sirve para demostrar que no podemos perseverar en la vida espiritual sin su pleno apoyo.

Imagina a un amigo que está en un "estado de gracia," por así decirlo, en relación con usted. En otras palabras, es un amigo que depende completamente de tu amabilidad y, en general, actúa correctamente contigo. Sin embargo, aunque este amigo no comete faltas graves contra ti, sin embargo, comete faltas pequeñas constantemente, como la falta de cortesía, respeto o afecto. Por supuesto, en la medida en que él insiste en hacer esto, gradualmente le retiras tu amistad.

Si comete una falta grave, es comprensible que cortes tu relación con él.

Esto es un poco como la imagen de un pecador que, sin perder el estado de gracia, cae casi inevitablemente en pecado mortal en un momento determinado. Para evitar esta caída, es muy necesaria la intercesión de Nuestra Señora. No solo es muy necesario, sino indispensable ya que después de un pecado mortal, una persona no tiene derecho a obtener el perdón.

Incluso si se arrepintiera, es dudoso que Dios le dé el Cielo a una persona en este estado del alma sin someterla a graves pruebas como castigo por su actitud.


Cuarta Razón:

Algunas personas suponen que la muerte llega como un accidente, un desastre fuera de los caminos de la Providencia, y que Dios no tiene nada que ver con la muerte.

El hombre anda por los caminos de la vida espiritual como le place, y luego, de repente, llega la muerte e interrumpe los planes de Dios y el desarrollo de su alma. De hecho, no es nada como esto en absoluto. Ningún cabello cae de nuestra cabeza sin que Dios lo permita. Todo es proporcional a la orientación de nuestra vida espiritual.

De hecho, el momento de nuestra muerte está perfectamente elegido con respecto a nuestros pecados y méritos. Sin un intercesor con los méritos de Nuestra Señora, sería imposible permanecer en estado de gracia.

Imagina que un amigo te comete varias faltas pequeñas, pero nada atroz. De repente aparece pidiéndote un regalo. ¿Estarías listo y dispuesto a darlo? Dependiendo de la situación, puede rechazar cualquier solicitud de su parte.


Quinta razón:

Nuestra vida espiritual no es una meseta junto a un abismo. Es una rampa inclinada, en medio de la cual hay una línea que separa el estado de gracia del pecado mortal. Cuando alguien está en la parte superior de esta rampa, puede bajar sin caer en pecado mortal.

Cuando una persona en la parte superior de la rampa comete una infidelidad, normalmente Dios disminuye sus gracias; y con la disminución de la gracia una persona puede caer en tal estado de indigencia como para ser reducida a la gracia estrictamente indispensable.

Cuando se dice que el pecado venial lleva al pecado mortal, no se quiere decir que el hombre carezca de la gracia suficiente para no caer, sino que con demasiada frecuencia no corresponde a la gracia y por eso cae. La naturaleza humana tiene una tendencia muy fuerte a abusar de la gracia.

Sin embargo, en cada caso concreto, el hombre tiene la voluntad de reaccionar. El hombre sólo puede obtener todas las gracias necesarias y oportunas para no caer, sin embargo, si recurre a Nuestra Señora. Y es por eso que necesitamos a Nuestra Señora.


Esto fue adaptado de una conferencia impartida por el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira. Ha sido traducido y editado para su publicación sin su revisión. –Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, se acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador. Leer más.