Gracia Santificante

La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús


¿Qué es el esplendor de las estrellas? ¿Qué es la belleza de todas las criaturas, cuando se compara con la excelencia de un alma adornada con la gracia divina, y así asimilada a Dios mismo?


1. La Voz de Jesús

Hija Mía, no desprecies la gracia, sino conserva con cuidado tan sagrado depósito, que te ha sido confiado.

Porque este es tu tesoro, esta tu gloria, esta tu felicidad, este es tu bien. Esto te informa, la imagen de Dios, y te hace semejante a Él.

Conoce, pues, tu dignidad, hombre que, por la gracia santificante, eres elevado a la semejanza de Dios, y llegas a ser más exaltado que el mundo entero, de modo que nada de la tierra puede compararse contigo.

¿Qué es el esplendor de las estrellas? ¿Qué la belleza de todas las criaturas, cuando se compara con la excelencia de un alma adornada con la gracia divina, y así asimilada a Dios mismo?

Elévate, pues, y, teniendo presente tu dignidad, no te contamines ni te rebajes.


2. Hijos adoptivos de Dios

Dios te adopta, resplandeciente con esta gracia, no simplemente como hijo suyo, sino como hijo de su amor y predilección.

Así, lo que yo poseo por naturaleza, tú lo recibes por adopción; de modo que no sólo eres llamado, sino que eres en verdad hijo de Dios.

Comprende, si puedes, lo que es ser un hijo de Dios: lo que es ser amado y querido por un Padre así.

En el mundo los hijos se estiman felices y se glorian de tener padres sabios, buenos, influyentes, o ricos, grandes, ilustres. Pero, ¿cuáles son las distinciones de todos los padres de esta tierra, en comparación con los Atributos de Dios?

¡Con cuánta más razón, pues, deberías gloriarte y regocijarte de tener por Padre a Dios mismo, Señor del cielo y de la tierra!

Considera, pues, con verdadero juicio la excelencia de esta adopción divina. Porque, cuando antes eras un náufrago, reducido al más bajo abismo de la degradación, te convertiste, por la gracia santificante, de la esclavitud en libre; de uno repudiado, el hijo reconocido de Dios; para que, así ennoblecido, te regocijes en la abundancia de los bienes del Señor.

Bienaventurado el que conoce el precio de la gracia santificante, por la cual fue resucitado para ser hijo de Dios; ¡Y quién estima tanto esta altísima nobleza, que de ningún modo se muestra degenerado, sino que continúa siendo hijo digno de tal Padre!


3. Derecho al Cielo

Si por gracia eres hijo, por la misma también eres hecho heredero, sí, heredero de Dios, y coheredero conmigo. Por tanto, Hija Mía, el reino eterno, que es Mío por derecho natural, se hace tuyo en virtud de la gracia santificante.

Cuando mires al cielo y mires en espíritu la gloria, la bienaventuranza y todos los bienes de la eternidad, dite a ti mismo: He aquí mis bienes, he aquí mi herencia, si conservo el título de gracia.

Mis méritos obtuvieron que esta gracia te confiriera un derecho establecido a las posesiones del cielo; del cual nadie, excepto tú mismo, puede privarte.

La promesa de Dios permanece firme; Él es fiel a su palabra: pero, si pierdes la gracia santificante, echas a un lado tu derecho y eres desheredado.


4. Gracia que os hace herederos del Reino de los Cielos

La Gracia, Mi Niña, que te constituye heredero del reino celestial, te hace también compañero de los Ángeles, hermano de los Santos.

Si te alegras cuando disfrutas del trato con distinguidos compañeros, aunque sean hombres mortales y sujetos a cambios; si te deleitas en tener hermanos según la carne, aunque el número de ellos divida y disminuya tu herencia terrenal: ¡cuán grande debe ser tu gozo de que, por gracia, tienes por compañeros a los ángeles benditos, a los santos escogidos de Dios por hermanos, cuyas ¡Un número incontable no divide ni disminuye tu herencia celestial, sino que, por el contrario, aumenta y multiplica la misma!

¡Y qué hermanos también, hija Mía! ¡Qué innumerables, qué ilustres, qué poderosos, qué buenos! Son tus hermanos mayores: célebres por sus triunfos, coronados con la gloria de la bienaventuranza, seguros de sí mismos, solícitos por ti; ellos te aman en verdad, te alientan con su ejemplo, te ayudan con sus oraciones, te invitan con sus recompensas.

¡Bendita gracia, que te hace hermano de tales héroes! ¡Oh, Mi Niña, ojalá comprendieras esto completamente!


5. Las gracias santificantes son el fundamento de la paz interior

Además, por un efecto de la gracia santificante, puedes, incluso en esta vida, gozar de la verdadera felicidad. Esta gracia es el fundamento de la paz interior: sin ella no hay verdadera paz: con ella, una calma imperturbable invade el alma.

¿Quién, que se resiste a la gracia santificante, ha disfrutado alguna vez de la paz? ¿Y qué felicidad puede existir donde no hay paz?

