Cómo Hacer Feliz A Tu Alma

La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús


Un buen corazón alegra el alma, alegra el cielo, aterra el infierno

1. La voz de Jesús

Bienamado, si has llegado a esto, que tu corazón no tiene con qué reprocharte, regocíjate, sí regocíjate, porque la paz, como un torrente de bienaventuranza, es tuya.

Un buen corazón alegra el alma, alegra el cielo, aterra el infierno. Pero un corazón malvado llena al pecador de miseria, mueve a los santos con piedad, inspira a los demonios con diabólica alegría y exultación.

Imagínate todas las posibles calamidades de este mundo; jamás podrás imaginar desgracias tan grandes, como las que el pecador lleva en su corazón.

¡Cuán dura, cuán abyecta es la esclavitud del pecador! ¡con cuántas cadenas, y con cuántas mentiras amarró bajo el yugo de los amos más viles, el demonio y sus propias pasiones tiránicas!

Su entendimiento está atado con la cadena de una torpe ignorancia, para que no vea la verdad: su voluntad está encadenada con las cadenas de una maldita malicia, para que no ame la bondad.

Sus sentidos están clavados con las cadenas de la concupiscencia, para que no siga la justicia; está oprimido por el peso de las cadenas de sus deseos apasionados, para que no pueda alcanzar la dulce libertad de la gracia.


2. El pecador

¿Quién es más necio que el pecador, que es él mismo la causa de su más profunda degradación?

Si en la tierra hay un anticipo del infierno, seguramente está en el corazón de los impíos; quien, inflamado con el fuego de sus pasiones, sufre todas las torturas de una mala conciencia.

¿Cómo podrá alegrarse verdaderamente quien sabe que, si se rompiera el delgado hilo de la vida, sería arrojado a las profundidades del infierno?

En verdad, no sé cómo se atreve a emprender su descanso nocturno, ¿quién no sabe si no despertará en la eternidad como un réprobo?


3. El corazón humano

El corazón humano aspira necesariamente a la felicidad: pero, ciegamente precipitado por una mente desenfrenada y desenfrenada, el pecador busca allí la felicidad, donde sólo se puede encontrar mayor miseria.

Algunos parecen imaginar que pueden satisfacer sus pasiones, gratificándolas por completo; y que, cuando estén saciados, entonces, por fin, vendrá la paz. ¡Pobre de mí! ¡Qué gran error!

Porque ¿quién, para apagar un incendio, echará nueva leña al fuego? ¿No preferiría, al hacerlo, aumentarlo que extinguirlo?

Así también, si un hombre sacrificare a sus pasiones la salvación de su alma y la salud de su cuerpo; insaciables aún, exclamaban: Tuyos somos, danos de comer.

¡Oh, si se expusiera el corazón del pecador, qué miseria, qué cosas repugnantes podrían verse en él! Sin embargo, todas las cosas están abiertas y visibles para Mí, que no puedo errar, ya quien los hombres no pueden engañar.


4. Malos hábitos

Un corazón dado a los malos hábitos, a veces llega tan lejos que ya no imagina, ama o disfruta nada, excepto lo que puede satisfacer las pasiones: y, aunque sabe que se precipita hacia un abismo de miseria, sin embargo, no se da cuenta. , pero, como una bestia insensata, corre tras sus concupiscencias, pisoteando, no sólo las cosas buenas de la eternidad, sino también la decencia, el honor y la vida misma.

El pecador no necesita que ningún enemigo lo lastime o lo atormente: él mismo es su propio mayor enemigo y el más cruel torturador.

Incluso de las cosas con las que busca deleitarse y gratificarse, suele recibir múltiples torturas.


5. La libertad de los hijos de Dios

¿Cómo puede gozar de paz quien alimenta en sí mismo la causa de su perturbación? o ¿cómo puede él siquiera una vez respirar libremente, quien es esclavo del diablo?

¡Cuán infeliz debe ser quien permite que Satanás se siente en el trono de su corazón y sea dueño y señor de él!

¡Bendito el que nunca ha experimentado la esclavitud del diablo! que nunca ha gemido bajo el peso de las cadenas del pecado!

Hija Mía, si nunca has sentido la miseria del estado de pecado, alégrate con todo tu corazón, y nunca busques saber lo que es servir al diablo.

Pero si, por desgracia, eres su súbdito, ten piedad de tu alma; despojense ansiosamente de su yugo, rompan sus cadenas, gocen de la libertad de los hijos de Dios.


6. La voz del discípulo

Oh Señor ! ¡Cuán grande es la miseria del estado de pecado! ¡Cuán verdaderamente infeliz es el alma que languidece en este estado tan lamentable! ¡Qué paz, qué alegría puede poseer, cuando te tiene a Ti, el Todopoderoso y Omnisciente, por enemigo! ¡cuando se sabe desterrada de Tu Corazón, su último refugio! cuando es consciente de que en cualquier momento puede ser sumergida en el fuego eterno.

¡Cuán verdaderamente desdichada, cuando no puede mirar al cielo, sin ver que ha perdido todo derecho al mismo! ¡cuando no puede mirar a su alrededor, sin ser reprendida y sin aterrorizarse ante cada accidente! cuando ni siquiera puede bajar los ojos sin que se le recuerde en silencio que el infierno es su morada.

¡Cuán verdaderamente infeliz, cuando no puede volverse hacia su propio corazón, sin encontrar en él a Satanás! sin ser torturados en él como en un infierno probado de antemano, donde no hay nada gozoso, nada consolador; pero por todas partes horror, y tinieblas, y pavor, y tormentos.

¡Oh alma desdichada! ¡Qué cambiado de lo que eras, cuando, adornado con la gracia celestial, ennoblecido por la adopción divina, eras tan hermoso, tan grande, como para ser objeto de maravilla para los Santos y los Ángeles!

¡Qué desfigurado por el pecado! ¡Qué abyecto! ¡Qué base bajo todos los aspectos!


7. Restáurame Señor

¡Oh Jesús! ¡Ojalá pudiera, aun al precio de mi sangre, deshacer lo que lamentablemente se ha hecho! ¡Ojalá nunca hubiera caído en tanta miseria, sino que hubiera preferido perder mi vida en lugar de tu gracia!

¡Oh bienaventurados los que nunca han perdido la inocencia! que nunca han experimentado la miseria del estado de pecado!

Devuélveme, te lo ruego, mi primera vestidura; devuélveme mi inocencia: ¡y he aquí! en la novedad de la vida te serviré de tal manera que te la guarde inmaculada todos mis días, hasta el fin.


“Voz de Jesús” está tomado de la “Imitación del Sagrado Corazón” de Arnoudt, traducida del latín de JM Fastre; Benziger Bros. Copyright 1866

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo Hacer Feliz A Tu Alma puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús
    1. Un buen corazón alegra el alma, alegra el cielo, aterra el infierno
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información