Nuestra Señora Auxiliadora Y Callejón Sin Salida

La misericordia de Nuestra Señora es tan grande, que si el mismo Judas Iscariote, después de haber vendido a Nuestro Señor y camino al lugar maldito donde se ahorcó, hubiera mantenido la esperanza en su insondable misericordia, ella lo hubiera perdonado.

Si la hubiera buscado y dicho: “No soy digno de acercarme a ti, no soy digno de mirarte, no soy digno de dirigirme a ti. Yo soy Judas, el inmundo... pero tú eres mi Madre, ¡ten piedad de mí!” Hubiera recibido amablemente a ese hombre, a ese hijo cuyo nombre es sinónimo de la más baja y repugnante torpeza hasta el punto de que nadie lo pronuncia sin extremo asco: Judas Iscariote... ¡hasta él!

¿Por qué es tan difícil tener esto en cuenta? Porque no vemos, y en nuestra miseria muchas veces somos de los que no creen porque no vemos. No dudamos, pero olvidamos. Nos sentimos tan alejados de Nuestra Señora y tan exiliados que decimos: “¿Pero es esto realmente así? Me han pasado tantas cosas malas y le pregunté y no me ayudó; ¿Por qué debo creer que voy a ser rescatado ahora? Ella es la Madre de la Misericordia a veces para algunos, a veces para mí, pero a veces no. ¿Cómo sé que recibiré ayuda en esta prueba que se avecina? ¡Oh Madre de la Misericordia!”

Es en estos momentos, más que nunca, que debemos rezar: ¡Auxilium Christianorum, ora pro nobis! Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros. En los momentos en que no comprendamos, no tengamos idea de cuál será la salida a la situación, eso debemos repetir con insistencia: ¡Auxilium Christianorum! ¡Auxilium Christianorum! ¡Auxilium Christianorum!


¡Qué hermosa es la calle sin salida!

Cada situación tiene una salida. A veces no vemos la solución que da, pero le está dando una salida monumental al problema. Y cuando recuerdo las catástrofes de mi vida, la historia de las recuperaciones, la historia del doloroso y glorioso “callejón sin salida”, vuelvo atrás y me pregunto: ¿Si ella me permitió elegir entre estos callejones sin salida o cualquier otro? ruta que imaginé, ¿cuál hubiera preferido?

Habría respondido: “¡Madre mía, si me das fuerzas, elijo el callejón sin salida!”.

Esta misteriosa calle sin salida; ¡la calle de la catástrofe aparente, la derrota, la destrucción y la victoria final! Qué hermoso es el callejón sin salida por la sublime sabiduría de Nuestra Señora. ¿Por qué? Porque es la avenida triunfal de Nuestra Señora. Ella abre los callejones sin salida. Ella es quien convierte este monstruoso callejón sin salida en una avenida abierta. Y así entendemos cómo funciona su providencia porque es una verdadera maravilla.

Por eso, por esta razón tan especial, debemos repetir siempre: ¡Auxilium Christianorum!

Los buenos en el mundo son tan perseguidos, tan aislados, a menudo tan interiormente tentados y hay tantas cosas que suceden dentro y alrededor de nosotros que sentimos la ira del enemigo en todo momento. ¿Cómo no rezar siempre: Auxilium Christianorum? Los buenos son los pocos que quieren demostrar que la victoria es suya. Nuestra insuficiencia proclama su victoria y canta su gloria. ¿Cómo no entusiasmarnos con la idea de que ella hizo tan pocos los buenos que ella podría ser tan grandemente glorificada?


Precedente Histórico: La Batalla de Lepanto

El resultado es que esta oración debe estar en nuestros labios en todo momento: ¡Auxilium Christianorum, ora pro nobis! Tenéis un ejemplo de ello en la Batalla de Lepanto tan ligada a la fiesta de hoy.1

Esto es lo que sucedió en la batalla de Lepanto: la flota católica era desproporcionadamente pequeña en comparación con la flota mahometana. Eso ya era algo difícil de entender: ¿No sería más comprensible que Nuestra Señora hubiera reunido una flota católica masiva, fuerte y magnífica para aplastar a los impíos seguidores de Mahoma? ¿Por qué no hizo esto?