Si te regocijas en la paz de la gracia, puedes alegrarte con justicia y seguridad en medio de la prosperidad, y puedes encontrar consuelo fácil y útilmente en la adversidad.

Presérvate en la gracia, y siempre serás capaz de poseer paz y felicidad. Lo testifican todos los santos: sí, también aquellos que, una vez convertidos, guardaron cuidadosamente en sí mismos la gracia de Dios. Cuando tuvieron esto, y compararon sus sentimientos presentes con los de su vida anterior, enseñados por la experiencia, pudieron decirme: Mejor es un día en tus atrios, Señor, que miles en las moradas de los pecadores.


6. Mi Reino....

Más aún, Mi Niña, si vives en la gracia santificante, Mi reino está dentro de ti; para que Yo repose y reine en tu corazón como en Mi trono.

Ahora bien, mi reino consiste en la tranquilidad y el gozo del Espíritu Santo, que es Espíritu de caridad y de santificación.

En este reino domino, no como un Señor que gobierna a Mis súbditos, sino como un Padre que entrena a Mi Hijo, a quien diseño para que reine Conmigo. Por tanto, mientras continúes bajo esta regla de gracia, te guío especialmente con mi sabiduría, te protejo con mi poder, te atiendo y abarco con mi amor.

Tampoco tienes nada que temer, Mi Niña, por este reino tan gobernado, tan protegido, tan querido; a menos que, de hecho, tú mismo te conviertas en su traidor.

Si eres fiel, sin duda se mantendrá firme y perdurará para siempre: ni todos sus enemigos combinados pueden derribarlo, ni siquiera debilitarlo.

¡Qué dulce, qué consolador es este pensamiento, Hija Mía! ¡Qué bien hecho para hacerte estimar la gracia santificante sobre todas las cosas!


7. El valor de la gracia

¡Mira ahora, Hija Mía, cuántas y qué grandes posesiones tienes en este solo bien!

¿No supera este bien en excelencia a todas las riquezas de este mundo?

Ora, Hija, para que siempre puedas comprender mejor y más perfectamente el valor de la gracia, y apreciarla en realidad tanto como debes hacerlo.

Si lo comprendes y lo aprecias bien, te parecerá poco, o ciertamente no demasiado, sacrificar para su conservación no sólo la fortuna, la fama y todo lo que es caro y agradable, sino también la salud y, si fuera necesario, , la vida misma.

¿No lo apreciaron así mis santos mártires y todos mis santos héroes, entre los cuales ves tantos niños y tiernas vírgenes? ¿Acaso miles de ellos, cuando se les dejaba a su elección, no preferían sacrificar, en medio de tormentos, todas las bendiciones de la vida, sí, la vida misma, antes que perderlas por cualquier posesión, por grande que fuera, que se les ofrecía?

Tú, pues, hijo de tales héroes, utiliza todos tus esfuerzos, constante vigilancia y tu mayor cuidado, para preservar la gracia, el más precioso de todos los dones; tanto más cuanto que los esfuerzos más poderosos de tus enemigos están dirigidos a despojarte, y así lograr tu destrucción.

Por lo demás, amadísimos, sed fortalecidos en la gracia: creced en ella, y, por actos de verdadera virtud, avanzad vosotros, hasta la perfección.

¿Has entendido todas estas cosas, Mi Niña?


8. La Voz del Discípulo

Sí, Señor. ¡Ojalá hubiera entendido todo esto antes! Entonces, después de haber perdido tu gracia, ¿no habría llorado y gemido más dolorosamente que Esaú, cuando había perdido su primogenitura? Porque mayor, sin comparación, fue mi pérdida, y sostenida también, por un objeto mucho más bajo.

¡Vaya! Si hubiera entendido todo esto, ¿habría desechado por algo aquí abajo un tesoro tan grande?

¡Señor Jesús, ojalá nunca hubiera perdido esta mayor de todas las posesiones! Una cosa, sin embargo, me trae consuelo, aún no es demasiado tarde; Todavía puedo disfrutar de los privilegios de Tu gracia, y así santificarme.

Gracias a Ti, dulcísimo Jesús, por haberme mostrado tan grande misericordia, tan indigna.

La bondad inefable de Tu Corazón, no la olvidaré para siempre.

¡Oh Jesús! De ahora en adelante, concédeme morir antes que perder Tu gracia. Por tu Sacratísimo Corazón, te suplico y te suplico, escucha con bondad mi petición.

Busquen los demás la plata y el oro, el honor y la distinción, los goces de este mundo y sus consuelos: enseñado por Ti, Señor, sólo esto deseo sobre todas las cosas, conservar Tu gracia y aumentar en ella todos los días de mi vida. la vida.


La "Voz de Jesús" está tomada de la "Imitación del Sagrado Corazón" de Arnoudt, traducida del latín de JM Fastre; Benziger Bros. Copyright 1866

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Gracia Santificante puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información