Valiente Respuesta De San Carlos Borromeo A La Peste

Con el mundo en general todavía tambaleándose por el COVID-19 y más de 170.000 muertos, uno se pregunta cuál es la respuesta más católica: ¿esconderse o buscar? La mayoría de nosotros debemos rendirle al César y observar los mandatos del gobierno de "refugiarse en el lugar". Pero, ¿están los demás llamados a un mandato superior?

Los ejemplos verdaderamente valientes están repletos a lo largo de la historia, ya que las plagas han plagado a la humanidad desde la caída de Adán. En las páginas doradas de la historia, encontramos a un santo obispo que enfrentó un virus más mortal que el Coronavirus.

De 1576 a 1578, una plaga asoló el norte de Italia y mató a decenas de miles. La epidemia fue conocida como Peste de San Carlos por la heroica respuesta del Cardenal Arzobispo de Milán, San Carlos Borromeo.


Permanecer en el lugar o la salvación de las almas

El 11 de agosto de 1576 estalló la peste en el barrio norte de Milán mientras se preparaban las festividades para la llegada del famoso Don Juan de Austria. Al enterarse del brote, la mayoría de las autoridades seculares junto con Don Juan huyeron. San Carlos asistía al funeral de un obispo fuera de la ciudad cuando escuchó la noticia. En lugar de quedarse en el lugar o huir, inmediatamente se dirigió a la ciudad. Cuando entró en Milán, mucha gente salió corriendo pidiendo misericordia.

Sin descansar de su viaje, San Carlos se dirigió directamente a la catedral y rezó una breve oración. Después de pedir ayuda a Dios, avanzó hacia el epicentro del brote, sin siquiera tomarse el tiempo para cambiarse la ropa de montar polvorienta.

Cuando finalmente se retiró a su palacio episcopal, encontró a algunos funcionarios gubernamentales restantes esperándolo. Le pidieron a San Carlos que tomara el mando de la ciudad ya que sus líderes, incluido el gobernador, habían abandonado sus puestos.

San Carlos aceptó la carga, diciendo: “Hace mucho tiempo me propuse no dejar nunca sin hacer nada que pudiera ser para el bien de mi pueblo. Os ruego, sobre todo, que no desmayéis. por vuelo en el mismo momento en que necesitaba ayuda".

Como las autoridades por miedo al contagio ya habían prohibido las procesiones públicas y las ceremonias religiosas, muchas almas fueron privadas de los Sacramentos. San Carlos dijo que fue por esto que la ira de Dios había caído sobre Milán. Por lo tanto, les dijo a los oficiales que la única cura era orar y hacer penitencia más piadosamente que antes.


“Cumpliré con mi deber al máximo”

Para prepararse para lo que le esperaba, San Carlos se ofreció como víctima expiatoria por los pecados de su pueblo. También organizó sus asuntos e hizo su última voluntad. Después de esta preparación, salía todos los días a visitar a los enfermos y moribundos.

Profundamente conmovido por su sufrimiento, San Carlos dijo:

"El estado espantoso de estas miserables criaturas, que carecen de todo tanto para el alma como para el cuerpo. Estos niños infelices parecen mirarme como la causa de todos sus males. Su silencio me reprocha mi ociosidad. Dejo de tender una mano amiga cuando con mi ejemplo debería haber movido a otros a piedad. No me demoraré más. Por la gracia de Dios, cumpliré con mi deber al máximo".

Redobló sus esfuerzos, centrándose principalmente en el bienestar espiritual de los asediados.


“No prefieras una muerte tardía a una santa”

Muchos sacerdotes de Milán se escondían por temor a contraer la enfermedad. Incluso entre la casa del santo Cardenal, muchos huyeron. De los que se quedaron, algunos se negaron a unirse a él cuando entró en casas infectadas. Sin embargo, San Carlos envió un hermoso llamado a sus sacerdotes ausentes, diciendo:

“Tenemos una sola vida y debemos gastarla por Jesucristo y las almas, no como queremos, sino en el tiempo y en la forma que Dios quiere. Sería una demostración de presunción y descuido de nuestro deber y del servicio de Dios si no lo hiciéramos”.

El santo reprendió a sus sacerdotes:

“No os olvidéis tanto de vuestro sacerdocio como para preferir una muerte tardía a una santa”.

Respondiendo a la llamada, muchos sacerdotes seglares y padres capuchinos sirvieron heroicamente a los enfermos, especialmente en la casa de los leprosos, que también funcionaba como hospital de emergencia. Después de que la plaga remitiera, ninguno de los compañeros de San Carlos había muerto, pero muchos sacerdotes que se quedaron atrás y se negaron a ayudar fueron heridos.


No desprecies los “remedios ordinarios”

San Carlos aconsejó a sus sacerdotes que no “descuiden los medios humanos, como los preventivos, remedios, médicos, todo lo que puedan usar para evitar infecciones, porque tales medios de ninguna manera se oponen a que cumplamos con nuestro deber”.

Cada vez que la gente instaba a St. Charles a evitar riesgos innecesarios, él respondía: “Dios puede reemplazarnos”.

Pero al mismo tiempo, no era imprudente. Respondiendo a una inquietud del obispo de Brescia, San Carlos afirmó:

“Desde el principio resolví ponerme enteramente en las manos de Dios, sin menospreciar los remedios ordinarios”.

