San Carlos Borromeo

Fiesta 4 de noviembre

Charles nació en una familia noble y devota y dividió sus primeros años entre el Castillo de Arona de la familia en el Lago Maggiore y su palacio en Milán. A los doce años fue admitido en las órdenes clericales menores y recibió los ingresos de una rica abadía cercana, pero mostró su carácter recto asignando el dinero a los pobres excepto los necesarios para su educación. Su carrera universitaria fue paralela a la de San Pedro Canisio en que evitó todas las circunstancias y amistades que comprometieran su pureza de vida. Se diferenció, sin embargo, por recibir su doctorado en derecho canónico en la Universidad de Pavía.


Administrador Dotado

Debido a su extraordinario talento y seriedad, Charles se hizo cargo de todos los negocios familiares a pedido de su padre y hermano mayor a pesar de su juventud. Incluso encontró tiempo para restaurar la antigua disciplina monástica en la abadía de la que era abad titular. Una semana después de su pontificado, Pío IV lo convocó a Roma. Pronto siguieron promociones y responsabilidades, todo lo que condujo a su nombramiento como Secretario de Estado Papal y Arzobispo de Milán, aunque no se le permitió residir en Milán durante la vida de su tío.

Imagen: San Carlos Borromeo ayudando a los pobres

Su minuciosidad, modestia y celo por el trabajo tuvieron el efecto de ocultar su capacidad de juicio superior en el manejo de los asuntos tanto de la Iglesia como del Estado, especialmente cuando se negó a enriquecerse a la manera de los prelados de la época del Renacimiento. Prácticamente toda la correspondencia diplomática pasó por sus manos, hasta el punto de que los historiadores no pueden determinar qué instrucciones se originaron con el Papa y cuáles provinieron de su joven administrador. William T. Walsh cree que la reforma de la Iglesia durante el pontificado de Pío IV se logró principalmente gracias al esfuerzo de su sobrino, cuyo cuerpo está incorrupto hasta el día de hoy.

A pesar de la rectitud de su vida y la abnegada devoción a los asuntos de la Iglesia, Charles no practicó las estrictas austeridades y la abnegación de sus últimos años. Era excepcionalmente aficionado a la caza y prestaba mucha atención a la magnificencia de su propia casa, que constaba de 150 sirvientes. La mejora de las circunstancias de su familia también ocupó gran parte de su atención. Su hermano se había casado con la hija del duque de Urbina, miembro de la ilustre familia della Rovere, y sus hermanas formaron ricos matrimonios con los Gonzaga y Colonna. Luego, con la familia ascendiendo a las alturas de Farnese y de Medici, su hermano murió después de una breve enfermedad a la edad de veintisiete años.

Aunque cardenal y administrador de la sede diocesana vacante de Milán, secretario de Estado papal y encargado del gobierno de los estados pontificios, así como supervisor de los franciscanos, los carmelitas y la Orden de Malta, Carlos era todavía solo un suplente. -diácono en ese momento, que sin embargo impedía el matrimonio. Muchos de sus parientes más mundanos pensaron que ciertamente buscaría una dispensa y buscaría fama y fortuna para mantener la posición de su familia. Pero la repentina muerte de su hermano le abrió los ojos a la vanidad de tales ambiciones y Charles resolvió, en cambio, abrazar su estado eclesiástico por completo.


Convertirse en obispo

Fue ordenado sacerdote el 4 de septiembre de 1563 y consagrado obispo el 7 de diciembre del mismo año. Adoptó una vida estricta y ascética de oración y ayuno después de hacer los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, ahora empeñado en cumplir los deberes de su oficio eclesiástico con dignidad y sin reservas.

El Papa Pío IV había reabierto el tercer y último período del Concilio de Trento a principios de 1562 contra la fuerte oposición de numerosos prelados que vieron que sus privilegios e ingresos injustificados serían reducidos y muchos soberanos que vieron que su autoridad sobre los asuntos de la Iglesia sería reducida. disputado Sin embargo, la barca de San Pedro superó todos los obstáculos para llevar el Concilio a una conclusión exitosa dos años después.

Retenido en Roma por el Papa y los pesados ​​deberes que le incumbían por el trabajo del Concilio, Carlos gobernó su diócesis por medio de representantes personales a través de los cuales convocó un sínodo diocesano para la promulgación de los decretos del Concilio. Comenzó la muy necesaria reforma del clero cumpliendo primero con todas las cosas requeridas en sí mismo, predicando así con el ejemplo.


Reforma del clero

Los abusos clericales generalizados requerían un trato hábil y discreto. La disciplina eclesiástica y la educación de la juventud ocupaban un lugar destacado en sus pensamientos, pero su solicitud pastoral abarcaba todos los detalles de la obra monumental: represión de los sacerdotes avariciosos, fundación y dotación de seminarios para la adecuada formación del clero, ceremonia litúrgica y música eclesiástica, la manera de predicar, la renovación de la estricta observancia de la regla en los conventos, etc. Esto último le trajo la ira y el disgusto de algunos de sus propios familiares, dos tías dominicas, hermanas del Papa Pío IV.

A pesar de la oposición y las dificultades, Charles perseveró, sin ahorrarse nada. El celo apostólico y la caridad con que reformó su propia casa fructificaron en el notable número de sus miembros que llegaron a ser obispos y prelados distinguidos. Las austeridades que practicó en medio de las increíbles fatigas de su vida apostólica parecen casi excesivas.

Imagen: San Carlos Borromeo Foto por: Sailko

Controversias doctrinales y disciplinarias y acaloradas disputas de todo tipo, tanto eclesiásticas como temporales; cuestiones complicadas de jurisdicciones espirituales y civiles; ataques feroces a los derechos de la Iglesia y ataques físicos que amenazan su vida contra sí mismo; herejía, brujería, hechicería y maldad de todo tipo, difamatorias acusaciones personales y plagas epidémicas: los enfrentó a todos con un coraje moral y una ecuanimidad que se ganó la admiración a regañadientes incluso de sus enemigos más acérrimos.

Devastada por ataques implacables de todos lados, la Iglesia capeó la feroz tormenta de la pseudo-Reforma. Del seno de la Iglesia Dios llamó a grandes santos en aquella época y se unieron en su defensa como leones ardientes, almas de grandeza, ardiendo en el amor de Dios y en el celo por las almas. La Iglesia y la Fe bajo ataque produjeron una santidad sin paralelo. Entre estos grandes santos del siglo XVI se encuentra San Carlos Borromeo.


Ultimos años

Físicamente agotado por el peso aplastante de sus muchos deberes y responsabilidades, parecía saber cuándo la muerte estaba cerca y, sin embargo, estaba decidido a trabajar mientras le quedaran fuerzas. Hacia fines de 1584, su salud dio un giro definitivo. En octubre inició su retiro anual y comenzó su preparación para la muerte con una confesión general. Plagado de episodios recurrentes de fiebre alta, continuó: visitas, correspondencia, consultas. Infatigable hasta el final, su alma ardiente desgastó su frágil cuerpo.

Murió en Milán el 3 de noviembre de 1584 a la edad de cuarenta y seis años. Fue canonizado en 1610 por el Papa Pablo V.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a San Carlos Borromeo puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Fiesta 4 de noviembre
  • Administrador Dotado
  • Convertirse en obispo
  • Reforma del clero
  • Ultimos años
  • Valeria Sandoval

    Valeria Sandoval

    Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

    DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

    Lo que más están leyendo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Información básica sobre protección de datos Ver más

    • Responsable: Valeria Sandoval.
    • Finalidad:  Moderar los comentarios.
    • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
    • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
    • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
    • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

    🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información