Modestia En El Vestir Y Amor A Dios

El pudor en el vestir y el amor a Dios es una forma eficaz de defender a la Familia

“Me encanta la vulgaridad. El buen gusto es muerte, la vulgaridad es vida". 1 Estas palabras de la diseñadora de moda inglesa Mary Quant, quien se atribuyó el mérito de haber inventado la minifalda y los pantalones cortos, revelan uno de los aspectos más importantes, aunque pocas veces señalado, de la “revolución de la moda” que comenzó en los años sesenta: la vulgaridad.

De hecho, las modas han tendido cada vez más hacia la vulgaridad. Es una vulgaridad que pisotea no sólo el buen gusto y el decoro sino que refleja una mentalidad opuesta a todo orden y disciplina y a todo tipo de contención, ya sea estética, moral o social, y que en definitiva sugiere un estándar de vida completamente “liberado”. conducta.


¿Son la comodidad y la practicidad criterios supremos?

Santa Teresa Santa Teresa, el rostro de la modestia

La justificación para introducir faldas cada vez más cortas fue “ser prácticas y liberadoras, permitiendo a las mujeres la capacidad de correr para tomar un autobús”. 2 La noción de que la comodidad, la practicidad y la libertad de movimiento deben ser los únicos criterios para vestir ha llevado a una ruptura en el estándar general de sobriedad y elegancia, por no hablar de las normas de modestia.

Así, la vestimenta informal, al ser más cómoda y práctica, se convierte cada vez más en la norma independientemente del sexo, la edad y las circunstancias de las personas. Los jeans y la camiseta (anteriormente una pieza de ropa interior) se convirtieron en parte del atuendo común.

Aunque uno puede usar ropa menos formal en momentos de ocio, esta ropa no debe dar la impresión de que uno está abandonando su dignidad y seriedad. No deben dar la idea de que uno está realmente de vacaciones de sus principios.

En el pasado, incluso la ropa de ocio, aunque más cómoda, mantuvo la dignidad que nunca se debe abandonar.

Es curioso notar que muchas empresas exigen a sus empleados el uso de trajes de negocios para transmitir una imagen de seriedad y responsabilidad. Esta es la prueba de que la ropa sí transmite un mensaje. Pueden expresar seriedad y responsabilidad o por el contrario, inmadurez y descuido.


Atuendo unisex

La premisa de que la comodidad y la practicidad deben presidir la elección de la ropa tuvo otra consecuencia: la ropa ya no refleja la propia identidad. En otras palabras, ya no indican la posición social de una persona, la profesión o incluso características más fundamentales como el sexo y la edad.

Así, la vestimenta unisex se ha generalizado: los jeans y los shorts han llegado a ser usados ​​por personas de ambos sexos y de todas las generaciones. Jóvenes y mujeres, jóvenes y ancianos, solteros y casados, maestros y estudiantes, niños y adultos, todos se mezclan y visten una misma ropa que ya no expresa lo que son, piensan o desean.


El hábito no hace al monje sino que lo identifica

Icono de un monje

Se podría objetar que “el hábito no hace al monje”. El hecho de que una persona vista con distinción y elegancia no significa, por sí solo, que tenga buenos principios y buen comportamiento.

Asimismo, el hecho de que una persona vista siempre ropa informal no indica necesariamente que tenga malos principios o una conducta reprobable. A primera vista, el argumento parece lógico e incluso obvio. Sin embargo, analizado en profundidad, no se sostiene.

Cierto, el hábito no hace al monje. Sin embargo, es un elemento fuerte que lo identifica. Además, influye no solo en la forma en que la gente mira al monje, sino también en la forma en que él se mira a sí mismo.

Nadie negará que la pérdida de identidad de muchas monjas y monjes acaecida en los últimos cuarenta años se debió en gran medida al abandono de los hábitos tradicionales, que expresaban adecuadamente el espíritu de pobreza, castidad y obediencia, así como un estilo de vida ascético. propio de las personas consagradas. 3


La necesidad de coherencia entre vestimenta y convicciones

Dada la unidad que existe en nuestras tendencias, principios, convicciones y comportamiento, la forma en que nos vestimos no puede dejar de influir en nuestra mentalidad.

