Pregúntale A Los Difuntos

La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús


Pregúntale a los difuntos qué piensan del mundo

Si te apegas al mundo, dejas de ser cristiano.

1. La Voz de Jesús

Hija Mía, el mundo entero está hecho de engaños, y con sus artes y artimañas atrae hacia sí a los incautos.

Ofrece al hombre placeres, honores y riquezas; y dice: Todo esto te daré, si me sirves.

Pero atiende tú, no a lo que promete, sino a lo que da.

Mediante la engañosa esperanza de cosas placenteras, somete a sus devotos a la cruel tiranía de las pasiones, y de allí los conduce a las incesantes torturas de los aguijones de la conciencia.

¿Encontraste alguna vez a un mundano, incluso al más afortunado, cuyo corazón estuviera satisfecho en todos los sentidos? ni hallarás a tal, aunque busques por toda la tierra.

El mundo, en efecto, promete cosas buenas; pero, en realidad, sólo otorga verdaderos males; porque lo que da, hace al hombre malo, y de ninguna manera le impide ser verdaderamente infeliz.


2. La Voz del Discípulo

Sin embargo, oh Señor, los mundanos frecuentemente obtienen posesión de aquellas cosas que codician; y, por lo tanto, se preocupan poco por las angustias espirituales del corazón.

La Voz de Jesús

Aun así, Mi Niña: concediendo que abunden en cualquier cosa que deseen en este mundo; como los poseen con un afecto desmesurado, y los abusan; sin embargo, no los disfrutan, excepto por su presente y futura infelicidad.

Además, parecen, en verdad, no preocuparse por las torturas interiores del alma; pero, Hija Mía, si pudieras mirar, como Yo lo hago, en sus corazones, verías cuántas cosas sufren dentro, que se empeñan en ocultar exteriormente, y concluirías que la felicidad del hombre consiste, no en tener abundancia de las cosas de este mundo, sino en esto, que mantenga su corazón libre de todo objeto mundano, y tranquila y permanentemente satisfecho en Mí.

Además, ¿hasta cuándo durarán estas cosas de los mundanos? ¡Mirad! Todavía un poco de tiempo, y la eternidad los llamará a aparecer. ¿De qué, pues, les servirá la abundancia de delicias y otras cosas? Dejarán el mundo, sin llevar consigo nada, excepto la carga de sus pecados.

¿Estarías entonces dispuesto, por el mal uso de las cosas del tiempo, a perder el uso de las de la eternidad? ¿O, por las falsas posesiones de la tierra, perder las verdaderas riquezas del cielo?


3. Las aguas del Bautismo

Hija Mía, si te apegas al mundo, de hecho dejas de ser cristiano, y renuncias a la posesión de todos los privilegios que pertenecen a ese noble nombre.

Porque, en tu nuevo nacimiento, en las aguas del Bautismo, por una solemne promesa hecha ante el cielo y la tierra, renunciaste al mundo y su maldad; ni Yo, sin esa promesa, te hubiera adoptado como Mi Hijo.

Si, después de esto, te pasas de nuevo al partido del mundo, no sólo eres infiel, sino incluso peor que los paganos, que no hicieron tal promesa.

Porque es mejor no prometer, que no cumplir lo prometido.


4. Pregúntale a los difuntos

Pregúntale a los difuntos qué piensan del mundo. Los elegidos responderán que su felicidad comenzó desde el momento en que aprendieron a despreciar las cosas de la tierra: y los réprobos responderán que fueron engañados y arruinados por el mundo.

Tú misma, Mi Niña, deberás, un día, pensar y experimentar acerca del mundo, una u otra de estas cosas.

Sé oportunamente sabia, Mi Niña, no sea que de aquí en adelante sientas penas inútiles: sigue las huellas de los Santos, retirando tu corazón del mundo, y guardando tus afectos de su contagio.


5. Desconectarse del mundo

Usa las cosas de este mundo, como si no las usaras; y, mientras pisas la tierra con tu pie, ten tu corazón en el cielo. Cuanto más te alejes de las criaturas, más te acercarás al Creador; y tanto más propio serás para recibir los dones divinos.

Si tu corazón está completamente desvinculado del mundo, lejos de ser dañino para ti, el mundo mismo estará, de muchas maneras, subordinado a tus intereses.

¡Oh, cuán bajo se volvería el mundo entero ante tus ojos, si consideraras debidamente lo que te espera en la eternidad!


6. La Voz del Discípulo

En verdad, oh Señor, el mundo es un engañador. Así lo he experimentado, para mi propia pérdida.

Cuando me ofreció sus propios favores, loco como estaba, creí que así sería feliz. Pero ¡Ay! ¡Cuán grandemente fui engañado! ¡Cuán verdaderamente desdichado fui, aun cuando, embriagado de amor mundano, me creía muy feliz!

El hombre animal dentro de mí, me hizo imaginar que yo era feliz, mientras me alimentaba de las cáscaras, que el mundo arrojaba ante mí; y, a pesar mío, gemí muchas veces bajo la degradación de mi esclavitud, bajo el peso de la miseria de mi corazón.

Reconozco plenamente ahora, que yo mismo fui el autor de mi propia infelicidad; y que no puedo, con justicia, culpar a nadie excepto a mí mismo.

Por cuanto no quise servirte con gozo y alegría de corazón, en medio de la abundancia de todas las cosas, me hice esclavo de tu enemigo y del mío, a quien serví en el hambre y la sed y en toda necesidad, en la medida en que yo incluso encantado de llenarme con la comida de los animales más viles.


7. ¡Ten piedad de mí, oh mi Salvador!

¡Ojalá, oh Señor, pudiera borrar del número de mis años aquellos durante los cuales, alejado de Ti, serví al mundo!

¿Qué fruto cosecho ahora de ellos, excepto amargura, aguijones de conciencia, angustia de corazón, pecados que deben ser expiados, ya sea en esta vida por el dolor, o ser lamentados en vano en la otra?

¡Ten piedad de mí, oh mi Salvador! Y perdóname todas mis ofensas, que cometí siguiendo al mundo, y que ahora detesto desde lo más profundo de mi corazón.

No sufras más, te suplico, que mi corazón se aferre de nuevo a cualquier cosa, incluso al objeto más pequeño, de este mundo inicuo: retíralo por completo, con todos sus afectos, del falso oropel de la tierra, que no contiene más que engaño, vacío, y aflicción de corazón.


“Voz de Jesús” está tomado de la “Imitación del Sagrado Corazón” de Arnoudt, traducida del latín de JM Fastre; Benziger Bros. Copyright 1866

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Pregúntale A Los Difuntos puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús
    1. Pregúntale a los difuntos qué piensan del mundo
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información