La Historia Del Reinado De María

Reina del Universo y Reina de Nuestros Corazones

El Papa Pío XII instituyó esta fiesta en 1954. Habiendo declarado el dogma de la Asunción, que “la Inmaculada Madre de Dios. . . fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”, luego estableció la fiesta de su Reinado. Eventualmente, la fecha de esta fiesta se fijó para la octava (día 8) posterior a la Solemnidad de la Asunción, es decir, el 22 de agosto de cada año.

Aunque este dogma de la Iglesia se estableció hace relativamente poco tiempo, el reinado de María tiene sus raíces en las Sagradas Escrituras. En la Anunciación, en el mismo momento en que María se convirtió en madre bajo la sombra del Espíritu Santo, también se convirtió en reina. El Arcángel Gabriel le dice a María que su Hijo se sentará en “el trono de su padre David” y que “Él reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lc 1,32-33) . Puesto que Jesús es rey, y puesto que fue concebido en el seno de María, y puesto que en Israel la madre de un rey fue siempre una reina, María se convirtió verdaderamente en reina en el primer misterio gozoso del rosario, la Anunciación.

La Anunciación

Poco después de este episodio de la historia de la salvación, Nuestra Señora fue a visitar a su prima Santa Isabel. En la Visitación, Santa Isabel la llama “la madre de mi Señor”. Nuevamente, podemos conectar lógicamente el título de “Reina” con el de “Madre de Mi Señor”. Algunos textos de los primeros siglos de la Iglesia llaman a Nuestra Señora la "Domina", la forma femenina de "Dominus", en latín, "maestro" o "Señor".

Pero quizás la referencia bíblica más dramática a María como Reina se encuentra en el último libro de la Biblia, Apocalipsis. En Apocalipsis 12:1-6, leemos:

“Y apareció en el cielo un gran portento, una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas; estaba encinta y gritaba en sus dolores de parto, en la angustia del parto.

“Y apareció otro portento en el cielo; he aquí un gran dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y siete diademas sobre sus cabezas. Su cola barrió la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra.

Apocalipsis

“Y el dragón se paró delante la mujer que estaba a punto de tener un hijo, para devorar al hijo de ella cuando lo diera a luz; ella dio a luz un hijo varón, uno que ha de gobernar todas las naciones con una vara de hierro, pero su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono, y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios, en el cual será alimentada por mil doscientos sesenta días. ” (énfasis nuestro)

María es esa reina celestial en la misteriosa visión del Libro del Apocalipsis en la que aparece “una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas” (Ap 12,1-3) .

El complejo simbolismo de esta emperatriz coronada abarca a María, Israel y la Iglesia misma.

¡Haz clic aquí e inscríbete para convertirte en un Capitán de Rally del Rosario para Nuestra Señora!


Salve, Santa Reina

Como en todos los misterios de la vida de María, ella está íntimamente asociada a Jesús: su reinado es una participación en el reinado de Jesús. En Apocalipsis 12, arriba, se describe a María como Reina y Madre, representándose tanto a sí misma, como Madre del Redentor, como a la Iglesia, en su continua batalla contra el Maligno.

Si Cristo no fuera Rey, María no sería Reina, ya que todas sus prerrogativas y títulos dependen de que sea Madre del Hijo de Dios hecho Hombre para nuestra salvación.

maria la reina maria la reina

No es la sangre real, sino su relación maternal, lo que hace de María una reina. Y como nada está excluido del reino de Cristo Rey, María es la Reina de ese mismo reino, que incluye tanto el cielo como la tierra. El Reino de Cristo fue comprado a través de un sacrificio de sangre del Rey mismo que murió en la cruz. Cristo humildemente se dejó crucificar para resucitar de entre los muertos y subir al cielo cuarenta días después para sentarse, como un rey, a la diestra del Padre.

Los reyes, reinas y reinos terrenales, tan presentes a lo largo de la historia, son meras imágenes o signos de la estructura de autoridad que se encuentra detrás de toda la creación. La humanidad organiza naturalmente su vida pública para asegurar la convivencia pacífica con los demás, para promover el orden y la tranquilidad, y para fomentar el bien común de mil maneras. Esta respuesta secular de establecer una estructura para administrar juntos lo que no se puede administrar solo es universal y siempre incluye ciertos líderes para representar a la comunidad organizada. Todo esto tiene un equivalente religioso.

