Parando Por Navidad...

...el "Sueño Audaz"

"Dios se nos manifestó de una manera maravillosa".

Es 25 de diciembre y el mundo se detiene por un breve momento. Solo puede ser una breve pausa el día de Navidad porque hay demasiadas cosas "importantes" que hacer, lugares a donde ir y gente que ver. Pero, antes de que el mundo deba volver a la frenética intemperancia del ajetreo y el bullicio diarios, este rápido respiro es suficiente para dar el más necesario y tranquilo respiro de cordura, paz y orden a nuestras agobiadas almas.

Por supuesto, el mundo no se detiene por voluntad propia. Incluso trata de obtener alguna ventaja de esta interrupción innecesaria haciendo frenéticos intentos de comercializar y secularizar la fiesta. A pesar de todo, la paz de la Navidad de alguna manera prevalece.

Adoración de los Magos

Parar por Navidad desafía al mundo moderno. Para aquellos enredados en nuestra sociedad secular, el nacimiento del Niño Jesús interrumpe sus vidas con consideraciones morales que preferirían no considerar. Para los ateos prácticos, la Navidad es una curiosidad que provoca dolorosos recuerdos de inocencia perdida hace mucho tiempo.

Los cristianos superficiales encuentran en la fiesta un momento sentimental para una vaga alegría que prefieren no profundizar. Todos estos están de alguna manera amenazados por la fecha; sin embargo, todos se ven obligados, dispuestos o no, a detenerse para observarlo.

Sin embargo, los cristianos fieles en todas partes no se ven amenazados sino fortalecidos por la Navidad. Nos detenemos porque la Navidad nos recuerda que estamos llamados a vivir en la presencia de un Dios Todopoderoso de infinita grandeza y majestad. Este hecho provoca en nosotros una sensación de asombro ante el inmenso abismo entre el Creador y sus criaturas.

Al ver nuestro asombro y nuestro deseo de comprenderlo, Dios se nos manifestó de una manera maravillosa. Incita en nosotros grandes aspiraciones o sueños de un mundo mejor por venir. Él salvó el abismo al presentarnos lo que el pensador católico Prof. Plinio Corrêa de Oliveira llamó el “El sueño más sorprendente, indiscutible y audaz imaginable”.

Ese sueño fue el hecho de que el Verbo se hizo Carne y habitó entre nosotros. En la noche de Navidad, escuchamos la antífona que proclama esta atrevida realidad: Puer natus est nobis, Et filius datus est nobis, “Porque un niño nos es nacido, y un hijo nos es dado”.(Isaías 9:6)

En aquella noche inefable en que nació nuestro Salvador de María Siempre Virgen, se hizo posible una inmensa imposibilidad: nació el Dios-Hombre y se nos reveló. En esa noche santa y silenciosa, se puede sentir la dulzura y la perfección que emanaba del Divino Niño en el pesebre de Belén. Aquel que parecía tan inaccesible, de repente se hizo accesible a todos, reyes y pastores. El que parece tan débil se volvió lo suficientemente poderoso como para detener al mundo entero en los siglos venideros.

Para honrar la grandeza de ese momento sublime, debemos detenernos no solo una vez sino todos los años para maravillarnos de este hecho que solo aumenta nuestro asombro ante este Dios bueno que nos dio a Su Hijo Unigénito.

Sin embargo, todavía hay una razón mayor para que nos detengamos y nos maravillemos. El Nacimiento de Cristo también señaló la venida de un Redentor que, por amor a nosotros, restablecería el vínculo roto por nuestros primeros padres. En ese nacimiento maravilloso y gozoso, encontramos prefigurados los dolores de su Pasión. Nos detenemos y adoramos a Aquel que nació para que fuésemos redimidos, salvados y unidos a El por toda la eternidad.

Finalmente, nos detenemos porque la Navidad significa mucho más que nuestra salvación personal. Cristo hizo posible una civilización que llamamos cristiana. Desde la pobreza del pesebre de Belén se nos abrió un cauce de gracia inmensamente rico. Del Cielo descendieron torrentes de bendiciones, que allanaron el camino para los sueños más audaces y las inmensas posibilidades de un mundo centrado en los sublimes principios, virtudes y enseñanzas del Evangelio. En la cristiandad se hizo posible practicar los Mandamientos y los consejos evangélicos, dentro de un orden que el mundo pagano entonces juzgaba (y la pesadilla neopagana de hoy juzga todavía) imposible.

Niño Jesús

Es por eso que todo el mundo se detiene por Navidad. La poderosa imagen del Niño Jesús todavía tiene la capacidad de capturar la imaginación moderna aunque sea por un breve momento, en medio de un mundo de pecado y distracciones. Durante la estación bendita, la gracia de Dios aún se extiende y atrae hacia Él a todos los hombres de buena voluntad a pesar de tanto rechazo.

Otros se detienen por las razones equivocadas. Lamentablemente, algunos ateos o racionalistas se detienen simplemente para sonreír ante tales consideraciones. No se dan cuenta de que, al limitarse a sus cavilaciones estériles, abrazan la visión estrecha de un mundo desalmado, pragmático y desprovisto de asombro.

Pero para aquellos de nosotros que celebramos una Feliz Navidad (y no unas festividades infelices), nos detenemos en este momento todos los años para recrear un maravilloso mundo maravilloso expresado visiblemente por árboles decorados, belenes y alegres villancicos que reflejan esta gozosa realidad de la venida de Cristo.

Más importante aún, recogemos en nuestra alma la paz del Niño Jesús que nos llama a volver al orden realineándonos para vivir en función de un mundo creado por Dios, vuelto hacia Dios, y donde Dios se muestra interviniendo activamente por amor a nosotros.


Si quieres conocer otros artículos parecidos a Parando Por Navidad... puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. ...el "Sueño Audaz"
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información