St. Charles emitió pautas prudentes. Se les dijo a los fieles que no se reunieran en multitudes y evitaran el contacto entre ellos. Las misas no se cancelaron, sino que solo se celebraron al aire libre si la iglesia estaba demasiado llena. Ordenó decir más Misas que antes. Las clases de catecismo se trasladaron a las esquinas de las calles. Tenía lugares separados en la iglesia para los afectados por la enfermedad y fuentes de agua bendita separadas para ellos. Su consejo al clero y a los magistrados fue “tener más en cuenta la plaga del alma que el contagio del cuerpo que, por muchas razones, es menos pernicioso”.


La necesidad de los sacramentos en tiempos de dificultad

San Carlos Borromeo

Aunque la tasa de mortalidad y la tasa de contagio eran extremadamente altas, San Carlos insistió en la oración pública y la penitencia. Las cenizas se repartían constantemente. Se realizaban tres procesiones a la semana. En estas procesiones, San Carlos caminaba descalzo con un grueso cordón penitencial alrededor del cuello. Las campanas sonaban siete veces al día para la oración pública y el canto de salmos.

Como los afligidos no podían salir de sus casas para asistir a Misa oa las procesiones, San Carlos dispuso diecinueve columnas por toda la ciudad. A los pies de estos pilares se celebraban misas públicas todas las mañanas. Esto permitió que los enfermos asistieran a misa todos los días y los sacerdotes distribuyeran la Sagrada Eucaristía a todas las víctimas de la peste a través de las ventanas de sus casas. Incluso hoy en día, estos pilares con cruces en la parte superior son visibles en todo Milán.

San Carlos iba casi todos los días a la casa de los leprosos para dar los Sacramentos a los que sufrían. Bautizaba a los recién nacidos y daba los últimos derechos a los moribundos.

Cierto hermano capuchino, James, que trabajaba en la casa de los leprosos y vio las buenas obras de St. Charles en ese momento, dijo: "Él va a menudo al lazer". [leper] casa para consolar a los enfermos. . . en chozas y casas particulares para hablar con los enfermos y consolarlos, además de atender todas sus necesidades. No teme a nada. Es inútil tratar de asustarlo. Es verdad que se expone mucho al peligro pero hasta ahora ha sido preservado por la gracia especial de Dios, dice que no puede hacer otra cosa. De hecho, la ciudad no tiene otra ayuda y consuelo”.

Sin embargo, al igual que hoy, no todos los hombres temen a Dios o aprovechan el sufrimiento para arrepentirse. Unos jóvenes nobles milaneses decidieron huir de la peste y practicar la impureza y la inmoralidad en una villa alejada de cualquier ciudad. Se encerraron en esta villa, a la que llamaron la “Academia del Amor”. Sin embargo, estos réprobos pronto descubrieron que nadie se burla de Dios, ni siquiera en los lugares más apartados. La peste estalló en la villa y pocos pecadores sobrevivieron.


“Solo por la Misericordia de Dios”

Para la Navidad de 1577, la plaga había disminuido. Al final de la plaga, 17.000 personas habían muerto en Milán de una población de 120.000. Este número incluía a 120 sacerdotes (la mayoría de ellos habían huido). Sin embargo, en la ciudad más pequeña de Venecia, 40.000 personas murieron en los mismos dos años. ¿Por qué se había librado el Milan de una pérdida mayor?

San Carlos responde:
“No por nuestra prudencia, que se durmió. Ni por la ciencia de los médicos que no pudieron descubrir las fuentes del contagio, ni mucho menos una cura. No por el cuidado de los gobernantes que abandonaron la ciudad. No, mis queridos hijos. , pero sólo por la misericordia de Dios".


La respuesta católica al coronavirus

En marcado contraste con St. Charles, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, un católico bautizado, emitió una declaración reciente, burlándose y excluyendo a Dios de la lucha contra el covid-19. El Gobernador abortista se felicitó en conferencia de prensa diciendo: “El número [of infections] está abajo porque bajamos los números. Dios no hizo eso. El destino no hizo eso. El destino no hizo eso. Mucho dolor y sufrimiento hicieron eso”.

La crisis de fe es obvia. En este momento de gran necesidad, la mayoría de los católicos son huérfanos espirituales. Sin Misas. Sin confesiones. Sin Últimos Derechos. Sin San Carlos Borromeo. El obispo de Springfield, Massachusetts, por ejemplo, suspendió los últimos ritos en todos los casos en su diócesis. En su hora final, los moribundos se ven privados de la asistencia espiritual y del consuelo de la Iglesia.

Como señala John Horvat en su columna, "El coronavirus es un llamado a volver a Dios", nuestra reacción “refleja una sociedad que le ha dado la espalda a Dios. Afrontamos la crisis confiando solo en nosotros mismos y en nuestros dispositivos”.

Lo que más necesita el mundo son más San Carlos Borromeos, más pastores heroicos para restaurar la fe, promover la confianza en la Providencia de Dios y despertar la verdadera devoción al materno e Inmaculado Corazón de María.

¡San Carlos Borromeo, ruega por nosotros!


Bibliografía:
Reformador: St. Charles Borromeo por Margaret Yeo (CIUDAD: The Bruce Publishing Company, 1938).
Este artículo fue publicado por primera vez el Acción Estudiantil TFP

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Valiente Respuesta De San Carlos Borromeo A La Peste puedes visitar la categoría Blog.

📰 Tabla de Contenido
  1. Permanecer en el lugar o la salvación de las almas
  2. “Cumpliré con mi deber al máximo”
  3. “No prefieras una muerte tardía a una santa”
  4. No desprecies los “remedios ordinarios”
  5. La necesidad de los sacramentos en tiempos de dificultad
  6. “Solo por la Misericordia de Dios”
  7. La respuesta católica al coronavirus
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información