Ten Confianza, He Superado

Nuestro Dios no es un Dios débil. Nuestro Padre no es un Padre cobarde.

Él es, más bien, un Dios imponente, un Dios fuerte, un Padre amoroso que crea, da y otorga sin medida. En efecto, Él es un Padre de tierna bondad y misericordia, pero no un Dios de “dádivas”.

Nuestro Dios prueba nuestra fe, prueba nuestra voluntad y nuestra lealtad; y así fue desde el principio.

Una vez que la poderosa piedra rodó sobre la entrada de la tumba de Jesús, el silencio del pequeño grupo que presenció Su entierro reflejó el silencio del cadáver dentro. De hecho, Él estaba verdaderamente muerto.

Aquel que había devuelto la vista a los ciegos, el oído a los sordos, el movimiento a los cojos y la vida a los muertos, ahora Él mismo estaba muerto.

Después de una espantosa pasión y crucifixión, había gritado: “¡Padre! ¡En tus manos encomiendo mi espíritu!”

"¡Padre! ¡En tus manos encomiendo mi espíritu!”

Piedad

Y mientras exhalaba Su alma divina/humana, Su cabeza magullada cayó pesadamente sobre Su pecho hundido.

El cadáver que fue bajado amorosamente de la cruz y colocado en los brazos de María tenía cicatrices irreconocibles y una palidez espantosa, las últimas gotas de sangre se derramaron cuando Su costado fue atravesado.

Lo había dado todo. Y ahora El estaba muerto.

Cuando Él había predicho por primera vez que moriría, Pedro, que acababa de ser nombrado primer Papa, estaba muy conmocionado. Trató de disuadir al Hijo de la voluntad del Padre, sólo para recibir la reprimenda mordaz...

"¡Aléjate de mí Satanás! Me eres un escándalo porque no entiendes las cosas de Dios, sino las cosas de los hombres". Mateo 16:23

Pedro estaba pensando en líneas humanas, esperando un reino terrenal en el que Jesús sería universalmente aclamado. No había entendido completamente que la integridad como la de su Maestro nunca es coronada permanentemente en esta tierra de pecado y compromiso. No había aprendido a confiar en los decretos de Dios aun cuando significan una muerte aparente porque, al final, siempre dan vida. No había entendido del todo que la prueba de esta vida es la prueba de la confianza en lo divino, no en lo humano.

Y ahora, Su Maestro estaba muerto.

La duda brilló en todos menos en un corazón, un corazón que no conocía la sombra del pecado, el corazón de María. Sólo ella, que había penetrado tanto en las razones superiores de Dios que había estado junto a la cruz, sabía que Él resucitaría como había dicho.

Mientras el cadáver de Jesús yacía en el frío sepulcro, la plenitud de la fe se redujo a un solo corazón.

Todo estaba tranquilo ese amanecer de domingo. María oró y los apóstoles se reunieron a puertas cerradas.

Cuando María Magdalena y otras santas mujeres visitaron la tumba, encontraron la piedra rodada y un ángel que les mostró el lugar vacío donde había estado Su cuerpo, ¡y les anunció que había resucitado!

Jesús el Consolador

Y todos los que le habían visto muerto y sepultado, le vieron vivo. Tomás incluso colocó su dedo dubitativo en el costado abierto del Señor. Y uno tras otro, los apóstoles y los primeros discípulos, dieron testimonio de su resurrección; y uno tras otro de los doce, excepto Juan, sellaron su testimonio con su sangre al morir más tarde como mártires.

De hecho, la resurrección de Cristo es el sello divino en todo lo que dijo e hizo.

Y su novia, la iglesia, nacida de Su costado traspasado y confirmada en Pentecostés, salió para conquistar el mundo pagano. Las suyas serían feroces batallas contra la persecución, la herejía y las mismas puertas del infierno, como predijo su Esposo:

"Y yo te digo: que tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella". Mateo 16:18

Y así es. A través de los siglos, como Él, a veces aparentemente sepultado, la iglesia irrumpe siempre en el esplendor de su Verdad. Ella es como la luna que solo mengua para volver a su gloria completa una y otra vez.

En estos días de aparente triunfo de tanta maldad y de inmoralidad ostentosa, en estos tiempos en que el caos y la confusión se han infiltrado hasta en la novia, permanezcamos con María, y nuestra fe no decaerá.

En las apariciones de Fátima en 1917, como Nuestra Señora del Rosario, predijo guerras, caos, calamidades y persecuciones, pero también dijo: “Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará”.

Oremos y meditemos su Rosario, y no desmayemos ni temamos, porque la palabra de Su Hijo perdura a través de los siglos:

"Ten confianza. ¡He vencido!" Juan 16:33


Si quieres conocer otros artículos parecidos a Ten Confianza, He Superado puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información