Los Dos Hermanos

Hoy les voy a contar una de mis historias favoritas. Es una historia sobre dos hermanos que vivían en el estado de Ohio. El hermano mayor era Frank, tenía veinte años. El hermano menor era Eddie, tenía dieciocho años. Frank y Eddie siempre estaban juntos. Eran verdaderos hermanos. ¡Amigos verdaderos!

Un día, Frank y Eddie decidieron unirse al ejército. Querían ser soldados. Querían luchar por su país. Bueno, eso es justo lo que hicieron. Frank y Eddie se unieron al ejército, se convirtieron en soldados.

Cuando los hermanos se fueron de casa, ambos le prometieron a su madre que tratarían de mantenerse juntos, y cada hermano prometió que cuidaría del otro. Bueno, todo salió bien. Frank y Eddie fueron enviados al mismo campo. Estaban en la misma empresa. Entrenaron juntos. Marcharon juntos. Trabajaron juntos. Comieron juntos. Dormían en la misma tienda. Hasta el momento, los dos hermanos habían cumplido las promesas que le hicieron a su madre.

Después de meses de entrenamiento, Frank y Eddie cruzaron el mar y, efectivamente, Frank y Eddie cruzaron el océano en el mismo barco. Los hermanos todavía estaban juntos, aún cumpliendo las promesas que le hicieron a su madre.

Una noche, cuando los hermanos estaban en una tierra lejana, se dio la orden de que, al día siguiente, los soldados irían a la batalla. Entonces, temprano a la mañana siguiente, los soldados estaban en camino. Hacia las diez se encontraron con el enemigo. Oh, fue una dura batalla. ¡Una batalla sangrienta! Durante seis horas, ambos bandos lucharon duro, pero nuestros hombres eran demasiado fuertes para el enemigo. ¡Seis horas de terribles combates, pero las barras y estrellas se impusieron!

Ahora, ¿qué pasa con Frank y Eddie? Bueno, cuando terminó la batalla, Eddie no estaba.

soldado cargando soldado

Algo pareció golpear a Frank justo en el corazón. Se sacudió de la cabeza a los pies. ¿Dónde estaba Eddie? ¿Dónde estaba Eddie? Algo había que hacer. Tenía que encontrar a Eddie.

Frank ayudó a sus compañeros a cuidar de los heridos. Pasó de un soldado herido a otro, pero no estaba Eddie. Gritó el nombre de Eddie, pero no hubo respuesta. Pero Frank no se dio por vencido. Sabía que Eddie estaba en alguna parte y estaba obligado a encontrarlo.

Frank buscó durante una hora y, finalmente, encontró a un soldado que estaba cubierto de sangre. El soldado era Eddie. Eddie había sido herido y estaba a punto de morir.

Justo antes de exhalar su último aliento, Eddie miró a su fiel hermano y sonrió. “Frank”, dijo, “no me decepcionaste. Sabía que vendrías.


“No me decepcionaste. ¡Sabía que vendrías!”

A un niño le resulta difícil aprender aritmética. Estudia en casa y trabaja duro en la escuela, pero de alguna manera, simplemente no puede aprender aritmética. Se acercan los exámenes y no quiere suspender. Ese chico sabe que alguien lo ayudará. ¿Entonces, qué hace? Todas las noches después de la escuela, ese niño va a la iglesia. Se arrodilla frente al altar, le dice a Jesús que la aritmética es difícil para él y le ruega que lo ayude. ¿Y qué le dice Jesús a ese niño? “No me decepcionaste. Sabía que vendrías.

Domingo tras domingo venís a Misa. Sí, y muchos de vosotros, hijos, venís a Misa durante la semana. Es difícil levantarse por la mañana, pero te levantas y te corres de todos modos. Vienes porque sabes que la Misa es la mejor oración. Sabéis que la Misa os traerá mucha gracia. En medio de la Misa, suena una campana. El sacerdote eleva a Jesús por encima de vuestras cabezas. Miras a Jesús y Jesús te habla. ¿Qué dice Jesús? “No me decepcionaste. Sabía que vendrías.

Alguien está enfermo en casa. Quizás, tu padre y tu madre están preocupados por algo. Tal vez, quieres algo para ti. Necesitas ayuda. Necesitas la ayuda de un amigo, la ayuda de un verdadero amigo como Jesús. ¿A qué te dedicas? Recibiste a Jesús en la Sagrada Comunión. Entonces, antes de que siquiera pidas algo, ¿cómo te muestra Jesús que Él es tu amigo? Pues, Sus primeras palabras te llenan de esperanza. “No me decepcionaste. Sabía que vendrías.

Pintura de niño rezando Pintura de Roberto Ferruzzi

Si yo fuera un artista y me pidieran que pintara el mejor cuadro del mundo, ¿cuál crees que sería mi cuadro? ¿Sería una foto de un niño recibiendo su Primera Comunión? No, no lo haría. ¿Sería una foto de un sacerdote diciendo su primera Misa? No, esa no sería mi foto. ¿Sería una foto de un bebé sonriente o una hermosa rosa? No, mi foto no sería ninguna de estas.

Si yo fuera un artista, y si me pidieran que pintara el mejor cuadro del mundo, pintaría un cuadro de un niño pequeño. ¡Un niño pequeño arrodillado solo en una gran iglesia! ¡Un niño pequeño cuyos ojos miraron hacia el altar! ¡Un niño hablando con Dios! Sería la imagen de un niño que había visitado a Jesús a menudo. Un niño que a menudo había oído decir a Jesús:

“No me decepcionaste. Sabía que vendrías.

Hijitos, Jesús está aquí en nuestro altar. Jesús quiere mantenerse cerca de ti y quiere que tú te mantengas cerca de Él. [Like the brothers wanted to be close to each other] Jesús quiere que lo visites a menudo. Él quiere que vengas a Misa. Él quiere que lo recibas en la Sagrada Comunión.

Recuerda, Jesús es TU Amigo. ¡No lo descuides!


Nota: Tomado del libro "Siguiendo su camino" por el padre Brennan

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Los Dos Hermanos puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. “No me decepcionaste. ¡Sabía que vendrías!”
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información