Un Perro Llamado Grigio

Muchas son las historias e incluso libros que se han escrito sobre perros especiales.

Hubo perros que salvaron la vida de sus dueños, perros que ayudaron a llevar a los criminales ante la justicia, perros que lucharon en guerras y perros tan leales a sus amos y que los sirvieron tan bien que sus historias se convirtieron en parte de la historia.

Así era un perro llamado "Grigio".

Grigio era muy parecido a otros perros sobre los que hemos oído o leído, con la diferencia de que nadie sabía nunca de dónde venía y nadie sabrá con seguridad adónde fue.


Déjame contarte su historia....

San Juan Bosco, el amado fundador de las escuelas salesianas y de niños, regresaba tarde a casa un día. Como hizo mucho bien, y era un verdadero y gran santo, había mucha gente mala que lo odiaba y quería verlo muerto. Ya había sido atacado más de una vez, y esa noche en particular, mientras caminaba por las calles desiertas de Turín, en el norte de Italia, estaba prudentemente ansioso, a pesar de que era un hombre extraordinariamente fuerte.

San Juan Bosco y Grigio Reconocimiento: AFPhillips

De repente, vio que un gran perro grande se le acercaba. En tamaño y apariencia parecía un lobo, con un hocico largo, orejas puntiagudas y pelaje gris. Al principio, Don Bosco temió que el perro atacara, pero al acercarse, mostró todas las señales de simpatía. Meneando la cola, acurrucó la nariz en la mano de Don Bosco y le acarició suavemente la sotana. Durante el resto del viaje de regreso a casa del Santo, el corpulento perro caminó detrás de él hasta la puerta del Oratorio de San Francisco de Sales.

¡Y luego desapareció!

A partir de entonces, cada vez que Don Bosco salía tarde, el sabueso aparecía de la nada y lo seguía de un lado a otro. Don Bosco lo llamó Grigio, que significa gris, porque ese era el color de su pelaje. Uno de los chicos del Oratorio, la escuela de Don Bosco, lo describió: “Vi una bestia grande y de aspecto fuerte que me hizo pensar en un lobo. Tenía pelaje gris y una cabeza grande; sus orejas eran rectas y puntiagudas, y medía un poco más de un metro de altura”.

Una noche, Don Bosco regresaba al Oratorio en compañía de un buen amigo. Caminaron juntos durante la mayor parte del viaje, pero en cierto punto tuvieron que ir por caminos separados. Antes de que los dos hombres se separaran, Don Bosco rezó a Nuestra Señora por su protección y recomendó el resto del viaje a su ángel guardián. Tan pronto como hubo dicho esta oración, Grigio trotó hacia ellos. Al ver al perro, el amigo de Don Bosco se asustó.

“No te preocupes”, dijo Don Bosco, “Grigio es mi amigo”.

Poco convencido, su compañero trató de ahuyentar al perro e incluso le arrojó algunas piedras. Grigio fue golpeado varias veces pero no mostró la menor reacción. El amigo de Don Bosco estaba asombrado.

“¡Don Bosco, no puede ser un perro de verdad! ¡Es un fantasma!

El hombre quedó tan intrigado que acompañó a Don Bosco hasta la entrada del Oratorio. Allí, de repente, Grigio se había ido.

"¿Qué es esto?" el hombre quería saber. "¿A dónde fue él? ¡¿Era un perro de verdad?!”

En ese momento estaba tan molesto y asustado que estaba temblando. ¡Don Bosco tuvo que pedir a dos de sus hijos mayores que acompañaran a su amigo a casa!


Grigio en acción

Ahora veremos a Grigio en acción. El mismo Don Bosco nos lo cuenta.

“Alrededor de fines de noviembre de 1854, una noche oscura y lluviosa, regresaba a casa desde la ciudad. Evitando los lugares desolados y solitarios, tomé el camino que lleva de la Consolata al Cottolengo.

En cierto momento me di cuenta de que dos hombres caminaban una corta distancia delante de mí. Cuando yo aceleraba mis pasos, ellos aceleraban los suyos; cuando disminuí la velocidad, ellos disminuyeron la velocidad. Cuando traté de pasarlos, me bloquearon hábilmente el camino. Entonces traté de volver sobre mis pasos pero ya era demasiado tarde; de repente, dando dos saltos hacia mí, silenciosamente arrojaron una capa oscura sobre mi rostro. Luché por liberarme, pero fue inútil. Uno estaba tratando de amordazarme. Intenté gritar, pero en vano.

Grigio en acción Reconocimiento: AFPhillips

En ese momento apareció Grigio gruñendo como un oso.

Saltó con las patas hacia la cara de uno y con los colmillos hacia el otro de tal manera que estaban enredando al sabueso en lugar de a mí.

“¡Llama a tu perro! ¡Llama a tu perro! gritaron aterrorizados.

“'Sí, lo haré, pero debes dejar en paz a los viajeros'.

“'Está bien, está bien', dijeron los bandidos, '¡pero llámalo, llámalo ahora!'

“Grigio siguió aullando como un lobo u oso furioso. Lo llamé e inmediatamente los dejó.

Siguieron su camino y Grigio, caminando a mi lado, me acompañó hasta llegar al Cottolengo”.

