Junio: Mes Del Sagrado Corazón De Jesús

Esperanza de un mundo sin esperanza

Si hay una época cuya única esperanza está en el Sagrado Corazón de Jesús, es la nuestra. Difícilmente se pueden exagerar los males cometidos por la humanidad hoy en día. Para mencionar solo algunos, estos incluyen la blasfemia, la destrucción de la familia a través del aborto, el divorcio, la eutanasia, la pornografía generalizada, las modas y estilos de vida inmorales, la homosexualidad, etc.

Como dijo una vez el Papa Pío XI, el mundo contemporáneo es tan depravado moralmente que en cualquier momento podría hundirse en una miseria espiritual más profunda que la que reinaba en el mundo cuando nació Nuestro Santísimo Redentor. En consideración de tantos crímenes, naturalmente viene a la mente la idea de la venganza divina.

Cuando vemos este mundo pecaminoso, gimiendo bajo el peso de mil crisis y mil aflicciones pero sin arrepentirse; cuando consideramos el alarmante avance del neopaganismo, que está a punto de conquistar a la humanidad; y cuando, por otro lado, consideramos la falta de determinación, previsión y unidad entre el llamado remanente, es comprensible que estemos aterrorizados ante las sombrías perspectivas de catástrofes que esta generación puede estar provocando.

Hay algo de liberal en imaginar que tantos crímenes no merecen castigo, que una apostasía tan extendida de la humanidad no es más que el fruto de algún error intelectual sin responsabilidad moral.

La realidad es otra, pues Dios no abandona a sus criaturas. Más bien, Él los asiste y los apoya continuamente con la gracia suficiente para ayudarlos a elegir el camino correcto. Si eligen seguir un camino que no sea el de Él, la responsabilidad es de ellos.

He aquí el cuadro sombrío del mundo contemporáneo: por un lado, una civilización inicua y pecadora y, por el otro, el Creador sosteniendo en alto el flagelo divino.

¿No queda nada para la humanidad sino fuego y azufre? Al iniciar un nuevo milenio, ¿podemos esperar un futuro diferente al azote anunciado por las Sagradas Escrituras para la impenitencia final de los últimos días?

Si Dios actuara únicamente de acuerdo con Su justicia, no hay duda de lo que deberíamos esperar. De hecho, ¿podríamos haber llegado hasta el siglo XX?

Sin embargo, puesto que Dios no sólo es justo, sino también misericordioso, las puertas de la salvación aún no se han cerrado para nosotros. Un pueblo implacable en su impiedad tiene todas las razones para esperar el rigor de Dios. Sin embargo,

Aquel que es infinitamente misericordioso, no quiere la muerte de esta generación pecadora sino que "se convierta... y viva" Ezequiel 18:23

Su gracia persigue así con insistencia a todos los hombres, invitándolos a abandonar sus malos caminos y volver al redil del Buen Pastor.

Si una humanidad impenitente tiene todos los motivos para temer toda catástrofe, una humanidad arrepentida tiene todos los motivos para esperar toda misericordia.

De hecho, para que la misericordia de Dios sea derramada sobre el pecador contrito, su arrepentimiento no necesita haber seguido su curso completo.

Aun estando todavía en las profundidades del pozo, si el pecador se vuelve sincera y fervientemente a Dios con un arrepentimiento en ciernes en su corazón, inmediatamente encontrará ayuda, porque Dios nunca lo desatiende.

El Espíritu Santo dice en la Sagrada Escritura:

"¿Puede una mujer olvidar a su hijo... Y si ella se olvidara, yo no me olvidaré de ti?" Isaías 49:15

Es decir, incluso en casos extremos en los que incluso una madre se da por vencida, Dios no lo hace. La misericordia de Dios beneficia al pecador aun cuando la justicia divina lo derriba en el camino de la iniquidad. El hombre moderno no puede perder de vista estos dos conceptos básicos de justicia divina y misericordia divina: justicia para que no nos atrevamos a suponer que podemos salvarnos sin méritos; misericordia, para que no desesperemos de nuestra salvación mientras nos arrepintamos y comencemos de nuevo.


Dios es caridad, por lo que la simple mención del Santísimo Nombre de Jesús evoca amor. Es el amor infinito, sin límites, que impulsó a la Segunda Persona de la Santísima Trinidad a hacerse hombre. Es el amor expresado en la total humillación de un Dios que viene a nosotros como un pobre niño nacido en una cueva.


es el amor se muestra en esos treinta años de vida oculta pasados ​​en la humildad de la más estricta pobreza, en los tres años agotadores de la evangelización, cuando el Hijo del Hombre recorrió caminos y caminos rurales, subió montañas, atravesó valles, ríos y lagos, visitó ciudades y aldeas , caminó por desiertos y caseríos, habló a ricos y pobres, dispensando amor y, en su mayor parte, cosechando ingratitud.