No, era una flota pequeña, y casi se podría decir que era una flota desvencijada. Entonces llega la flota musulmana, forma una media luna y rodea a los católicos. Comienza la batalla. Durante la batalla, los católicos sufren varios reveses y, en un momento, ¡los católicos saltan al buque insignia enemigo y comienzan a atacar!

batalla de lepanto

Tienen algunos éxitos, la flota mahometana escapa. Los propios musulmanes no entienden bien por qué huyen. Pero en las crónicas encontradas por los mismos mahometanos, está escrito: La flota huyó porque una terrible Señora apareció en el cielo y los miró con una mirada tan amenazadora que huyeron.

Ahora entendemos por qué Nuestra Señora reunió a tan pocos católicos. ¿No era bueno para ellos enfrentar enormes riesgos? ¿No les vendría bien luchar como héroes en una situación más o menos desesperada contra un enemigo mucho más fuerte? Pero nunca dejaron de confiar en Nuestra Señora y el resultado es que ella apareció y ahuyentó a los musulmanes. ¡No hay nada más hermoso!

Ahora desviemos nuestra mirada de Lepanto hacia los esplendores del Vaticano. En una sala del Vaticano, un santo Papa, San Pío V, preside una reunión de cardenales y el foco principal de su atención está en esa flota que, con grandes dificultades diplomáticas, había logrado reunir.

El grueso de la flota estaba formado por barcos españoles que el rey Felipe II había tardado demasiado en despachar. Luego había algunos barcos de la República Serena de Venecia, y un número insignificante de pequeños barcos de la Santa Sede. La flota estaba bajo el mando de Dom John de Austria. Las naves de la Santa Sede estaban bajo el mando del Príncipe Colonna y el Papa guardaba todo eso en sus pensamientos.

En un momento, sin ninguna explicación, el Papa se aleja de la reunión de cardenales, se apoya en el alféizar de una ventana y se le ve con un rosario en las manos. Reza toda la coronilla, vuelve y dice: “Dom Juan ha obtenido una gran victoria; ¡La flota cristiana ha triunfado, la guerra ha sido ganada!” Don Juan de Austria luchó muy duro, fue un gran guerrero, un héroe.

En su tumba de El Escorial se puede leer su epitafio que contiene una frase de San Pío V sobre él: “Fuit homo missus a Deo cujus nomen erat Joannes” – Había un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan”, precisamente lo que dice el Evangelio de San Juan Bautista, aplicado a Dom Juan de Austria.

Pero, ¿quién fue el hombre que obtuvo de la Reina del Cielo descender a la batalla y derrotar al enemigo con su mirada? ¡Fue San Pío V, quien rezó el rosario a Nuestra Señora, Auxilium Christianorum!

Así que, mis queridos amigos, recemos Auxilium Christianorum! ¡Auxilium Christianorum! ¡Auxilium Christianorum! en todas las circunstancias de nuestra vida, para que cuando nuestra vida esté a punto de terminar, y estemos a punto de dar nuestro último aliento, podamos decir con confianza, ¡Auxilium Christianorum y el cielo pronto se abrirá para nosotros!


*Tomado de:

Nuestra insuficiencia proclama la victoria de Nuestra Señora Auxiliadora ~ Santo del día, miércoles 23 de mayo de 1984

Nota:

  • 1 La Batalla de Lepanto tuvo lugar el 7 de octubre de 1571, y la victoria católica se debió a la devoción al Rosario, encabezada por el Papa de la época, San Pío V, quien añadió la advocación Auxilium cristianorum a las Letanías de Nuestra Señora en reconocimiento por la victoria. A su vez, la fiesta de Nuestra Señora Auxiliadora fue introducida en el calendario litúrgico por decreto del Papa Pío VII en 1814 en reconocimiento a su liberación y feliz regreso a Roma tras un largo y doloroso cautiverio en manos de Napoleón Bonaparte.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Nuestra Señora Auxiliadora Y Callejón Sin Salida puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. ¡Qué hermosa es la calle sin salida!
  2. Precedente Histórico: La Batalla de Lepanto
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información