Gallo

Érase una vez en Francia un gallo. Era un gallo modesto, de color dorado, con una fina cresta en la cabeza. Conocido en toda la región como “Cantorero”, era el rey y protector de su corral.

Todas las mañanas, Chanticleer subía a la azotea y anunciaba la mañana con su claro canto.

Vivió para ver salir el sol. Naturalmente, pensó que el sol no saldría si él no estaba allí para llamarlo. Tuvo dudas a veces, pero nunca dejó de levantarse antes que el sol y cantar.

dibujo del gallo, Chanticleer, levantando el sol; La gallina de guinea, el mirlo, los 2 patos, el pavo, las 3 gallinas, el faisán, los 4 búhos y Patou el viejo perro guardián

Chanticleer nunca le dijo a nadie sobre la salida del sol. Patou, el viejo perro guardián, fue el único que adivinó su secreto. La ocupación favorita de Patou era tomar el sol y ver cómo iluminaba el corral. Debido a su mutua admiración por la luz, el perro viejo y el gallo eran mejores amigos.

Un día, un faisán asustado se derrumbó en el gallinero en un montón de agotamiento. "¡Vaya!" -gritó-, ¡por favor, escóndeme de los cazadores que buscan cazarme! Chanticleer la escondió galantemente en la perrera de Patou hasta que los cazadores pasaron.

Chanticleer quedó muy prendado del hermoso faisán. Ella ciertamente era mucho más interesante que las gallinas que solo se preocupaban por picotear el grano.

Sin embargo, había algunos, dentro y fuera del corral, a los que no les gustaba Chanticleer. A los búhos les disgustaba especialmente, porque les desagradaba la luz y temían el sol que levantaba Chanticleer. El gato, los patos, el pavo y el mirlo lo envidiaban por una u otra razón.

Y así, una noche sin estrellas, mientras Chanticleer, Patou y el faisán dorado dormían, se celebró una reunión secreta. En lo profundo de un matorral cercano, los animales de corral descontentos se reunieron y, después de dar sus razones para odiar a Chanticleer, se decidió que debía morir. En la oscuridad, tramaron un plan.

En la finca sobre la colina vivía un hombre que criaba gallos exóticos. Entre estos, había un gallo feo y sin plumas que era conocido como el campeón del ring de pelea. Se acordó que desafiaría a Chanticleer a una pelea. “Por supuesto”, se burlaron los animales, “sabemos quién ganará”.

Pero, objetó el mirlo, “¡El gallo no viene!”

"¡Oh, sí lo hará!" respondió el gato. “Si viene el faisán, él vendrá, y ella nunca perderá la oportunidad de mostrar su belleza”.

Y así, todo estaba listo.

A medida que se acercaba la hora de la llegada de los invitados, el mirlo esperó en la puerta, mirando el horizonte. Finalmente, se vio una línea de gallos elegantes acercándose en la distancia.

El mirlo comenzó a anunciar los gallos extraños:

“¡El Gallo de Braekel!”

“¡El Gallo Wyandotte!”

“¡El Gallo de la India!”

Y uno tras otro, se pavonearon en el jardín con todos sus aires de gran importancia.

Finalmente, apareció Chanticleer.

"Pero, ¿cómo debo presentarte?" preguntó el mirlo desconcertado.

“Simplemente como el 'Gallo'”, respondió Chanticleer.

“¡El Gallo!” anunció el mirlo.

Ante esto, todos se quedaron en silencio.

“Entonces, tú eres el Gallo”, dijo el gallo de pelea, abriéndose paso entre la multitud. “Soy el gran campeón del cuadrilátero que ha derrotado a muchos y a todos”.

“Y yo soy el Gallo, el que protege a muchos ya todos”, respondió Chanticleer.

“¡¡Puf!!” el gallo de pelea se burló. "¡Vivo para matar y pisotear a aquellos que no merecen vivir!"

"Y yo . . .,” vaciló Chanticleer por un momento. Luego, en un acto de fe, continuó con su voz clara y fuerte: “¡Vivo para levantar el sol para que sus rayos llenen el mundo con su luz gloriosa!”.

"¡Ja, ja, ja, ja!" el gallo de pelea se rió, y todos se unieron. “¿Crees que haces que salga el sol? ¡Eso es demasiado!"

