Santos Simón y Judas

Fiesta 28 de octubre

San Simón Apóstol

Simónapodado el Zelote, pudo haber sido parte del grupo de ese nombre, que repudiaba la dominación extranjera de Israel.

Más allá del hecho de que fue elegido por Nuestro Señor como uno de los doce Apóstoles, no hay ninguna mención de él en los Evangelios. Según la tradición occidental, después de predicar en Egipto, se unió a San Judas en Siria y allí sufrió el martirio.

Judas, también conocido como Tadeo, se distingue claramente de Judas Iscariote, el traidor de Jesús. Mencionado dos veces en los Evangelios (Juan 6:16 y Hechos 1:13), se cree que fue primo de Nuestro Señor por parte de San José.

Su atributo es el garrote o hacha, por medio del cual se cree que sufrió el martirio. La representación más generalmente reconocida de San Judas, el apóstol sostiene un medallón con el rostro del Señor, posiblemente relacionado con la imagen de Edesa.

La leyenda de la imagen de Edesa está registrada en la Historia Ecclesiastica escrita por Eusebio.

Según el relato, el rey Abgar, estando enfermo, envió una carta a Jesús a través de un mensajero llamado Hannan.

San Judas Foto por: Loci B. Lenar

En esta carta, Abgar le pide a Jesús que lo cure. Hannan pintó una imagen del rostro de Jesús o la recibió milagrosamente cuando Jesús se llevó un paño a la cara e imprimió su imagen en él.

El mensajero real trajo la imagen de vuelta a Edesa. Después de la muerte de nuestro Santo Salvador, el apóstol Tomás envió a Judas a Abgar, y Judas curó al rey milagrosamente.

Asombrado, el rey aceptó el cristianismo y muchos de sus súbditos fueron bautizados.

También se representa a San Judas con una llama sobre su frente que indica que recibió el Espíritu Santo con los otros apóstoles en Pentecostés.

Según la tradición, después del martirio de Judas, los peregrinos visitaron su tumba y muchos experimentaron su poderosa intercesión.

Santa Brígida de Suecia y San Bernardo tuvieron visiones de Dios en las que se les mostró a San Judas como “El Santo Patrono de lo Imposible”.

Sus reliquias fueron traídas de Beirut a Roma y hoy descansan junto a las de San Simón en la Basílica de San Pedro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, se acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador. Leer más.