Un dosel sagrado se cierne sobre el mundo. Una megaestructura eterna y divina abarca bajo sí misma todas las estructuras cívicas temporales más pequeñas. El hombre ungido como rey, la mujer coronada como reina, el orden que imponen a través de un gobierno justo en un sistema de gobierno secular, apuntan a algo más: un sistema de gobierno sagrado subyacente y general en el que Dios gobierna Su creación como un rey paternal. En esta unión teológica atemporal, se siente la presencia femenina. La reina madre está allí, intercediendo ante su Rey-Hijo en nombre de Sus súbditos. Ella adora con ellos pero también recibe su honor. Los elogios dirigidos a ella se desvían, como un espejo, hacia Aquel más grande para quien ella es santa hija, santa madre, santa esposa y santa reina, nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza.*


El Papa Pío XII y la Reina del Cielo

Papa Pío XII Papa Pío XII

En su encíclica de 1954 sobre el reinado de María, Ad caeli reginamel Papa Pío XII escribió:

“Desde las edades más tempranas de la iglesia católica, un pueblo cristiano, ya sea en tiempo de triunfo o más especialmente en tiempos de crisis, ha dirigido oraciones de petición e himnos de alabanza y veneración a la Reina del Cielo. Y nunca ha vacilado aquella esperanza que pusieron en la Madre del Divino Rey, Jesucristo; ni ha fallado jamás aquella fe por la que se nos enseña que María, la Virgen Madre de Dios, reina con solicitud de madre sobre el mundo entero, así como es coronada en la bienaventuranza celestial con la gloria de una Reina”. (énfasis nuestro)

Pío XII explicó las razones teológicas de su título de “Reina” en un mensaje de radio el 13 de mayo de 1946:

“Él, el Hijo de Dios, refleja en su Madre celestial la gloria, la majestad y el dominio de su realeza, pues, habiéndose asociado al Rey de los mártires en la... obra de la redención humana como Madre y colaboradora, permanece para siempre asociado a Él, con un poder prácticamente ilimitado, en la distribución de las gracias que brotan de la Redención. Jesús es Rey por toda la eternidad por naturaleza y por derecho de conquista: por Él, con Él y subordinada a Él, María es Reina por gracia, por relación divina, por derecho de conquista y por elección singular [of the Father].”

¡Haz clic aquí e inscríbete para convertirte en un Capitán de Rally del Rosario para Nuestra Señora!


La Fiesta del Reinado de María

La coronación de María, el Quinto Misterio Glorioso del rosario, no se ha definido dogmáticamente, pero se ha celebrado litúrgicamente y representado en el arte desde principios de la época medieval. La representación más antigua de María como reina es un mosaico del año 500 en una pequeña iglesia en el centro histórico de Roma. Pero el día de la fiesta de su reinado solo se colocó en el calendario de la Iglesia en 1954.

Coronación de María La coronación de María

El Reinado de María es un día de fiesta mariana en el calendario litúrgico de la Iglesia Católica, creado por el Papa Pío XII. El 11 de octubre de 1954, el pontífice pronunció la nueva fiesta en su encíclica Ad caeli reginam. La fiesta se celebraba el 31 de mayo, último día del mes mariano. La ceremonia inicial de esta fiesta consistía en la coronación del Salus populi romani icono de María en Roma por Pío XII como parte de una procesión en Roma.

En 1969, el Papa Pablo VI trasladó la fiesta al 22 de agosto, el antiguo día de la Octava de la Asunción, para enfatizar el estrecho vínculo entre el Reinado de María y su glorificación en cuerpo y alma junto a su Hijo. La Constitución sobre la Iglesia del Concilio Vaticano II afirma que "María fue elevada en cuerpo y alma a la gloria celestial y exaltada por el Señor como Reina del universo, para que fuera más plenamente conforme a su Hijo" (Lumen gentium, 59). ).

El movimiento para reconocer oficialmente el reinado de María fue promovido inicialmente por varios congresos mariológicos católicos en Lyon, Francia; Friburgo, Alemania; y Einsiedeln, Suiza. Gabriel Roschini fundó en Roma, Italia, una sociedad internacional para promover el Reinado de María, Pro Regalitate Mariae. Varios papas habían descrito a María como Reina y Reina del Cielo, lo cual fue documentado por Gabriel Roschini. El Papa Pío XII repitió el título en numerosas encíclicas y cartas apostólicas, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial.


Nosotros, sus súbditos leales

Habiendo establecido que la Santísima Virgen María, Madre de Dios, es verdaderamente Reina del cielo y de la tierra, no queda más que extender la alfombra roja para su glorioso Reino. Cada corazón conquistado por Nuestra Señora ensancha el territorio de su reino. Y así debemos esforzarnos por ganar el corazón y el alma de América y del mundo para Nuestra Reina. Si cada uno de nosotros, como sus súbditos leales, viviera el mensaje de Fátima en su totalidad, cada uno lo mejor que pudiera, no pasaría mucho tiempo antes de que su profecía en Fátima se hiciera realidad:

“Finalmente, mi Inmaculado Corazón triunfará”.

¡Haz clic aquí e inscríbete para convertirte en un Capitán de Rally del Rosario para Nuestra Señora!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Historia Del Reinado De María puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Reina del Universo y Reina de Nuestros Corazones
  2. Salve, Santa Reina
  3. El Papa Pío XII y la Reina del Cielo
  4. La Fiesta del Reinado de María
  5. Nosotros, sus súbditos leales
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información