Lecciones De La Gruta Sagrada

En el orden moral, el mundo está compuesto en gran parte por pecadores, criaturas egoístas que no viven para servir a Dios, sino para complacerse a sí mismos. Estas almas egoístas comprenden la gran mayoría de la humanidad, especialmente en tiempos de decadencia, como fueron los días de Nuestro Señor, como son los nuestros.

En su egoísmo, tales hombres se esfuerzan por satisfacer su amor desordenado por las riquezas mundanas, los placeres mundanos y los honores mundanos, como los describe San Juan, el Apóstol amado. Por riquezas mundanas se refiere a la avaricia de aquellos que, en un frenesí, buscan lo que consideran una gran fortuna. Estos Midas codiciosos están tan apegados a la posesión del dinero que muchas veces no aprovechan lo que tienen, viviendo en un estado oscuro, banal y hasta miserable. Los placeres mundanos denotan los placeres generados por los sentidos, es decir, el gusto, la vista, el tacto, el oído y el olfato. Ellos, los placeres sensuales sobre todo, son en última instancia todo lo agradable y placentero que puede proporcionar una vida de lujo. Al buscar los honores mundanos, el hombre desea la consideración exagerada de los demás, esforzándose por ser objeto de gran homenaje y adulación, en una palabra, por tener prestigio.

Cuando el hombre no busca a Dios, elige uno de estos tres placeres como su fin último. En él existe una unidad ontológica que se traduce en una unidad de objetivo. Así, el egoísmo humano tiende necesariamente hacia uno de estos tres polos. Por un tiempo, algunas almas determinadas pueden luchar por los tres (riquezas mundanas, deleites y honores), pero después de haber probado cada uno, finalmente hacen de uno la meta de su vida.

Como enseña san Ignacio, Dios quiso educar al hombre a través del nacimiento de su Divino Hijo. Las circunstancias de Su nacimiento muestran que las riquezas, los deleites y los honores mundanos no son nada comparados con los tesoros, los gozos y la grandeza sobrenaturales de Dios.


Vanidad de las riquezas mundanas

Dios, que es infinitamente rico, vino a la tierra en pobreza. En el establo de Belén, Nuestro Señor Jesucristo, Omnipotente Señor de todos, nos instruye con elocuencia sobre la vanidad de las riquezas mundanas.

Él eligió el lugar más pobre imaginable para Su lugar de nacimiento: un pesebre. Envuelto en pañales por Su Madre, el Niño Santo fue albergado en un establo hecho para las bestias.

A través de Su nacimiento en circunstancias tan empobrecidas, la Palabra de Dios hizo evidente la indiferencia con la que debemos considerar las riquezas de este mundo. Usado correctamente, el dinero puede contribuir a una felicidad pasajera e imperfecta, pero con demasiada frecuencia es causa de sufrimiento, angustia e incluso tragedia.

La Sagrada Familia buscaba ante todo obedecer en todo a la Divina Voluntad, en este recibir el ciento por uno aquí en la tierra, como promete el Evangelio. (Mateo 19:29)

En el hombre, una vida virtuosa genera felicidad sobrenatural y, a menudo, también felicidad natural, felicidad tan inconmensurablemente más valiosa que las riquezas mundanas que inspiró a San Francisco a confiar lo siguiente al hermano Masseo:

"Mi querida compañera, roguemos a San Pedro y a San Pablo que nos enseñen a poseer el inconmensurable tesoro de la santa pobreza; porque es un tesoro tan divino que no somos dignos de poseerlo, considerando que es una virtud celestial, por medio del cual se pisotean los bienes terrenales y transitorios y por el cual todo obstáculo retrocede ante el alma, para que el alma se una libremente con el Dios eterno.Esta es la virtud que permite a las almas en la tierra conversar con los ángeles en el Cielo. Esta es la virtud que acompañó a Cristo en la Cruz, con la que Cristo fue sepultado, la virtud con la que resucitó y ascendió al Cielo, fascina a las almas en esta vida y les da alas para llevarlas al Cielo en la otra, porque lleva las marcas de la humildad y la caridad".
— Las Florecillas de San Francisco, Parte 1, no. 13


Desprecio de los placeres mundanos

Nuestro Señor hubiera podido mandar a los ángeles que embellecieran la Santa Gruta con las sedas más delicadas, los perfumes más aromáticos y las sinfonías más celestiales. Podría haber disfrutado de todos los legítimos deleites materiales desde el primer momento de su vida humana. En lugar de eso, eligió todo lo contrario. Su delicado cuerpo yacía no sobre seda suave, sino sobre paja gruesa. Su pesebre era un comedero que, por muy diligentemente fregado que estuviera Nuestra Señora, no exudaba los dulces olores de exquisitos perfumes.