Cada vez que Don Bosco salía, veía a Grigio que venía a su encuentro en cuanto pasaba por todas las casas y edificios y comenzaba a pisar lugares aislados. Muchas veces fue visto por los muchachos del Oratorio, e incluso jugaron con él y le acariciaron el pelaje gris. Era conocido entre ellos como el perro de Don Bosco y, por tanto, muy querido. Y le gustaban. Con los amigos de Don Bosco era la más mansa de las criaturas, pero con los enemigos del santo era como un león.

Grigio no sólo acompañó a Don Bosco en viajes peligrosos, sino que a veces le impidió emprenderlos. Una tarde Don Bosco tuvo que ir a la ciudad por algo importante. Su santa madre, mamá Margarita, que vivió con él hasta su muerte, insistió en que era demasiado tarde y, por lo tanto, demasiado peligroso para tal viaje. Obligado por su sentido del deber, Don Bosco insistió en ir. Llamó a un par de sus muchachos y partió, pero en la puerta del Oratorio yacía Grigio.

“Ha estado allí bastante tiempo”, explicaron algunos de los chicos. “Tratamos de hacer que se fuera e incluso le dimos un palo, pero siguió regresando”.

“No tienes que preocuparte por Grigio”, dijo Don Bosco. “Puedo irme sin miedo ahora. ¡Vamos, Grigio!

En lugar de seguir a Don Bosco como solía hacer, Grigio se puso rígido, sus labios se curvaron en un gruñido amenazador y dejó escapar un gruñido profundo. Sorprendido, Don Bosco empujó levemente al perro con la punta del zapato. Grigio gruñó por segunda vez. Don Bosco trató de pasar por encima de él, pero el perro retrocedió y siguió gruñendo. Cuando Don Bosco trató de rodearlo, el perro se levantó y le bloqueó el paso. Los chicos le gritaron al mastín pero no se atrevieron a decir nada más contra un enojado Grigio.

Al oír el ruido, mamá Margarita salió a ver qué pasaba. “¡El perro tiene más sentido común que tú, John!” ella regañó. "¡Yo no saldría si fuera tú!"

Don Bosco finalmente fue persuadido de quedarse en casa. Un poco más tarde escuchó una conmoción afuera. Alguien decía: “¡No dejes salir a Don Bosco esta noche! ¡Algunos hombres se esconden en la vieja casa al final del camino y han jurado matarlo tan pronto como salga del Oratorio!

¿Cómo lo supo Grigio? Grigio fue sin duda un perro muy inusual.


Un perro que no comía, envejecía ni moría...

Otra rareza de Grigio es que nunca aceptaba ningún alimento que le ofrecieran.

Una noche, Don Bosco había llegado al Oratorio mucho antes de lo previsto porque un amigo, el marqués Fassati, le había prestado su carruaje. Don Bosco estaba cenando cuando escuchó que alguien afuera decía: “¡Déjenlo en paz! ¡Ese es el perro de Don Bosco!”.

Un poco más tarde, algunos de los muchachos llevaron al mastín al comedor. Inmediatamente corrió hacia Don Bosco, saltando alrededor de su silla con deleite. El santo le ofreció algo de comer pero el perro no le hizo caso. “Eres un perro muy orgulloso”, le reprendió Don Bosco. “Si no vas a comer esto, ¿qué vas a comer?”

Apoyando las patas delanteras sobre la mesa, Grigio miró en silencio a Don Bosco por un momento. Hecho esto, trotó hasta el fondo de la habitación y salió corriendo por la puerta. Parece que esperaba encontrar a Don Bosco en el camino ese día. Como nuestro santo había venido en carruaje, Grigio solo había querido asegurarse de que estaba bien en casa.

Grigio acompañó a Don Bosco durante muchos años, tantos que una señora le dijo una vez que era imposible que un perro viviera tanto tiempo. Don Bosco solo sonrió y dijo: “Tal vez sea el hijo o el nieto del primero”.

Pero, como había venido Grigio, Grigio se fue. Un día, Don Bosco fue a visitar a un viejo amigo, Luis Moglia. Lo habían invitado a cenar, pero al ser detenido, salió más tarde de lo que hubiera deseado. Mientras caminaba, el sol comenzó a ponerse y de repente se encontró deseando que Grigio estuviera a su lado. ¡En ese momento, vio al perro corriendo alegremente hacia él!

Grigio acostado Reconocimiento: AFPhillips

Al llegar a la casa de su amigo, Don Bosco y su anfitrión visitaron y conversaron, y luego toda la familia pasó al comedor para cenar. Grigio entró con ellos y se acostó en un rincón de la habitación.

Después de un rato, alguien se acordó del perro y dijo: “Deberíamos darle algo de comer a Grigio”. La persona se volvió hacia la esquina donde había estado acostado el perro, pero estaba vacío. Lo buscaron por la habitación y luego por toda la casa, pero no lo encontraron por ninguna parte.

Todos estaban asombrados, pues ni la puerta ni ninguna ventana habían sido abiertas y los otros perros afuera nunca habían ladrado.

¡Grigio nunca más fue visto!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Un Perro Llamado Grigio puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Déjame contarte su historia....
  2. Grigio en acción
  3. Un perro que no comía, envejecía ni moría...
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

    2 Deja un comentario

  1. Avatar Terrygep dice:

    Заказать дубликаты номерных знаков
    Дубликат номера

  2. Avatar Melvinunach dice:

    это казино онлайн

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información