Meditaciones Sobre La Ascensión De Nuestro Señor Jesucristo


—Tomado de La Mística Ciudad de Dios por Ven. María de Ágreda*

Habiendo cumplido todo lo que estaba escrito y profetizado acerca de Su venida al mundo, Su Vida, Muerte y Redención del hombre, Él (Nuestro Señor Jesucristo) selló todos los misterios y apresuró el cumplimiento de Su promesa, según la cual Él fue , con el Padre, para enviar el Paráclito sobre Su Iglesia después de que Él mismo hubiera ascendido al cielo. — Juan 16:7

Para celebrar este día festivo y misterioso, Cristo Nuestro Señor eligió como testigos a las ciento veinte personas, a quienes, como se ha dicho en el capítulo anterior, les había hablado en el Cenáculo. Eran María santísima, los once Apóstoles, los setenta y dos discípulos, María Magdalena, Lázaro su hermano, las demás Marías y los fieles hombres y mujeres que formaban el mencionado número de ciento veinte.


Una procesión privilegiada

Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo al Cielo

Con este pequeño rebaño, nuestro divino Pastor Jesús salió del Cenáculo y, con su Santísima Madre a su lado, los condujo a todos por las calles de Jerusalén.

Los Apóstoles y todos los demás en orden, fueron en dirección a Betania, que estaba menos de media legua sobre la cumbre del monte de los Olivos. La compañía de ángeles y santos del limbo y del purgatorio siguió al Vencedor con nuevos cánticos de alabanza, aunque sólo María tuvo el privilegio de verlos.

La Resurrección de Jesús de Nazaret ya fue divulgada en Jerusalén y Palestina. Aunque los príncipes y sacerdotes pérfidos y maliciosos habían difundido el falso testimonio de que Sus discípulos lo habían robado, muchos no aceptaron su testimonio ni le dieron ningún crédito.

Estaba divinamente dispuesto que ninguno de los habitantes de la ciudad, y ninguno de los incrédulos o escépticos, prestara atención a esta santa procesión, o estorbara su camino desde el Cenáculo.

Monte de los Olivos en Israel hoy Monte de los Olivos en Israel hoy

[T]hey todos subieron al monte de los olivos a su punto más alto. Entonces la Madre santísima se postró a los pies de su Hijo adorándolo con admirable humildad, lo adoró como verdadero Dios y como Redentor del mundo, pidiéndole su última bendición. Todos los fieles allí presentes la imitaron e hicieron lo mismo.

Llorando y gimiendo, preguntaron al Señor si ahora restauraría el reino de Israel (Hechos 1:6).

El Señor respondió que esto era un secreto del Padre eterno y que no se les debía dar a conocer. Por ahora era necesario y conveniente que recibieran el Espíritu Santo y predicaran en Jerusalén, en Samaria y en todo el mundo, los misterios de la Redención del mundo.


los cielos abiertos

Jesús, después de despedirse de esta santa y afortunada reunión de los fieles, resplandeciendo su rostro de paz y majestad, juntó sus manos y, por su propio poder, comenzó a levantarse de la tierra, dejando en ella la impresión de sus sagrados pies. El Salvador Jesús atrajo tras de Sí también los coros celestiales de los ángeles, los santos Patriarcas y los demás santos glorificados, algunos de ellos en cuerpo y alma, otros sólo en cuanto a su alma. Todos ellos en orden celestial fueron levantados juntos de la tierra, acompañando y siguiendo a su Rey, su Jefe y Cabeza.

Nuestro Señor Ascendiendo al Cielo

El sacramento nuevo y misterioso, que la diestra del Altísimo obró en esta ocasión para su Madre santísima, fue que la resucitó con Él para ponerla en posesión de la gloria que le había asignado como suya. verdadera Madre y que Ella tenía por Sus méritos preparada y ganada para Sí. El poder divino permitió a la Santísima Madre milagrosamente estar en dos lugares a la vez (bilocación); permaneciendo con los hijos de la Iglesia para su comodidad durante su estancia en el Cenáculo y al mismo tiempo ascendiendo con el Redentor del mundo a Su trono celestial, donde permaneció tres días.

En medio de este jubileo y otros regocijos que excedían todas nuestras concepciones, esa nueva procesión divinamente dispuesta se acercó a los cielos. Entre los dos coros de ángeles y santos, hizo su entrada Cristo y su Santísima Madre. Todos en su orden dieron honor supremo a cada uno respectivamente ya ambos juntos, prorrumpiendo en himnos de alabanza en honor de los Autores de la gracia y de la vida. Entonces el Padre eterno puso sobre el trono de su divinidad a su diestra al Verbo encarnado, y en tal gloria y majestad, que llenó de nueva admiración y temor reverencial a todos los habitantes del cielo.


María saludada por la Trinidad

En esta ocasión la humildad y sabiduría de nuestra prudentísima Reina llegó a su punto más alto; porque, abrumada por tan divinos y admirables favores, se cernía sobre el estrado del trono real, aniquilada en la conciencia de ser una mera criatura terrenal.

Coronación de la Santísima Virgen María

Postrada adoraba al Padre y prorrumpía en nuevos cánticos de alabanza. Nuevamente los ángeles y santos se llenaron de admiración y gozo al ver la prudentísima humildad de su Reina, cuyo vivo ejemplo de virtud, como en aquella ocasión exhibieron, emularon entre sí. Entonces se escuchó la voz del Padre eterno que decía: “¡Hija mía, sube más alto!” También la llamó su divino Hijo, diciendo: “Madre mía, levántate y toma posesión del lugar, que te debo por haberme seguido e imitado. El Espíritu Santo dijo: “¡Esposa mía y Amada, ven a mis abrazos eternos!”.