Nacido a medianoche en pleno invierno, el Santo Niño tembló en el aire frío de la noche, calentado solo por el aliento de las bestias. Su canto de cuna era el mugido de las vacas. Así, Nuestro Señor Jesucristo nos mostró cuán tonto es hacer de las delicias de este mundo el fin de nuestras vidas. Al contrario, Cristo nos enseñó a desdeñarlos para gloria de Dios y bien de las almas, en la medida en que nos distraen y hasta nos desvían de nuestro fin último, el gozo eterno de la vida sin fin con Él.


Vacío de honores mundanos

Nuestro Señor quiso despojarse de todo lo que pudiera servir como símbolo de prestigio mundano. Si bien Jesús nació Príncipe de la Casa Real de David, esa casa había perdido su poder y prestigio a los ojos del mundo.

En efecto, Cristo Rey nació marginado, pues nadie acogió a Nuestra Señora que lo llevó en su seno; San José había tocado puerta tras puerta, solo para ser despedido. El Niño Jesús demostró la vanidad de quien sólo busca ser visto a los ojos del mundo.


Verdadera grandeza

Tomemos ahora un momento para contemplar la grandeza y majestad del Niño Jesús y su Santísima Madre.

Imagina la Santa Gruta de Belén, alta y espaciosa como una catedral. Sus piedras rústicas trascienden su falta de definición arquitectónica, recordando las bóvedas de una magnífica basílica. La cuna del Niño Jesús se encuentra debajo del punto donde se unen varios de los arcos embrionarios, elaborados por la naturaleza.

Al anunciar el nacimiento de su Divino Hijo, el Arcángel Gabriel dijo a la Santísima Virgen María:

“Él será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre, y reinará en la casa de Jacob para siempre” Lucas 1:32-33

Dentro de esa gruta yacía un Bebé, frágil pero omnipotente, el Rey del Cielo y la Tierra, Dios-hecho-Hombre.

Desde el primer momento de Su concepción en el claustro materno, poseyó una grandeza y un poder infinitamente superiores a los de cualquier hombre que haya vivido, de todos los hombres desde el principio hasta el final de los tiempos.

Incomparablemente más poderoso que Alejandro Magno, Carlomagno o Napoleón, o cualquiera y todos los ejércitos más poderosos conocidos por el hombre; inconmensurablemente más sabio que el Rey Salomón, Santo Tomás el Doctor Angélico, y las huestes del genio humano; dentro de esa gruta yacía un Niño cuya expresión reflejaba majestad divina, santidad inefable, sabiduría absoluta y poder ilimitado.

Encantados, consideremos las perfecciones expresadas misteriosamente en el hermoso rostro del Niño Jesús. En un momento, Él revela Su Divina majestad. En otro, una luz resplandeciente brilla desde Sus ojos, las ventanas de Su alma. Él inspira a los pecadores a convertirse, a arrepentirse y confesar sus pecados, mientras los atrae a través de la intimidad de su amor.

La mística alemana Anne Catherine Emmerich describe así una visión que tuvo de la Natividad:

"Vi a Nuestro Señor como un niño muy pequeño, resplandeciente, cuyo brillo superaba el de todas las luces de la gruta, tendido en el suelo, ante las rodillas de María. Me parecía que era muy pequeño y se agrandaba ante mis ojos. Entonces vi Ángeles en forma humana por todas partes, postrados en adoración ante el Niño”.
— Anne Catherine Emmerich (La vida, pasión y glorificación del Cordero de Dios)

Se dice que de niña Santa Teresa del Niño Jesús tenía un porte tan señorial que su padre la llamaba “mi pequeña reina”. Durante el proceso de su canonización, el jardinero del Carmelo testificó que pasó desapercibido a una de las monjas trabajando y la reconoció como la Hermana Teresa. Cuando se le preguntó cómo pudo identificarla sin ver su rostro, respondió que fue por su majestad, ya que ninguna de las otras hermanas era tan majestuosa como ella.

¿Qué podríamos decir entonces de Nuestra Señora, Reina del Cielo y de la Tierra? Contemplemos a la Santísima Virgen, obra maestra de la Creación, majestuosa y pura, orando a su Divino Niño, mientras un coro angelical entona himnos de adoración. Tocado por la Sagrada Familia, el ambiente de ese humilde establo trasciende la grandeza de la corte más refinada.

Al acercarnos a una escena tan sagrada, reverenciamos al Niño Jesús y en Él adoramos todo lo que es hermoso, noble y santo. Nos postramos ante la Encarnación Divina. Modelo perfecto de toda grandeza creada, que no es más que un mero reflejo de Su Majestad Infinita, el Hombre-Dios atrae toda forma de santidad, mientras repele el pecado, el error y el caos. No rechaza sino que abraza al pecador humilde y contrito. Él llama a todos los que buscan la Verdad y tienen Fe.


Tomado de Crusade Magazine, noviembre-diciembre de 1998

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Lecciones De La Gruta Sagrada puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Vanidad de las riquezas mundanas
  2. Desprecio de los placeres mundanos
  3. Vacío de honores mundanos
  4. Verdadera grandeza
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información