Sobre El Infierno

La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús


Quien no sirva voluntariamente Mi bondad en el tiempo, de mala gana servirá Mi justicia en la eternidad.

Nadie va a los tormentos del infierno en contra de su voluntad: todos los réprobos se precipitan allí por su propia libre elección; por lo tanto, no se quejan de nadie, excepto de sí mismos.


1. La Voz de Jesús

Hija Mía, mientras los hombres viven, Yo, de alguna manera, los amo a todos; el bien lo atesoro con divino afecto; a los malvados los tolero, porque espero su conversión; y voy en busca de los descarriados.

Mi Corazón, en donde las llevo todas escritas, inventa y usa mil caminos y medios para salvar a todos.

Pero, si hay alguno que defrauda las esperanzas de mi misericordia, si viene al juicio cargado con la culpa de un pecado grave, confirmado en su obstinación; Los borraré por completo de Mi Corazón y, con los rayos de Mi justicia, los arrojaré a las profundidades del infierno.


2. Los sufrimientos del infierno

Allí, están privados del cielo y de todos sus deleites, y nunca contemplarán Mi rostro en el reino de Mi gloria.

Sufren un castigo infinito: porque han perdido un bien infinito.

Sumergidos en un lago de fuego sin orillas, arden y sufren para siempre; y el humo de sus tormentos sube sin cesar.

Todos los males se precipitan sobre ellos. Allí, todo sentido del cuerpo, toda potencia del alma, tendrá su propio y propio castigo.

En aquello por lo que cada uno ha pecado, será especialmente atormentado: cuanto se ha deleitado en el mal, tanto es torturado con dolor.

Allí, los inmundos son devorados para siempre con un calor abrasador, abrumados por un hedor intolerable, roídos por gusanos que nunca mueren.

Allí, los malvadamente ricos están oprimidos por la miseria extrema; y sufrirán un hambre y una sed espantosas, y no encontrarán alivio para siempre.

Allí, los que mal buscaban los honores, son infinitamente envilecidos, despreciados y pisoteados por los mismos demonios.

Allí no se siente interrupción en los tormentos, ni siquiera por un momento; pero continúan, y continuarán por los siglos de los siglos.

Allí, cada uno recibe según sus postres.


3. Un lugar de castigo

El lugar, los amos, la compañía, todo súper suma a los castigos, de una manera inconcebible.

¿Qué puede haber más terrible que las mazmorras del infierno, donde no mora ningún rayo de luz, ni orden, sino oscuridad continua y horror eterno?

¿Qué más cruel que los demonios, que agotan sus artes para inventar nuevas torturas, y su fuerza para infligirlas?

¿Qué más lúgubre que esa miserable multitud de enfermos, aullando sin cesar, sin esperanza? Tantos compañeros como sufrimientos, tantos nuevos tormentos se experimentan.


4. Mi justicia en la eternidad

¡Mirad! Así será castigado quien no quiera servirme a Mí, su Dios, su Creador, su Redentor, su infatigable Benefactor.

Vivo Yo, que toda rodilla se doblará ante Mí, y todas las naciones Me servirán.

Quien no sirva voluntariamente Mi bondad en el tiempo, de mala gana servirá Mi justicia en la eternidad.

No te asombres, Hija Mía, del castigo de los condenados: ellos mismos no se asombran, sino que confiesan que reciben cosas dignas de sus obras.

Nadie va a los tormentos del infierno en contra de su voluntad: todos los réprobos se precipitan allí por su propia libre elección; por lo tanto, no se quejan de nadie, excepto de sí mismos.

Confiesan que soy infinitamente generoso y reconocen que son extremadamente malvados.


5. La puerta del infierno es el pecado

La puerta del infierno es el pecado; los caminos que conducen a lo mismo son todo lo que atrae al hombre al pecado.

¡Cuántos han perecido por un deseo ilícito de placer, por un amor desordenado a las riquezas, por una perversa búsqueda de honores!

No desees nada, Mi Niña, que pueda enredarte en sus redes y luego arrojarte al abismo.

No es menos peligroso buscarte a ti mismo en todas las cosas. ¡Cuántos, ay! hay, que parecen comenzar bien, pero que, por no abandonarse a sí mismos, recaen al final, son arrojados a males más profundos y, finalmente, ¡están miserablemente perdidos!