Inmediatamente se proclamó a todos los bienaventurados el decreto de la Santísima Trinidad, por el cual la Santísima Madre, por haber dado su propia sangre vital para la Encarnación y por haberle nutrido, servido, imitado y seguido con toda la perfección posible para criatura, fue exaltada y puesta a la diestra de su Hijo por toda la eternidad. Ninguna otra de las criaturas humanas debería jamás ocupar ese lugar o posición, ni rivalizar con Ella en la gloria indefectible relacionada con él; pero debía ser reservado a la Reina y ser su posesión por derecho después de su vida terrenal, como de quien sobrepujaba preeminentemente a todos los demás santos.


El mayor sacrificio de todos

En cumplimiento de este decreto, María Santísima fue elevada al trono de la Santísima Trinidad a la diestra de su Hijo.

virgen en las nubes

Al mismo tiempo, Ella, con todos los santos, fue informada, que se le había dado posesión de este trono no sólo para todas las edades de la eternidad, sino que se le dejaba a Su elección permanecer allí aún ahora y sin volver a la tierra. tierra. Porque era la voluntad condicional de las Personas divinas, que en lo que a Ellas se refería, Ella debería permanecer ahora en ese estado.

Para que ella pudiera hacer su propia elección, se le mostró de nuevo el estado de la Iglesia sobre la tierra, la condición huérfana y necesitada de los fieles, a quienes se le permitió asistir libremente. Este admirable proceder de la divina Providencia había de dar a la Madre de la Misericordia una ocasión de ir más allá, por así decirlo, incluso de sí misma haciendo el bien y complaciendo al género humano con un acto de amor semejante al de su Hijo al asumir un estado pasible y en suspensión de la gloria debida a Su cuerpo durante y para nuestra Redención.

La Santísima Madre lo imitó también en esto, para ser en todo como el Verbo encarnado. La gran Señora, pues, teniendo claramente ante Sus ojos todos los sacrificios comprendidos en esta proposición, abandonó el trono y, postrándose a los pies de las Tres Personas, dijo:

"Dios eterno y todopoderoso, mi Señor, aceptar de una vez esta recompensa, que tu bondad condescendiente me ofrece, sería asegurar mi descanso; pero volver al mundo y continuar trabajando en la vida mortal por el bien de los hijos de Adán y los fieles de tu santa Iglesia, sean para gloria y según el agrado de tu majestad y beneficien a mis hijos peregrinos y desterrados en la tierra, acepto este trabajo y renuncio por ahora a la paz y gozo de tu presencia. Bien sé lo que poseo y recibo, pero lo sacrificaré para promover el amor que Tú tienes por los hombres Acepta, Señor y Dueño de todo mi ser, este sacrificio y haz que Tu fuerza divina gobierne en la empresa que se me confía. Que se propague la fe en Ti, que se exalte tu santo nombre, que se ensanche tu santa Iglesia, que la adquiriste con la sangre de tu Unigénito y la mía; me ofrezco de nuevo a trabajar por tu gloria y por la conquista de las almas, en la medida de mis posibilidades".

Tal fue el sacrificio hecho por la amantísima Madre y Reina, mayor que nunca concebido por criatura alguna, y fue tan grato al Señor, que inmediatamente lo recompensó operando en Ella aquellas purificaciones e iluminaciones necesarias para la visión de la divinidad Así elevada Ella participó de la visión beatífica y se llenó de esplendor y dones celestiales, más allá del poder del hombre para describir o concebir en la vida mortal.


de vuelta en la tierra

Para terminar este capítulo, y con él esta segunda parte, vuelvo a la congregación de los fieles, que tan tristes dejamos en el monte de los Olivos. María santísima no los olvidó en medio de su gloria. Mientras estaban llorando y perdidos en el dolor y como absortos en mirar las regiones aéreas, en las que su Redentor y Maestro había desaparecido, Ella volvió Sus ojos sobre ellos desde la nube en la que había ascendido, para enviar ellos Su ayuda. Conmovida por su dolor, rogó amorosamente a Jesús que consolara a estos pequeños, a quienes Él había dejado huérfanos sobre la tierra.

Movido por las oraciones de su Madre, el Redentor del género humano hizo descender a dos ángeles con vestiduras blancas y resplandecientes, que se aparecieron a todos los discípulos y fieles y les hablaron:

"Varones galileos, no miréis al cielo con tanto asombro, porque este Señor Jesús, que se apartó de vosotros y ha subido al cielo, volverá con la misma gloria y majestad con que le habéis visto" — Hechos 1:11

Con tales palabras y otras que añadían consolaban a los Apóstoles y discípulos ya todos los demás, para que no desfallecieran, sino que en su retiro esperaran la venida y el consuelo del Espíritu Santo prometido por su divino Maestro.

Dos ángeles


*María de Ágreda

Venerable María de Ágreda Venerable María de Ágreda

María de Agreda nació en Agreda en España en 1602, de padres nobles. A los diecisiete años, María ingresó en el convento de las Clarisas de la Inmaculada Concepción en Ágreda.

Recibió revelaciones especiales sobre la vida de la Virgen Madre de Dios, las cuales registró en un libro llamado La Ciudad Mística de Dios.

María murió en la mañana de Pentecostés, el 24 de mayo de 1667. Su cuerpo permanece incorrupto hasta el día de hoy.


Texto adaptado por Tonia Long

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Meditaciones Sobre La Ascensión De Nuestro Señor Jesucristo puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Una procesión privilegiada
  2. los cielos abiertos
  3. María saludada por la Trinidad
  4. El mayor sacrificio de todos
  5. de vuelta en la tierra
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información