Nuestro Juicio

La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús


Ahora retírate por completo de un mundo depravado...

Porque, ¿en qué puedo confiar, cuando incluso mis buenas obras deben ser desconfiadas? ¿En qué fundaré mi esperanza? ¡Mirad! nada encuentro en lo que depositar una confianza segura, excepto en Tu Corazón.


1. La Voz de Jesús

Hija Mía, tan pronto como hayas ido a la eternidad, te encontrarás ante Mi tribunal, para dar cuenta de tu vida, y escuchar la decisión de tu suerte para siempre.

Yo Mismo, el Escudriñador y Conocedor de los corazones, a quien todo poder es dado en el cielo y en la tierra, presidiré este juicio.

Todos y cada uno, quieran o no, deben comparecer ante Mí, Juez de vivos y muertos, para recibir la sentencia final: ni es posible después apelar a otro tribunal.

Lo que es justo, yo juzgaré: ni con dádivas ni con promesas me conciliaré; ni las oraciones de nadie cambiarán Mi Corazón. ni seré movido por el arrepentimiento.

Ese día será un día de justicia, no de misericordia. Entonces cada uno recibirá conforme a sus obras.


2. Su juicio

¿Cuál será entonces tu sentimiento, Mi Niña, cuando estés sola ante la Majestad infinita, sin nada excepto tus obras, ya sean buenas o malas?

Entonces el diablo se levantará en juicio contra ti, y te acusará, listo para arrastrarte al infierno.

Tu Ángel de la Guarda se levantará contra ti, para dar testimonio de la verdad de lo que se trae contra ti.

No, incluso tu propia conciencia te acusará y te abrumará con alarma, pavor y terror.

Así acusado, sin nadie que tome tu defensa, te marchitarás de miedo; ni te atreverás a abrir tu boca.


3. Nada está oculto a Mis Ojos

Porque todas las cosas, ya sean conocidas o desconocidas, están a Mi vista; ni hay nada oculto a Mis ojos.

Sin embargo, buscando buscaré el corazón, desde el primer amanecer de su razón, hasta el último aliento de su vida.

De ella sacaré todo mal, sea público o privado; ya sea obra propia o ajena; ya sea grande o pequeño; todo lo que hayas cometido por pensamiento, palabra, obra y omisión.

Y no sólo de las cosas malas, sino también de las vanas, o ociosas, o inútiles, exigiré cuenta.

Más aún, la justicia misma juzgaré: pesaré en la balanza del santuario tus buenas obras, y veré lo que falta en ellas; ya sea en el motivo, en la manera de hacer, o en el fin pretendido, escudriñando si todo era sobrenatural y perfecto.

Entonces, muchas cosas que, durante la vida, parecían buenas, se encontrarán vacías y malas.

Entonces, las apariencias ostentosas de las virtudes de los tibios, se verán tal como son, y serán desechadas, como hojarasca seca, sólo apta para ser quemada.

Y buscando aún más, buscaré el fruto de todos los favores que hice, de todas las gracias, de todos los medios de salvación y perfección.

Sí, invocaré al tiempo mismo contra ti e investigaré a fondo de qué manera lo usaste.


4. Vida y muerte

¿Qué harás entonces, pecador, cuando incluso los justos difícilmente estarán seguros?

Sobre ti divisarás un cielo incierto, bajo el abismo que se abre; a tu derecha, Ángeles como testigos; a tu izquierda, demonios enfurecidos; ante ti, el Árbitro supremo de la vida y la muerte.


5. Mi Misericordia o Mi Justicia

¡Ay! Hija Mía, ahora actúa con cuidado, para que entonces puedas encontrar seguridad. Ahora es fácil, luego será imposible.

Sigue ahora las invitaciones de Mi misericordia, para que no sientas entonces la severidad de Mi justicia.

Ahora aléjate por completo de un mundo depravado, para que luego, con los mundanos reprobados, no seas forzado a escuchar: Apartaos, malditos, al fuego eterno.

Ahora, libre de todo lo terrenal, seguid a los santos, para que con ellos seáis dignos de oír: Venid, benditos de mi Padre, poseed el Reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.


6. La Voz del Discípulo

¡Oh Señor! ¡Cuánto mejor es aquí examinarme y juzgarme estrictamente, para que no pueda ser condenado ante Tu tribunal!

¡Cuánto mejor aquí para sopesar bien todos mis pensamientos, palabras y obras, para que pueda ver claramente si son buenos, si están completamente de acuerdo con Tu voluntad, si podrán soportar Tu búsqueda y merecer Tu ¡aprobación!

En la actualidad todavía hay remedio, pero en ese momento todo esfuerzo resultará inútil: ahora todavía se me ofrece misericordia, entonces la justicia tronará: Da cuenta de todo.

¡Señor, oh Señor! si te fijas en las iniquidades, ¿quién las soportará? Si buscas también las cosas indiferentes, sí, incluso las buenas, ¿quién podrá estar delante de ti?

¡Oh Jesús! Aunque interiormente me regocijo de que Tú y nadie más seas mi Juez, sin embargo, cuando pienso que estoy obligado a dar cuenta de cosas tan numerosas y tan terribles, tiemblo de miedo.

Porque, ¿en qué puedo confiar, cuando incluso mis buenas obras deben ser desconfiadas? ¿Sobre qué fundaré mi esperanza? ¡Mirad! nada encuentro en lo que depositar una confianza segura, excepto en Tu Corazón.

En esto, pues, esperaré: porque, aunque será entonces el Corazón de mi Juez, seguirá siendo el Corazón de mi Jesús, del que ama a los que le aman.

¡Oh mi Jesús! acordaos de vuestra palabra, en la cual me habéis dado esperanza; porque habéis dicho: Al que me ama, yo también le amaré.

Si te amo y soy amado por Ti, entonces seguramente no temeré venir y aparecer ante Ti.

He aquí, pues, lo que haré: te amaré, dulcísimo y amantísimo Jesús; Te amaré con todo mi corazón y te amaré todos los días de mi vida.


“Voz de Jesús” está tomado de la “Imitación del Sagrado Corazón” de Arnoudt, traducida del latín de JM Fastre; Benziger Bros. Copyright 1866

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Nuestro Juicio puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús
    1. Ahora retírate por completo de un mundo depravado...
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información