Usar cierto tipo de ropa constituye una forma de comportamiento; y cuando la ropa ya no refleja adecuadamente nuestras tendencias, principios y convicciones, la mentalidad comienza a sufrir un cambio imperceptible para permanecer 'sincronizada' con la forma en que uno se presenta. Esto se debe a que la razón humana, por la fuerza de la lógica que le es inherente, busca naturalmente establecer la coherencia entre el pensamiento y la conducta.

Esta regla está magníficamente resumida en la célebre frase del escritor francés Paul Bourget: "Hay que vivir como se piensa, so pena de acabar tarde o temprano pensando como se ha vivido".

El proceso de transformación o erosión de los principios puede ser retardado o impedido por el fervor religioso de una persona, tendencias o ideas profundamente arraigadas y otros factores. Sin embargo, si no se elimina la incongruencia entre el comportamiento -reflejado en la forma de vestir- y los propios principios y convicciones, el proceso de erosión, por lento que sea, se vuelve inexorable.

“Las modas ofenderán mucho a Nuestro Señor.” —Santa Jacinta Marto


Fe Viva, Ropa Inadecuada

Esta sutil erosión se manifiesta a menudo por una pérdida de sensibilidad respecto a los puntos fundamentales de la propia mentalidad. Un ejemplo sería el respeto que se debe tener por lo sagrado.

Pintura de la Belle Epoque El hermoso, sencillo y modesto vestido de la Belle Epoque

De alguna manera, las concesiones al principio de que la comodidad debe ser la única regla del vestir han terminado por dar una nota casual a actividades más serias y santas.

¿Cómo se explica, por ejemplo, que personas que tienen verdadera fe en la Presencia Real de Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento, y que hacen sacrificios admirables para frecuentar la adoración perpetua, sin embargo no ven contradicción en presentarse ante el Santísimo Sacramento en pantalones cortos como si estuvieran de picnic?

La misma persona que aparece así vestida para la adoración perpetua nunca se pondría esa ropa para una audiencia, digamos, con la reina Isabel II. Esta contradicción muestra cómo, aunque la persona ha mantenido su fe, hasta cierto punto la noción de la majestad del Sacramento del Altar, la Presencia Real, se ha desvanecido de su alma.


Igualitarismo....

Hay una tendencia general en nuestro tiempo a instaurar un igualitarismo radicalísimo en todos los niveles de la cultura y de las relaciones sociales entre los sexos, e incluso, en la tendencia del igualitarismo, entre hombres y animales. 4

En el vestir, este igualitarismo se manifiesta en la creciente proletarización, el establecimiento de modas unisex y la abolición de las diferencias entre generaciones. El mismo atuendo puede ser usado por cualquier persona sin importar su posición, edad o circunstancia (por ejemplo, en un viaje, una ceremonia religiosa o civil).

El caos reina hoy en los dominios de la moda. A menudo es difícil distinguir, por su vestimenta, a los hombres de las mujeres, a los padres de los niños, a una ceremonia religiosa de un picnic. Los cortes de pelo y los peinados siguen la misma tendencia a confundir edad y sexo ya romper con los cánones de elegancia y buen gusto.


....Eso lleva a la infantilización

Uno de los aspectos que más se destacan en los dictados modernos de la moda es el deseo de crear una ilusión de eterna juventud, incluso de adolescencia perpetua sin responsabilidades, fenómeno que ha sido llamado el “Síndrome de Peter Pan”. 5

La moda moderna muestra una tendencia a infantilizar a las personas. Una crítica de moda brasileña se expresó así: “Hace mucho tiempo que vemos en las pasarelas, tanto internacionales como nacionales, modas que deberían ser exhibidas en la Expo Infantil, tal es el nivel de infantilización que sugieren. Estilistas de más de 25 años diseñaban (y usaban) prendas que podían usar los niños en una guardería”. 6


La modestia es esencial para la castidad

Además de la tendencia extravagante, igualitaria e infantilizadora de la moda moderna, hay que considerar el ataque a la virtud y la total falta de pudor.

El cuerpo humano tiene su belleza, y esta belleza nos atrae. Debido al desorden que el Pecado Original dejó en el hombre, el desorden de la concupiscencia, el deleite en la contemplación de la belleza corporal, y particularmente del cuerpo femenino, puede llevar a la tentación y al pecado.

