La Reina Del Cielo Y El Hijo Del Trueno

Cuando Nuestro Bendito Señor ascendió al cielo, dejó a Su Santísima Madre aquí en la tierra por varios años para ayudar a la joven Iglesia Católica. Todos los Apóstoles y discípulos la tenían en gran estima y buscaban su consejo en todas las cosas. Ella, la más santa, la más sabia y la más bendita de las mujeres, siempre tenía una palabra de aliento y un precioso consejo para responder a sus peticiones.

Nuestra Señora escribiendo en un escritorio

A veces, cuando los Apóstoles y los discípulos iban de viaje a lugares lejanos para predicar la Fe, ella enviaba uno o varios de sus muchos ángeles custodios para fortalecerlos o consolarlos de alguna manera.

Por ejemplo, después de que los Doce escribieron el Credo de los Apóstoles, ella escribió varias copias de esta profesión de nuestra Fe con su propia mano y, llamando a varios de sus ángeles, les ordenó que entregaran estas copias a los discípulos que estaban en lugares distantes. para que puedan recitarlo y enseñar a otros a hacer lo mismo.

También oró constantemente por su trabajo y rogó a Dios que los librara de los ataques del demonio, que desde el principio ha rondado incesantemente buscando destruir la Iglesia de Dios.


Nuestra Señora y Santiago

El Apóstol Santiago el Mayor, hermano de San Juan Evangelista y primo de Nuestro Señor Jesús, tenía una especialísima y tierna devoción a la Santísima Virgen.

Poseedor de una naturaleza generosa, predicaba la palabra de Dios con tal celo y audacia que despertaba la furia de todos los que odiaban a Nuestro Señor ya su Iglesia.

Cuanto más lo perseguían las personas malvadas, más ardientemente y más fuerte predicaba. Algunos dicen que tenía una voz poderosa y resonante, de acuerdo con su designación como "Hijo del Trueno". Sabía cuán necesitado estaba de la ayuda de Nuestra Señora y la buscaba constantemente.

Un día, aproximadamente un año y medio después de la muerte de Nuestro Señor, Santiago viajó a España para llevar la verdadera Fe a la gente de allí. A imitación de su Maestro, llevó consigo a doce discípulos. Una de las primeras ciudades que él y sus discípulos visitaron fue Granada, en el sur de España. En Granada había varios judíos que odiaban la nueva Fe de Jesús y vigilaban de cerca a los recién llegados. Santiago y los discípulos sin miedo comenzaron a predicar como si nada pasara. Mientras que varios de estos judíos se impresionaron y escucharon, otros se endurecieron aún más contra estos hombres santos y comenzaron una terrible persecución contra ellos. Agarrando a uno de ellos, lo llevaron al martirio.

Otro día consiguieron apoderarse de Santiago y los once restantes y los llevaron a un descampado fuera de las murallas de Granada para darles muerte. Como había ocurrido tantas veces antes, Santiago rogó a la Santísima Madre que los asistiera. Si iban a morir por su Hijo, entonces deseaba que de alguna manera se le permitiera verla antes de morir.


Nuestra Señora intercede

De regreso en Jerusalén, por un don especial que le concedió su Divino Hijo, la Santísima Virgen, vio todo lo que sucedía, y su corazón de madre se compadeció de este hijo devoto que buscó su ayuda. Sintió un gran dolor por estar tan lejos, pero sabiendo que nada es imposible para Dios, rogó a su Hijo que le permitiera ayudar a Santiago ya sus amigos.

Estatua de Santiago

Nuestro Señor, viendo desde el cielo el santo deseo de su Madre, mandó a los ángeles de su guardia que la llevaran a España. Inmediatamente, mil ángeles aparecieron ante ella y, colocándola en un trono brillante de nubes, la llevaron a través del mar a Granada.

Mientras tanto, Santiago y sus discípulos permanecieron en gran peligro. Los judíos ya tenían las espadas desenvainadas y listas para dar el golpe cuando, mirando hacia arriba, el Apóstol vio venir a su amada Reina y Madre sobre esta nube deslumbrante rodeada de ángeles. Ella dirigió hermosas palabras de aliento a este hijo fiel y le hizo comprender que él y sus compañeros aún no habían de derramar su sangre por su Hijo.

A su orden, sus grilletes y cadenas cayeron al suelo. Simultáneamente, los aspirantes a verdugos cayeron como muertos y permanecieron aturdidos durante muchas horas. Los demonios que los habían acompañado e incitado a tan terrible hecho fueron arrojados a los abismos más profundos del Infierno, quedando Santiago y sus amigos en completa libertad.

Santiago se llenó de alegría al ver a su Reina y lo que había hecho. Él le dio las gracias desde el fondo de su corazón e, inclinando el rostro a tierra, dio gracias a Dios Nuestro Señor por tal favor. Aunque los demás discípulos no la habían visto a ella ni a los mil ángeles, entendieron que se había producido un gran milagro, y Santiago les contó después lo que había visto para aumentar y confirmar su Fe.

Antes de partir, la Santísima Madre quiso bendecir aún más a España enviando a Santiago a todo su territorio a predicar la nueva Fe de su Hijo. Para esto asignó a cientos de sus propios ángeles para que lo acompañaran a él ya sus discípulos dondequiera que fueran, mostrándoles el camino y protegiéndolos de todo peligro. De esta manera, el Hijo del Trueno y sus dignos amigos viajaron por toda España y provocaron muchas conversiones.

