¡ven Niño Jesús!

Milagro en la Hungría ocupada por los comunistas

Esta es la historia de un milagro maravilloso que tuvo lugar unos días antes de la Navidad de 1956 en la Hungría ocupada por los comunistas. La historia nos llega a través de un p. Norbert, párroco de Budapest, que más tarde huyó a Occidente.

Gertrude era una comunista rabiosamente militante que era maestra de primaria en una escuela de niñas. Se propuso como misión tratar de robar la fe católica de sus alumnos, y no perdió ninguna oportunidad de burlarse de su creencia o de adoctrinarlos astutamente con la propaganda marxista.

Una alumna en particular, Angela, una pequeña líder inteligente y devota, le preguntó al P. Norbert que la dejara recibir la Sagrada Comunión diariamente para ayudarla a soportar la constante persecución de su maestra.

“Ella os perseguirá peor”, dijo el P. Norbert advirtió, pero la niña de diez años insistió en que necesitaba a Jesús más que nunca.


dia de persecucion

Efectivamente, desde ese día, intuyendo algo diferente, Gertrude inició una verdadera campaña de tortura psicológica.

El 17 de diciembre, la maestra ideó un truco cruel destinado a asestar un golpe mortal a lo que denominó “antiguas supersticiones que infestan la escuela”.

Profesor y alumno en el aulaReconocimiento: AFPhillips

Con voz dulce comenzó a cuestionar a los niños, promoviendo el materialismo ateo, argumentando que sólo existen las cosas que se ven y se tocan. Para ilustrar su punto, le pidió a Ángela que saliera de la habitación. Luego hizo que toda la clase la llamara,

—¡Ángela, entra! llamaron las chicas al unísono.

Ángela entró intrigada, pero sospechando una trampa.

“Vean, niñas”, aceitó Gertrude, “porque Angela es una persona viva, alguien que podemos ver, oír y tocar, cuando la llamamos ella nos escucha. Pero supongamos... que llamáramos al Niño Jesús, en quien algunos de vosotros pareceis creer... ¿creéis que os escucharía?

Hubo un silencio cargado; entonces algunas voces dijeron tímidamente,

"Sí."

“¿Qué hay de ti, Ángela?”, preguntó la maestra.

Ahora Ángela entendió. Esperaba una trampa, pero no tan terrible. Pero ella respondió con fe ardiente,

"¡Sí! ¡Creo que Él me escucha!”

Ahora Gertrude se rió fuerte y largamente. Luego, volviéndose hacia la clase, disparó;

"¡Bien! ¡Entonces llámalo!”

Silencio.

Los argumentos del comunista no habían sido del todo ineficaces.


¡Ven, niño Jesús, ven!

De repente, Ángela corrió al frente de la clase, con los ojos brillantes. Frente a sus compañeros de clase, gritó:

“¡Escuchen chicas, lo vamos a llamar! Llamemos todos juntos: ¡ven, Niño Jesús!”.

Todas las niñas se pusieron de pie de un salto y comenzaron: “Ven, Niño Jesús, ven, Niño Jesús…”

Gertrudis se sobresaltó. Ella no había esperado esta reacción.

Pero los jóvenes continuaron. Ahora había un aura de esperanza expectante alrededor del pequeño líder.

Cuando la anticipación estaba en su punto más alto, la puerta del salón de clases se abrió sin hacer ruido, un brillo intenso brillaba allí, luego entraba al salón de clases y aumentaba ligeramente como la luz de un gran y suave fuego. En medio de este esplendor, había un globo que brillaba con una luz aún más clara.

Jesús aparece en el salón de clases. Reconocimiento: AFPhillips

Mientras las niñas y la maestra observaban, clavado al suelo, el globo se abrió y reveló a un hermoso infante vestido con una túnica resplandeciente. Su sonrisa era deslumbrante, mientras las niñas pequeñas le devolvían la sonrisa, en perfecta paz y alegría. Entonces, suavemente, el globo se cerró y desapareció por la puerta.

Los niños seguían mirando embelesados ​​en dirección a la puerta, cuando un grito agudo los derribó de golpe.

"¡Él vino!" Gritó la maestra de escuela aterrorizada, "Él vino….!!!" Y huyó por el pasillo.

El P. Norbert interrogó a las niñas una por una. Atestiguó bajo juramento que no encontró la menor contradicción en sus relatos.

En cuanto a Gertrude, fue internada en un manicomio. El tremendo impacto de la aparición afectó su mente impía, y no dejaba de repetir, “¡Él vino, Él vino!”


Basado en un relato de Maria Minovskca en la revista Magnificat, Braga, Portugal.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¡ven Niño Jesús! puedes visitar la categoría Milagros.

📰 Tabla de Contenido
  1. Milagro en la Hungría ocupada por los comunistas
  2. dia de persecucion
  3. ¡Ven, niño Jesús, ven!
Valeria Sandoval

Valeria Sandoval

Valeria Sandoval, originaria de Sevilla, es una catequista devota y madre de tres hijos. Su pasión por transmitir la fe la llevó a involucrarse activamente en su parroquia local, donde ha guiado a jóvenes y adultos en su camino espiritual durante más de una década. Inspirada por las enseñanzas y valores cristianos, Valeria también escribe reflexiones y anécdotas sobre su experiencia en la catequesis, buscando conectar la fe con la vida diaria. En sus momentos libres, disfruta de paseos familiares, la lectura de textos religiosos y la jardinería.

DISCLAIMER: Al leer esto, acepta todo lo siguiente: entiende que esto es una expresión de opiniones y no un consejo profesional. Usted es el único responsable del uso de cualquier contenido y exime a ©LAVIRGEN.INFO y a todos los miembros y afiliados de cualquier evento o reclamo. La información proporcionada en el sitio podrá contener errores, tanto gramaticales como de contexto y/o información, le recomendamos que haga su propia investigación por los medios que considere pertinentes para satisfacer su intención de búsqueda. Si compra algo a través de un enlace, debe asumir que tenemos una relación de afiliado con la empresa que proporciona el producto o servicios que compra y se nos pagará de alguna manera. Le recomendamos que haga su propia investigación independiente antes de comprar cualquier cosa.

Lo que más están leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Valeria Sandoval.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

🍪 Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia en nuestra web. Más Información