Eso no quiere decir que algunas partes del cuerpo sean buenas y se puedan mostrar y otras sean malas y se deban cubrir. Tal declaración es absurda y nunca fue parte de la doctrina de la Iglesia. Todas las partes del cuerpo son buenas, porque el cuerpo es bueno en su totalidad, habiendo sido creado por Dios. Sin embargo, no todas las partes del cuerpo son iguales, y algunas excitan más el apetito sexual que otras. Por lo tanto, exponer esas partes a través de semidesnudos o atrevidos vestidos escotados o usar ropa tan ajustada como para acentuar la anatomía presenta un grave riesgo de causar excitación, particularmente en los hombres en relación con las mujeres.

Por lo tanto, la ropa debe cubrir lo que se debe cubrir y resaltar lo que se puede enfatizar. Cubrir el rostro de una mujer, como hacen los musulmanes, muestra bien la falta de equilibrio de una religión que no entiende la verdadera dignidad humana. El rostro, la parte más noble del cuerpo porque refleja con mayor perfección el alma espiritual, es precisamente la parte que más destaca en los hábitos tradicionales de las monjas.

Así como la ropa masculina debe enfatizar el aspecto varonil propio del hombre, la moda femenina debe manifestar gracia y delicadeza. Y en este sentido, tener el pelo más largo es un adorno natural para enmarcar el rostro de una mujer.


Inmoralidad en las modas y destrucción de la familia

El atuendo que no muestra el respeto de sí mismo como ser inteligente y libre (y, por el bautismo, como hijo o hija de Dios y templo del Espíritu Santo), contribuye en gran medida a la actual destrucción de la familia. . Lo hace favoreciendo las tentaciones contra la pureza. Lo hace también por su vulgaridad y puerilidad que corroe la noción de la seriedad de la vida y la necesidad de la ascesis (autodisciplina), elementos todos ellos fundamentales para mantener la cohesión y estabilidad familiar.

La lucha por la restauración de la familia oponiéndose al aborto, la anticoncepción y la homosexualidad será mucho más eficaz si se hace junto con los esfuerzos por restaurar la sobriedad, la modestia y la elegancia en el vestir.

“Las modas ofenderán mucho a Nuestro Señor”. —Santa Jacinta Marto


El vestido y el amor de Dios

El papel de la ropa no es solo proteger el cuerpo de los elementos, sino también servir como adorno y simbolizar las funciones, características y mentalidad de alguien. El atuendo no solo debe ser digno y decente, sino también lo más hermoso y elegante posible (lo que requiere más buen gusto que dinero).

Si el “camino de la belleza” nos lleva a Dios viéndolo como la causa ejemplar de la Creación, el “camino de la fealdad” nos aleja del Creador y nos coloca en la pendiente resbaladiza del pecado. Por eso la fealdad es el símbolo mismo del pecado y está tan bien expresada por la expresión “feo como el pecado”.


Notas al pie:

  • 1 Mary Quant habla con Alison Adburgham, martes 10 de octubre de 1967,
  • 2 Cf.,
  • 3 Afortunadamente, desde hace algún tiempo se ha producido una sana reacción contra el abandono del hábito tradicional, hecho que ha hecho aumentar el número de vocaciones. Según un libro publicado recientemente, las “comunidades de hermanas cuyos miembros visten un hábito religioso identificable” son las más florecientes y atraen más a las mujeres jóvenes. (El libro dice que las mujeres jóvenes se sienten atraídas por las órdenes cuyos miembros usan hábitos, SNC,
  • 4 Cf. Plinio Corrêa de Oliveira, Revolución y Contrarrevolución,
  • 5 Cf. Dr. Dan Kiley, El síndrome de Peter Pan: hombres que nunca han crecido, Dodd, Mead & Company, Nueva York, 1983.
  • 6 Gloria Kalil, Os kidults ea moda Alô Chics!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Modestia En El Vestir Y Amor A Dios puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. ¿Son la comodidad y la practicidad criterios supremos?
  2. Atuendo unisex
  3. El hábito no hace al monje sino que lo identifica
  4. La necesidad de coherencia entre vestimenta y convicciones
  5. Fe Viva, Ropa Inadecuada
  6. Igualitarismo....
  7. ....Eso lleva a la infantilización
  8. La modestia es esencial para la castidad
  9. Inmoralidad en las modas y destrucción de la familia
  10. El vestido y el amor de Dios
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información