Cuaresma: Histórica Y Prácticamente

La Cuaresma es una preparación de 40 días para la Pascua, un período que recuerda los 40 años que los israelitas caminaron en el desierto, y los 40 días que Nuestro Señor Jesucristo oró y ayunó en el desierto.

Por ambos motivos, y en vista de la pasión y muerte redentora del Señor, la Cuaresma es un período marcado por un espíritu de penitencia, algo que Nuestra Señora de Fátima pidió con insistencia en sus apariciones a tres pastorcitos en Portugal, 1917.


Historia y Hechos

Aunque hay indicios de que la costumbre de un ayuno de 40 días antes de la Pascua se remonta a los apóstoles, no hay pruebas concluyentes. Sin embargo, para el año 339 la historia registra que San Atanasio animaba a sus oyentes a mantener un ayuno de 40 días, una costumbre que, según él, se practicaba en toda Europa.

En la Edad Media, el ayuno de Cuaresma atribuido por la Iglesia era severo, incluidos los cuarenta días, y el consumo de carne y lácteos estaba prohibido. A lo largo de los siglos ha habido relajaciones consecutivas, siguiendo una mejor comprensión de las diferentes necesidades humanas.

Hoy, aunque sigue siendo vinculante para los católicos bajo pena de pecado grave, el precepto de Cuaresma es leve y requiere abstinencia de carne solo el Miércoles de Ceniza y todos los Viernes de Cuaresma, incluido el Viernes Santo. El Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo se añade también un ayuno a la abstinencia de carne. Este ayuno consta de dos comidas pequeñas (que no equivalen a una completa) y una comida completa.

Comenzando con el Miércoles de Ceniza, la Cuaresma involucra cuarenta días de la semana excluyendo los domingos (la aplicación práctica es que todo lo que “renunciamos” lo podemos tener los domingos).


Espíritu de penitencia, las “cuerdas” prácticas para la vida espiritual

La Iglesia Católica, en su genialidad por usar la materia para transmitir un mensaje espiritual, comienza la Cuaresma usando cenizas, una costumbre retroactiva a la Edad Media cuando los penitentes derramaban cenizas benditas sobre sus cabezas para mostrar el dolor por el pecado, una práctica a su vez tan antigua como el Antiguo Testamento.

El miércoles de ceniza y la ceremonia de recepción de la ceniza bendita son generalmente respetados y estimados, y siguen siendo populares en la actualidad. Incluso los católicos laxos asisten y usan la mancha en forma de cruz con orgullo.

El Miércoles de Ceniza, “todos nosotros pecadores” hacemos fila en una iglesia repleta, esperando pacientemente nuestro turno para ser bendecidos con las cenizas y escuchar las palabras: “Polvo eres y al polvo volverás”; o la versión más moderna de “Apártense del pecado y sean fieles al Evangelio. La versión tradicional, al estar en línea con el tema de las cenizas, va más al grano.

Otra gran práctica popular es “renunciar” a algo. En honor a la naturaleza penitencial de los 40 días venideros, renunciamos a un objeto o hábito querido: dulces, café, fumar, etc... de hecho, un hábito santo y saludable.

Pero así como cualquier hábito puede volverse tan habitual que ya no recordamos la razón por la que lo adoptamos por primera vez, o el significado más profundo del ejercicio, así sucede con los hábitos sagrados.

La Madre Iglesia nunca recomienda nada por capricho, sino que tiene la intención de todo para nuestro bien presente y salvación final. Por lo tanto, la razón para renunciar a algo que nos gusta es ayudar a disciplinar nuestra naturaleza débil. La disciplina fortalece la voluntad y ayuda a convertirla en la práctica de la virtud. En efecto, la madre Iglesia enseña que la mortificación y el sacrificio son indispensables para la salvación.

Así como un soldado no se hace pensando en convertirse en uno, sino levantando pesas, calzándose las botas y marchando la marcha, así ocurre con el combate espiritual.


Dos aspectos de la penitencia

Hay dos aspectos en la penitencia saludable, un aspecto "negativo" y un aspecto "positivo".

El aspecto “negativo” o “quitar” implica soltar algo, como lo mencionado anteriormente. Pero tan importante como sacrificar un bien material es sacrificar un mal espiritual, como un pecado, una falta o trabajar en un defecto particular como maldecir, discutir, mal genio, etc.

Igual de crucial es practicar alguna penitencia “positiva” o de “intervención”: asistir a Misa más de una vez por semana, visitar a los enfermos o solitarios, ser voluntario en la parroquia, leer un buen libro espiritual o rezar el Rosario con la familia.

Un buen sacerdote una vez recomendó que miráramos la Cuaresma como la Limpieza de Primavera de nuestro año. Por lo tanto, guardar la Cuaresma es un buen programa para una buena vida. La Cuaresma es un tiempo para releer el “manual del propietario”, para afinar nuestros “motores” y reacondicionar nuestros “vehículos” no solo para el viaje de 40 días, sino para el viaje de la vida, la vida correcta y la la eternidad correcta.


Libros recomendados para la Cuaresma:

  • El Combate Espiritual de Don Lorenzo Scupoli
  • Personajes de la Pasión por el arzobispo Fulton J. Sheen
  • La Mística Ciudad de Dios de Sor María de Agreda

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cuaresma: Histórica Y Prácticamente puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Historia y Hechos
  2. Espíritu de penitencia, las “cuerdas” prácticas para la vida espiritual
  3. Dos aspectos de la penitencia
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información