Sacando Malas Hierbas Espirituales Desagradables Del Alma

El hombre moderno tiene una cierta comprensión de las virtudes. Cuando se les pregunta por ellos, inmediatamente vienen a la mente la mansedumbre y la bondad, incluso la justicia y la fortaleza. Sin embargo, hay una virtud que es casi completamente desconocida. Esta virtud, que "... comprende el resto, o suple todo lo que les falta",1 es vigilancia.

La palabra vigilancia significa una vigilancia cercana y alerta contra el peligro. Cuando se aplica a la vida espiritual, significa la virtud por la cual el hombre dirige esta vigilancia contra las tres cadenas que lo empujan hacia la condenación: el mundo, la carne y el demonio.

Como un ejército sin centinela, el hombre que carece de vigilancia está indefenso frente a los continuos asaltos desatados por el demonio. En el Huerto de los Olivos, Nuestro Señor advirtió a los apóstoles con este fin: "Velad y orad para que no entréis en tentación". Mateo 26:41


Tres pasos para la vigilancia

Para entender mejor la vigilancia, y por lo tanto simplificar su práctica, el gran pensador católico, Plinio Correa de Oliveira lo dividió en tres pasos principales: sospecha, vigilancia y pugnacidad.

1. Sospecha

Intentando destruir las nociones del bien y del mal en el hombre, la Revolución2 niega la existencia del pecado original. Como resultado, el hombre moderno no se preocupa por caer en el pecado y se sumerge en un mundo de modas inmodestas, pornografía y muchas otras ocasiones de pecado.

Por otra parte, la Iglesia enseña que después del Pecado Original las inclinaciones del hombre son tan corruptas y sus pasiones tan desordenadas que es incapaz de mantener una amistad con Dios sin la ayuda continua de la gracia. San Pablo llama a los hombres "cuerpos de pecado" (Rom 6, 6) y hablando del alma, San Luis de Montfort escribió:

Somos naturalmente más orgullosos que los pavos reales, más serviles que los sapos, más viles que los animales inmundos, más envidiosos que las serpientes, más glotones que los cerdos, más furiosos que los tigres, más perezosos que las tortugas, más débiles que las cañas y más caprichosos que las veletas. No tenemos dentro de nosotros nada más que la nada y el pecado, y no merecemos nada más que la ira de Dios y el Infierno eterno.3

San Luis también señala que "las mejores acciones del hombre normalmente están manchadas y corrompidas por...[his] naturaleza corrupta".4

Comprender esta corrupción lleva a ver todas las ideas, pensamientos y tendencias de uno con la mayor sospecha. Este es el primer paso para la vigilancia.


2. Vigilancia

La sospecha da lugar a la vigilancia. El alma vigilante, consciente de su naturaleza corrupta y de los extremos a los que el diablo llegará en su lucha impía, está constantemente al acecho.

“Sed sobrios y velad, porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”. 1 Pedro 5:8

Señalando la naturaleza adictiva del vicio, la Enciclopedia Católica lo clasifica como "un hábito que inclina a uno a pecar".5 A través de la vigilancia, el alma vigilante identifica sus defectos antes de que se conviertan en hábitos y, por lo tanto, es mucho más probable que los supere.


3. beligerancia

En un sentido genérico, la pugnacidad es la práctica de destruir por completo a los enemigos cuando, donde sea y como sea que existan. La pugnacidad se aplica a la vigilancia cuando se ejerce interiormente contra los propios defectos.

Los defectos, como malas hierbas que no se controlan, crecerán sin control y se apoderarán del jardín del alma. También como las malas hierbas, una vez arrancadas, cualquier parte que quede en el suelo pronto volverá a crecer más fuerte que antes.

El alma beligerante, como buen jardinero, no escatima esfuerzos para arrancar de raíz y superar por completo los defectos apenas aparecen. La historia está llena de ejemplos de santos belicosos que se violentan a sí mismos para vencer sus defectos.

San Francisco de Asís, por ejemplo, mientras estaba plagado de pensamientos impuros, supuestamente se arrojó por una ventana para distraerse de ellos.

Nuestro Señor mismo predicó esta misma pugnacidad. Y si tu ojo derecho te escandaliza, sácalo y échalo de ti. Porque te conviene que se pierda uno de tus miembros, antes que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno.

Y si tu mano derecha te escandalizare, córtala y échala de ti; porque te conviene que se pierda uno de tus miembros, antes que todo tu cuerpo vaya al infierno. Mateo 5:29-30


Vigilancia y Confianza

Al darse cuenta de que su prójimo tiene las mismas malas inclinaciones que él tiene, el alma vigilante lo mira con la misma sospecha que se mira a sí misma. Esto no quiere decir que sea demasiado crítico y antipático, sino que no pone su confianza en meras criaturas a las que Santa Teresa llamó, "ramas secas que se rompen a la primera presión". 6

Como el sabio que edificó su casa sobre roca (Mateo 7, 24-27), el hombre vigilante posee esa especial confianza que sólo se ancla en la roca firme de Dios, su Divina Iglesia y su Santa Madre. Satanás puede desatar tempestades y torrentes de furia, y su casa segura no sucumbirá.


Vigilancia, la clave de la vida contrarrevolucionaria

En su libro Revolución y Contrarrevolución, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira señaló perspicazmente cómo la Revolución se sirve de las tendencias del hombre para alcanzar sus insidiosas metas.7 Introduce tentaciones y obstáculos dentro de la cultura contrarios a la práctica de la virtud cristiana. Debido a esta influencia que todo lo abarca, la vigilancia es esencial para identificar y destruir estos males.

Por eso, todo aquel que aspire a una vida contrarrevolucionaria debe considerar especialmente esta virtud en el desarrollo de su vida espiritual. Por esta virtud, la asistencia siempre presente de Nuestra Señora le dará los ojos para ver y el poder para vencer todas las adversidades y alcanzar la santidad a la que todos los hombres están llamados.

Nuestra Señora de la Vigilancia, ruega por nosotros.


Publicado originalmente con el título: Vigilance, A Counter Revolutionary Virtue, por Michael Whitcraft

Notas:

  • 1 Ven. Luis de Granada, La guía del pecador, Capítulo 47,
  • 2 La Revolución aquí se refiere al proceso anticristiano de quinientos años, descrito por el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira en el libro Revolución y Contrarrevolución.
  • 3 St. Louis De Montfort, True Devotion to Mary, traducido por el P. Frederick William Faber, DD, Tan Books and Publishers Inc., Rockford Ill. 1941, pág. 49.
  • 4 Ibídem. pag. 48.
  • 5 La Enciclopedia Católica,
  • 6 Citado por el p. Thomas de Saint Laurent, El libro de la confianza, pág. 26, Estados Unidos necesita a Fátima, Crompond, NY, 1989.
  • 7 Plinio Corrêa de Oliveira, Revolución y Contrarrevolución, Capítulo 5.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Sacando Malas Hierbas Espirituales Desagradables Del Alma puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Tres pasos para la vigilancia
    1. 1. Sospecha
    2. 2. Vigilancia
    3. 3. beligerancia
  2. Vigilancia y Confianza
  3. Vigilancia, la clave de la vida contrarrevolucionaria
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información