Mientras todos los animales se reían, el gallo de pelea de repente se abalanzó y golpeó a Chanticleer. Un rugido se elevó de la multitud. Chanticleer miró a su alrededor y vio a todos los animales reunidos con rostros ansiosos, con el cuello estirado y los ojos brillantes de anticipación. Eran horribles.

Fue un momento terrible para el pobre Chanticleer. Tristemente inclinó la cabeza. Él entendió. Por primera vez, los conocía a todos por lo que eran. Se sentía completamente solo y abandonado.

Salvajemente, el gallo golpeó de nuevo, arrojando a Chanticleer al suelo. Comenzó una terrible lucha por la vida o la muerte, pero la decepción y la tristeza de Chanticleer minaron su espíritu. El gallo de pelea atacó con más fuerza, sacando sangre rápidamente.

Dibujo de los gallos de pelea llegando, con el perro viejo observándolos

Chanticleer se defendió lo mejor que pudo mientras todos los animales gritaban: “¡Mátenlo! ¡Mátalo!"

En cierto momento, Chanticleer miró hacia arriba y vio los rayos del sol poniente brillando sobre la forma de trompeta del gallo de Francia en lo alto de la aguja de la catedral. Al ver esto, todo su ser se regocijó, y con renovadas fuerzas se arrojó sobre el gallo de pelea.

Con el tremendo impacto, el gallo salió disparado por los aires y cayó sobre sus propias espuelas. Cayó hacia atrás, tembló, se rió y murió.

Chanticleer se alejó del aplauso falso y se alejó. Sólo el faisán lo siguió.

“Ven conmigo al bosque, querido Chanticleer”, dijo, “allí puedes olvidarte del corral y podemos vivir felices juntos”. Chanticleer asintió y siguió al hermoso faisán.

Pero, a medida que pasaba el tiempo, Chanticleer comenzó a sentirse inquieto. El faisán comenzó a preocuparse. ¿No era suficiente su amor? ¿Podía Chanticleer amar el sol y su deber en el corral más de lo que la amaba a ella? Tenía que demostrarle que el sol podía salir solo. ¿Pero cómo?

Una madrugada, cuando aún se veían las estrellas en su alta cúpula, Chanticleer se sintió especialmente triste. Ante las insinuaciones del faisán, su vieja duda había regresado. ¿Fue realmente él quien levantó el sol?

Al darse cuenta de su estado de ánimo, el faisán se acercó a él y lo cubrió con su ala. “Querido Chanticleer, no debes estar tan triste. ¡Me tienes!" Mientras hablaba en estos tonos dulces, miró el sol naciente.

Para Chanticleer, todo seguía oscuro bajo su cálido manto de plumas.

Lentamente el sol se elevó más alto.

De repente, el faisán retiró su ala. "¿Ver?" ella gritó cruelmente. "¡El sol ha salido sin ti!"

Ante eso, Chanticleer se sobresaltó violentamente. "¡Oh, no! ¡No! ¡Esperar! ¡No sin mí! gritó, corriendo hacia la luz. Pero el horizonte se volvió cada vez más dorado, y él se tambaleó hacia atrás.

Ella lo observó de cerca. "¡Ves, Chanticleer, amarse unos a otros es más que levantar un sol que no puede sentir ni pensar!"

Chanticleer el gallo en la cima del techo

Hubo un momento de silencio. Luego, incorporándose, se volvió hacia ella con una mirada distante. “No”, dijo, “el amor es sólo amor verdadero a la luz de una Luz mayor. El sol puede salir sin mí, pero nunca saldrá sin ser anunciado por mi voz. Ya lo veo. Soy el sirviente de la luz. Yo soy el que llama a los demás a ver la luz. ¡Soy el heraldo de la luz y por eso me he convertido en un símbolo de este gran valle, de esta gran Francia, que me ha colocado en lo alto de sus catedrales! ¡Que me quede tan simple y elevado como ese gallo! Adiós, faisán.

Con esto, dio media vuelta y se dirigió de regreso a su granja.

Hasta el día de hoy, siguiendo su ejemplo, cada gallo de corral anuncia los gloriosos rayos del sol naciente.


* Edmund Rostand, The Story of Chanticleer (np, nd), adaptado por P. Sanders.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Gallo puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información