Finalmente entraron en la ciudad vieja de Zaragoza. Allí, la Madre de Dios vino a visitar una vez más a Santiago. Esto se produjo de la siguiente manera.


España honrada con una segunda visita de la Madre de Dios

Un día, Nuestro Señor Jesús decidió en el cielo visitar a Su madre en su casa de Jerusalén para hablarle de Santiago. Mientras ella oraba, Él entró en su habitación sentado en un trono resplandeciente y rodeado de miles de ángeles. Él le dijo que quería que ella visitara a Santiago en Zaragoza y le hiciera construir una casa de oración en su honor para que a través de ella Él fuera especialmente honrado allí.

Una vez más los ángeles construyeron un brillante trono de nubes y, poniendo en él a su Reina, la llevaron por tierra y mar hasta la lejana España. Esta vez, sin embargo, Nuestro Señor les había mandado caminar despacio para que en el camino le cantaran hermosos cantos. Su repertorio incluía el “Ave María”, “Salve Sancta Parens”, “Salve Regina” y “Regina coeli laetare”, cantadas por varios coros de ángeles en la más grata armonía.

Durante este gozoso canto celestial, la Humildísima Señora devolvió toda esta alabanza al Dios Altísimo: “Santo, santo, santo, Señor Dios de Sabaoth, ten piedad de los pobres hijos de Eva. Tuya es la gloria, tuyo el poder y la majestad. Tú solo eres santo, el Altísimo y el Señor de todos los ejércitos celestiales y de toda la creación.”

Mientras tanto, Santiago acampaba extramuros de Zaragoza con sus discípulos. Estaba orando solo a cierta distancia de ellos cuando de repente percibió la música más hermosa que jamás había escuchado.

Los discípulos, unos orando y otros despertando del sueño, oyeron igualmente este coro celestial, y sus corazones se llenaron de un gozo inefable. Mirando hacia arriba, vieron una luz muy brillante que formaba un globo luminoso. Evidentemente, algo maravilloso estaba sucediendo.

Dibujo de Nuestra Señora del Pilar por AF Phillips Reconocimiento: AFPhillips

Con inmensa alegría, el santo Hijo del Trueno vio una vez más, dentro de este resplandor, a su santa Madre que cruzaba el cielo para visitarlo. Toda resplandeciente con la misma luz de Dios mientras estaba sentada en su trono de nubes, la gran Señora eclipsó con creces a su escolta de ángeles.

Los ángeles colocaron el trono con su Reina a la vista del Apóstol que, fuera de sí de alegría, se postró en tierra. La amorosa Reina lo saludó con dulzura y luego le dio una bendición en el nombre de su Hijo Jesús.


Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza

Santiago notó que algunos de los ángeles sostenían una pequeña columna de mármol y una pequeña estatua de su Reina sosteniendo al Niño Dios. Nuestra Señora le transmitió el deseo de su Divino Hijo de que él construyera un templo en ese mismo lugar para ser dedicado a su nombre para que, a través de ella, Su Hijo pudiera ser glorificado.

Nuestra Señora del Pilar - una estatua de Nuestra Señora sosteniendo al Niño Jesús

En su nombre prometió grandes favores y bendiciones a los que sinceramente solicitaran su intercesión en esta iglesia, así como su protección y asistencia, “porque ésta será mi casa y templo, mi heredad y posesión”. La columna y la estatua fueron presentadas como prenda de esta promesa: “En el templo que me edificarás, permanecerá y será preservado, juntamente con la santa fe, hasta el fin del mundo”.

Ella le dijo que debería comenzar a construir esta iglesia de inmediato. Cuando estuviera terminado, regresaría a Jerusalén donde sería llamado a imitar a su Señor Jesús, el primero de los Apóstoles en entregar su vida por Él. Ella le aseguró que estaría allí para ayudarlo.

Cuando terminó de hablar, ordenó a los ángeles que colocaran la columna con su estatua en el suelo. Hecho esto, tanto los ángeles como Santiago dieron gracias a Dios y celebraron este lugar como el primer lugar de la tierra dedicado al nombre de María Santísima para mayor gloria de Dios Todopoderoso.

Así fue el comienzo del famoso santuario de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza. La capilla original construida por Santiago se ha convertido en una gran iglesia que se encuentra hoy en el mismo lugar de la visita de Nuestra Señora hace casi 2000 años.

Nuestra Señora garantizó esto antes de partir al designar a uno de sus ángeles para que protegiera la estatua y el lugar contra cualquier ataque del demonio o del hombre. Y lo ha atacado el diablo, a lo largo de todos estos años, pero ese poderoso ángel ha frustrado todos los intentos del demonio infernal.

Entonces, querido lector, si deseas ver esta gran maravilla que es, aún hoy, la gran iglesia de Nuestra Señora del Pilar, el primerísimo lugar dedicado a María Santísima aún cuando ella aún estaba en esta tierra, solo tienes que ve con un corazón sincero y ciertamente recibirás su dulce favor.


Adaptado de La Mística Ciudad de Dios, por la Venerable María de Agreda, “La Coronación”, Capítulos 16 y 17.

Nota: Uno de los aspectos milagrosos de la estatua de Nuestra Señora del Pilar, en Zaragoza, España, es que el polvo nunca se asienta sobre ella.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Reina Del Cielo Y El Hijo Del Trueno puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Nuestra Señora y Santiago
  2. Nuestra Señora intercede
  3. España honrada con una segunda visita de la Madre de Dios
  4. Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información