Para escapar del infierno, por tanto, no basta haber comenzado bien, sino que es necesario haber perseverado en hacer el bien.

Abandona el pecado y el mundo para siempre, no sea que al final seas abandonado por Mí: olvídate, además, de ti mismo, no sea que por tu propio peso seas arrastrado a las profundidades más bajas.

Hacedlo todo, amados míos, soportadlo todo, para que podáis evitar tormentos interminables. Todos los trabajos y aflicciones de esta vida son como nada, en comparación con los sufrimientos del infierno.

Aquí en la tierra, en poco tiempo, habrá un fin a los trabajos y dolores: pero no hay ser redimido del infierno.


6. La Voz del Discípulo

¡Oh Señor, Dios nuestro! ¡Cuán terrible es Tu justicia en la eternidad! No obstante, Tus juicios son justos, sí, reconocidos justos por los mismos réprobos.

Pero, aunque nada me aterroriza más que el infierno, sin embargo, no conozco nada mejor adaptado para despertar en mi corazón un amor por Ti.

¿Cómo, en verdad, oh Señor Jesús, puedo pensar en el fuego del infierno, sin inflamarme de amor por Ti?

¿Qué hay que manifieste, de una manera más sensible, la generosidad de Tu Corazón hacia mí? ¿Qué hay que me presione con más fuerza a amarte a cambio?

¡Mirad! Si liberas a alguna alma reprobada de los tormentos del infierno, y si a ella, así restaurada a esta vida, le das los medios más abundantes, por los cuales no solo pueda salvarse a sí misma, de una manera fácil, sino también ganar un trono eterno. de gloria en el cielo, ¡oh, cómo te amaría esa alma! ¿Pensaría ella que alguna vez podría mostrarte suficiente agradecimiento? ¿Podría alguna vez pensar en el infierno, sin derretirse por completo de amor por Ti? ¡Oh, cuán puro mantendría ella su corazón por Ti! ¡Cuán santa viviría por Ti!

Ahora, oh Señor, estoy en deuda contigo por mucho más de lo que debería estar esa alma. Preservándome de las penas del infierno, hiciste por mí cosas mucho más grandes y mejores. Porque, ¿no es mayor y mejor bien estar enteramente resguardado de un mal, que ser liberado de él, después de haber sufrido sus dolores?

Sin embargo, estas cosas, tan asombrosas, tan maravillosas, tan dulces, Tú hiciste por mí; no una, ni dos, ni tres veces, sino tantas como cometí pecado mortal.

Si no hubiera cometido pecado mortal, mi obligación sería aún mayor, mi deuda de gratitud debería aumentar, así como mis razones para amarte. Porque te estaría infinitamente más agradecido.

Si la infinita bondad de tu Corazón no me hubiera preservado por la gracia, ¡cuánto tiempo atrás podría haber caído en un pecado digno del infierno! Porque no hay pecado que uno cometa, que otro no pueda también cometer, a menos que Tú lo prevengas con una gracia especial.

Sea lo que fuere, pues, oh dulcísimo Jesús, esto os lo debo ante todo a Vos, que ya no estoy en el infierno, que todavía puedo ganar el cielo. Me has librado de la destrucción: Me has librado, según la multitud y grandeza de la bondad de Tu Corazón, del fondo del infierno, de las manos de los que acechaban mi alma.

Venid, pues, y os contaré a todos los que teméis al Señor, las grandes cosas que ha hecho por mi alma.

¿Acaso no te amo, oh Jesús, Bondad infinita? ¿No debería apreciarte? Sí, te amo, te amo sobre todas las cosas; y te seguiré amando así, mientras tenga ser, por los siglos de los siglos. Sólo Tú poseerás todos mis afectos: por Ti, Jesús, viviré, sólo por Ti, a quien todo lo debo.


La "Voz de Jesús" está tomada de la "Imitación del Sagrado Corazón" de Arnoudt, traducida del latín de JM Fastre; Benziger Bros. Copyright 1866

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Sobre El Infierno puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. La Imitación del Sagrado Corazón de Jesús
    1. Quien no sirva voluntariamente Mi bondad en el tiempo, de mala gana servirá Mi justicia en la eternidad.
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información