Sagrado Corazón de Jesús

es el amor manifestado en ese momento supremo de la Última Cena cuando, después de lavar generosamente los pies de sus apóstoles, instituyó la Sagrada Eucaristía.

es el amor de ese último beso tomado de Judas, de esa mirada conmovedora a Pedro, de esos insultos recibidos y soportados con paciencia y mansedumbre, de esos sufrimientos soportados hasta derramar la última gota de sangre.

es el amor en ese último perdón de Dimas, que permitió al ladrón moribundo robar el cielo.

Finalmente, es el amor manifestado en el don supremo de una Madre celestial para una humanidad miserable!

Cada uno de estos episodios ha sido minuciosamente estudiado por los eruditos, maravillosamente reproducidos por los artistas, devotamente contemplados por los santos y, sobre todo, incomparablemente celebrados en la Divina Liturgia.

Al venerar el Sagrado Corazón de Jesús, la Iglesia alaba especialmente el amor infinito demostrado por Nuestro Señor Jesucristo a los hombres. Dado que Su corazón es el símbolo del amor, al venerar Su Corazón, la Iglesia celebra el Amor.


Nuestra Señora del Sagrado Corazón

Muchas y hermosas son las invocaciones que utiliza la Santa Madre Iglesia en referencia a la Santísima Virgen. Sin embargo, cada uno de ellos subraya claramente su relación con el amor de Dios. Cada uno celebra un regalo de Dios para ella, al cual ella fue perfectamente fiel, o algún poder especial o influencia que tiene con su Divino Hijo.

Ahora bien, ¿qué son los dones de Dios sino una manifestación especial de su amor? ¿Y qué es el poder de intercesión de Nuestra Señora ante Dios a nuestro favor sino un aspecto sublime del amor especial de Dios por nosotros?

Por lo tanto, es perfectamente apropiado llamarla Speculum Justitiae, “espejo de justicia” por un lado y “intercesor omnipotente” en el otro. Ella es el espejo de la justicia porque Dios la amó tanto que concentró en ella todas las perfecciones posibles a una criatura humana. En ninguna otra criatura está Él tan bien reflejado como en ella.

Por lo tanto, ella refleja perfectamente Su justicia. Ella es la intercesora omnipotente porque ninguna gracia se obtiene sin Nuestra Señora y no hay gracia que ella no pueda obtener para nosotros.

Así, al invocar a María como Nuestra Señora del Sagrado Corazón, hacemos una hermosa síntesis de todas las demás invocaciones; recordamos el reflejo más puro de la Maternidad Divina; tocamos simultáneamente todos los acordes del amor en hermosa armonía, los mismos acordes que tocamos cuando recitamos su letanía o cantamos la Salve Regina.

Sin embargo, hay otra advocación de Nuestra Señora que deseo recordar especialmente. Está “Abogado de los pecadores”.

Nuestro Señor Jesucristo es nuestro juez, y por grande que sea su misericordia, sigue siendo nuestro juez supremo y no puede dejar de ejercer su deber judicial. Pero Nuestra Señora es nuestra abogada y hace únicamente lo que se supone que debe hacer un abogado: defiende al acusado.

¿No tenemos en Nuestra Señora del Sagrado Corazón, la Abogada de los Pecadores, una abogada todopoderosa ante el tribunal de la justicia divina cuyas súplicas de misericordia no serán rechazadas? Decir entonces que Nuestra Señora del Sagrado Corazón es nuestra abogada equivale a decir que tenemos un abogado omnipotente en el cielo que tiene la llave de oro de un tesoro infinito de misericordia.

Entonces, ¿qué mejor solución para una humanidad pecadora, una humanidad que cae más en el pecado si no se menciona la justicia pero que desespera de la salvación si se menciona?

Por todos los medios, que se mencione la justicia; es un deber; su omisión sólo ha producido frutos lamentables. Pero junto a la justicia, que se dirige al pecador, no olvidemos nunca la misericordia.

La misericordia ayuda al pecador seriamente arrepentido a abandonar el pecado y así ser salvo como Él desea con todo Su Corazón—el Sagrado Corazón de Jesús.


Si quieres conocer otros artículos parecidos a Junio: Mes Del Sagrado Corazón De Jesús puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Esperanza de un mundo sin esperanza
  2. Nuestra Señora del Sagrado Corazón
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información